Óscar de la Renta, la elegancia personificada

oscar-de-la-renta-diseñador-00“Nos vestimos para proyectar quienes somos”; Óscar de la Renta.

Entre los hombres más elegantes, a menudo se encuentran algunos de los mejores diseñadores para la mujer. Óscar de la Renta es uno de sus destacados ejemplos.

Que estos caballeros se dediquen a crear para el género femenino, quizá sea porque el sector masculino de la moda se les queda muy restringido para tanta creatividad como llevan dentro. Lo cual es una verdadera lástima, porque cuanto podríamos ganar el resto.

Seguramente esta circunstancia -también- se vea favorecida porque la ropa para hombre no reporta ni el dinero, ni la fama que la de la mujer. Lo primero resulta patente ya que la mayoría de los hombres no gastamos en ropa ni una ínfima parte que las damas, y lo segundo -probablemente- debido a que la inmensa mayoría de los caballeros no le presta -prácticamente- ninguna atención a su imagen.

Biografía
Óscar Arístides de la Renta Fiallo nació en la Republica Dominicana en 1.932 y nos dejó el pasado mes de octubre víctima de un cáncer. De ascendencia hispanoamericana y confesado cariño por España, dejo casi todo su legado en los Estado Unidos que tan bien le acogieron desde el primer día. Reiterada por él mismo su condición de afortunado, ya que ha reconocido repetidamente que no le costó hacerse un sitio –por su condición de latino- en la jungla de asfalto de La Gran Manzana.

Cristobal Balenciaga fue su mentor y maestro. Cuando éste le pidió paciencia para seguir formándose a su vera, no la tuvo y dio el salto para encumbrarse a la fama en solitario.

Este exquisito seductor estudió para pintor en la escuela San Fernando de Bellas Artes en Madrid, donde además conoció y apreció muy bien la sastrería castiza. De España se trasladó a vivir a París durante cuatro años, hasta que se instaló definitivamente en EEUU durante 1960.

Fundó su propia firma en el 1965 la cual es hoy sinónimo del lujo más elegante pero menos ostentoso. Aunque no exento de un alto precio. Consagrado al ready-to-wear, tuvo claro que su prestigio se debería a la cantidad de mujeres -anónimas- se decidieran vestirse con sus vestidos. No a la fama de las mismas.

Sin embargo, todas las primeras damas de la Casa Blanca -comenzando con la mismísima Jackie Kennedy y hasta nuestros días las hijas de Obama– han lucido sus vestidos. Así como las mujeres más bellas, famosas o elegantes del momento como: Penelope Cruz, Nati Abascal, Sarah Jessica Parker o Eugenia Silva.

Personalidad
Óscar confesaba que se divirtió mucho con todo lo que hacía y que le encantaba su trabajo. No pensaba retirarse nunca ya que cada día aprendía algo, trabajaba feliz a diario y no entendía porque tenía que dejar de hacer lo que más apreciaba. ¿Para qué?

De él dicen los que más –de verdad- le conocieron que era a partes iguales: divertido, sencillo y educado. Huyo del tópico de creador atormentado. Bailaba y cantaba -bien- en cada una de las muchas fiestas que organizaba.

Como anécdotas de su humanidad es sabido que diseñó el uniforme oficial de los Boy Scouts de EEUU de manera altruista, adoptó a su único hijo Moisés en su país natal y participó en numerosas causas benéficas como la fundación del orfanato El Hogar del Niño que creó en su isla de origen.

Imagen personal
De su vestuario podemos admirar que su estilo era impoluto. Siempre tan discreto y variado, como acertado con sus combinaciones. Sencillo hasta el refinamiento más acusado.

Nunca el faltó un bello y voluminoso pañuelo en su bolsillo para sus trajes “sartorialmente” cortados.

Su conocimiento del protocolo era absoluto y para evidenciarlo no hay más que ver como calzaba sus flamantes Opera Pumps para acompañar a su smoking de tres piezas.

Muchas gracias y buena suerte,

  • Bella

    Él no solo es el rey de la alfombra roja, sino también el genio de los negocios!

    • Amoreno

      Compartimos tu comentario, estimada Bella. Muchas gracias y saludos cordiales,