“Open your mind, open your world”. Encuentro de damas y caballeros empresarios-emprendedores-promotores

 

Los pasados días 18 y 19 del mes de abril tuvimos la fortuna de disfrutar la ya VI edición del movimiento de emprendedores, empresarios y promotores más motivadora de nuestra bonita geografía española OYMscq. En esta ocasión con un formato de doble y maratoniana sesión que arrancó el jueves por la mañana con la fenomenal ponencia de la dama televisiva con más “inteligencia emocional” Elsa Punset y que cerró el eminente doctor y admirado caballero Mario Alonso Puig, todo un maestro y muy elegante por cierto. Completaron el evento un inmejorable elenco de ponentes, con similar magisterio y a cual mejor, aunque su perfil no sea –aún- tan mediático; Belén Varela, Gabriel Ginebra, Sergio Fernandez, Alejandro Hernandez, Roberto Perez, Juan José Romero, mi amigo Mario López y Fernando S. Salinero, superpyme.

Este colosal encuentro como toda criatura cuenta con geniales padre y madre, además de amigos, los ponentes y promotores Marisol Vazquez y Eloy Gesto, fue un auténtico éxito a todos los niveles. Disfrutamos de ponencias de primer nivel, compartimos impresiones económico/laborales y conocimos nuevos proyectos y empresarios vanguardistas, además de disfrutar de la sabrosa gastronomía gallega en el incomparable entorno del pazo de San Lorenzo, realmente espectacular, original y meritoria la restauración y el cuidado en los detalles durante todo el servicio.

Hemos colaborado con la organización -desde el primer un día- en todo aquello en lo que fuimos requeridos y somos de utilidad, pero sobre todo disfrutamos de casi 36 h. ininterrumpidas de convivencia con innovadores profesionales que con mucho esfuerzo, sentimiento, tesón, creatividad, ilusión… y sobre todo alegría, día a día labramos con esfuerzo que otra visión de la empresa moderna en nuestro país es posible.

En el terreno de la imagen del caballero, todos mis compañeros lucieron al nivel que la ocasión demandaba, si bien es cierto que en esta edición especialmente no pocos caballeros (y damas) me han transmitido su interés por mejorar y trabajar esta faceta, lo cual me ha alegrado enormemente, ya que si bien es cierto que la puesta en escena y representación de las distintas corporaciones ha sido muy cuidada a nivel de los diseños gráficos, presentaciones “power points”, tarjetas de visitas, trípticos publicitarios, publicidades varias, etc. no lo es menos que como en más de una ocasión me advirtieron lo que hemos venido defendiendo desde un principio y es que; “la imagen de una empresa comienza por la de uno mismo”.

A mejorar para que no se me tache de corporativista detecté y observé; contadas corbatas que terminaban mucho más abajo de la hebilla del cinturón y bajos del pantalón también demasiado largos, escasos pañuelos, camisas algo oscuras, tallas no muy  ajustadas y algún que otro último botón de la chaqueta abrochado… etc. los  pecadillos nacionales habituales y nada que no se pueda mejorar muy fácilmente.

Para esos días yo elegí los dos trajes que había adquirido este mismo año; para el primer día el indicado para hacer “buenos negocios” de micro raya diplomática y una camisa azul, de puño sencillo con cubre-botones, con una corbata un poco más llamativa en sus colores de rayas para darle cierta luz al conjunto, mis “Oxford plain” negros favoritos y un pañuelo de seda ribeteado a mano de dos tonos azules (los calcetines con pequeños lunares blancos y de idéntico azul al del traje). Para la noche como la ocasión se tornaba más formal, y previo rapidísimo paso por los camerinos del auditorio, porque como digo fue un ritmo bastante intenso,  utilicé una camisa blanca con puño doble con gemelos dorados, con una corbata de rayas roja con más color aún y un pañuelo azul marino con pequeños puntos rojos y ribeteado en rojo, no lo escondo es mi favorito (aunque en la foto pareció sufrir un ligero accidente).

Para el día siguiente opté por algo más apagado y discreto; con traje gris claro y corbata marrón lisa, una camisa blanca con líneas azules -claro muy finas- también de puño doble y gemelos de plata. El pañuelo blanco de lino y colocado paralelo al bolsillo, este es fetiche y muy especial para mí porque tienen grabada mi inicial y está cosido totalmente a mano. Los calcetines lisos del mismo color que el traje y los zapatos también Oxford pero de color marrón chocolate y con un ligero troquelado semi-brogue.

Como digo era día para algo de sobriedad, ya que esperaba fuertes emociones y no me confundí si acaso me quedé corto. La jornada fue realmente épica, con ponencias de un gran contenido, pasional, emocional y con todos los asistentes entregados al movimiento que abre mentalidades.

Esperando con ganas, ya la VII, edición en la que ya no me atrevería a poner límites ya que si en la primera fuimos apenas 20, y así progresivamente en esta última edición sumamos más de 400 empresas… esto no hay quien lo pare y desde ya os emplazamos para que no os perdáis la próxima que ya se avecina. Muchas gracias a todos y GOOOOOO!!!!!!!!!!!!!

Especial agradecimiento, no solo por las fotografias, a mis de amigos: dama Ana Castro Jimenez y caballero David López Salgueiro de GALANTIQUA.