Opciones para vestir con chaleco

chaleco-vestir-hombre-conjunto-chaqueta-00“La vida es siempre un millón de probabilidades. Esto hace la garantía y la justificación del arte”; Franz Tamayo, poeta boliviano.

      Las superposiciones suelen complicarnos. Por el contrario, si somos sencillos no corremos el riesgo de caer en el caos que provoca manejar numerosas variables, pero perdemos la opción de no disfrutar con todas ellas.

      Como en todo aprendizaje, en el caso del uso del chaleco también ayuda tener referencias y cierto orden. La llamada tercera pieza es una prenda que nos aporta una gran versatilidad al conjunto, y que presenta ciertas características. Veamos algunas.

      El chaleco aporta mayor vistosidad al conjunto. Ya sabemos que un traje resulta más formal y elegante con esta prenda, pero es que además si alteramos el color de éste respecto al de la chaqueta y el pantalón, el conjunto gana en originalidad. Y, de acertar con el tono, en belleza.

      Nos confiere mayor protección térmica, y consistencia a la indumentaria. El conjunto de chaqueta en ocasiones es insuficiente para el frío ambiental, pero al mismo tiempo puede que no justifique el uso del abrigo. Cuando en el ambiente reinan estas temperaturas intermedias el chaleco aparece como la prenda ideal para completar nuestro atuendo. Además con una composición más armada gracias a una prenda más.

      Relaja y revitaliza el monocromático traje. Repetir el uniforme de oficina resulta en ocasiones algo monótono, aportarle cierta variedad de color con el chaleco atenúa su seriedad.

      Posibilita combinar distintos tejidos. Algodón, punto, lanas, incluso ciertos tejidos de ante muy fino (foto 2) resultan telas acertadas para la confección de un chaleco. Los de lino se corresponden más con la estética. Mantener la precaución de no mezclar tejidos de extremas características -como por ejemplo el sumar a este chaleco de lino una chaqueta de tweed– siempre es recomendable.

      Así como cuando no vestimos el chaleco, la chaqueta siempre debería presentarse cerrada. Cuando lo vestimos, llevar la chaqueta abierta además de lo preceptivo -porque permitirá disfrutar de la belleza del chaleco- no dará la impresión de una imagen algo comprimida.

      Resulta un acierto el utilizar un bello chaleco sin chaqueta por encima en un espacio interior o dentro de un contesto sport. Tomar eso si, la precaución de que la espalda sea de idéntico tejido que el frontal, no como en los típicos realizados para utilizar solo con traje cuya espalda es de raso. Mejor de distinta tonalidad que el pantalón, pero que combinable con él.

      No contemplo utilizar el chaleco tipo acolchado por fuera de la chaqueta porque parece un contrasentido. Ahora bien, el acolchado como tercera pieza –interna- y dependiendo del modelo que se elija podría ser de buen gusto (foto 4).

      Cuando la chaqueta es cruzada no debiéramos usar el chaleco. Aunque se ven extrañas excepciones como “el del curioso traje de tres piezas con chaqueta cruzada” de la elegantísima serie televisiva Velvet (foto 5). Y aún más extraño, con el chaleco también cruzado. Lo cual al ser demasiado redundante no parece adecuado… aunque la última foto de la galería lo contradiga con su refinada estética.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Jaime Romero-Requejo

    Me han sorprendido gratamente los ejemplos David. La primera foto con el jersey de cremallera; la tercera con el chaleco por fuera; la cuarta con el acolchado (me encanta); y las dos últimas con el traje cruzado y chaleco. Y en todos los casos me parecen un acierto (por muy temerario que sea) y una muestra de que, a veces, se pueden transgredir las reglas con buen gusto. Un abrazo.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias amigo Jaime y buenos días.
      Tengo que confesaros que cada vez me resulta más complejo la edición de los artículos por vuestro buen gusto y grado de conocimiento.
      Me quedo con tu apreciación… entre lo sublime (palabra tan delicada que debería usar cada vez menos) y el esperpento cada cada vez queda menos espacio. Seguramente debido al grado de competitividad que existe por destacar entre tanto trabajo bien hecho.
      Un cordial abrazo para ti,

  • Anonimo

    Es un buen artículo ya que no apreciaba de esa forma el chaleco y sus opciones. No era algo que me llamará la atención pero una vez leído y visto los ejemplos parece que me puede la curiosidad de ver como me quedaría. Un saludo

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado por tu comentario y me alegro mucho que te sirva nuestro punto de vista.
      Saludos cordiales,

  • Carlos Sánchez

    Felicitaciones, como siempre atinado artículo. Te mando una propuesta propia. El pañuelo es de dos colores, aunque casi no se nota; el lazo es de seda y hecho a mi medida.
    Saludos desde México, Distrito Federal, en el corazón de la ciudad.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado Carlos por tu comentario y sobre todo por tu fotografía. Luces realmente bien.
      Saludos cordiales para nuestro querido pueblo mejicano y un fuerte abrazo para ti