Nuevas adquisiciones

“El talento es un don que Dios hace en secreto, y que nosotros revelamos sin saberlo”; Barón De Montesquieu (1689-1755), político francés.

      El vestuario es algo vivo. En nuestro armario siempre existe una constante evolución con nuevas adquisiciones y -las imprescindibles- bajas cuando no hay arreglo posible.

      Comparto mis dos últimas adquisiciones: un jersey de cuello vuelto de la firma Gran Sasso y el pantalón bespoke de la sastrería Olego.

Si habitualmente me calzo con zapato balear (Carmina o Meermin), mi sastre de cabecera es Alberto Olego. Joven tijera cuya edad me tranquiliza, pues de cara al futuro no debo preocuparme por mis mejores prendas; las sartoriales.

      Los pantalones que me cortó el pasado junio me dejaron tan satisfecho que se ha convertido en mi patrón favorito. Así que le encargué otros idénticos en verde oscuro. La mejor definición que puedo hacer del trabajo del berciano es BUENO. Como su personalidad.

      Verdes y marrones son la alternativa natural para relajar a los grises y azules. Colores de nuestra preferencia, y seguro más elegantes, pero que no debieran pecar de exclusivos.

      En esta oportunidad me voy a detener en las medidas de mi pantalón. Su patronaje. Pues aunque conocerlo a la perfección es algo que domina nuestro sastre, no estaría de más que todos tuviéramos nociones del mismo.

      Las medidas que definen una prenda nos reportará un mejor conocimiento de lo que queremos. No podemos reclamar aquello que desconocemos.

      Como reza un viejo dicho entre ingenieros: Si se puede medir; mídelo.

      La circunferencia de nuestra cintura es la que define la talla de nuestro pantalón. En mi caso utilizo una 44 porque mi contorno donde ciño el pantalón es de 88 centímetros. Con un largo exterior (costura lateral desde la cinturilla al bajo) de 102 y una entrepierna (la interior desde la punta del gavilán) de 77 definen una caja de 25. Lo que determina la comodidad del tiro.

      Dichas magnitudes unidas al perímetro del pantalón a la altura de la cadera (116 cm. en mi caso en la parte más ancha el culo), el ancho del muslo en la ingle (35 sobre el plano), la rodilla (23) y la boca (22) lo definen unívocamente. Detalles al margen.

      No confundir con las medidas antropométricas, directas al cuerpo (103-30-21-14 en mi físico).

      Ojo aquellos caballeros cuya diferencia entre ambas piernas sean significativas. Ya me he encontrado con clientes, atletas, con diferencias de hasta media docena de centímetros.

      En cuanto al jersey, es 100 % lana merina con un dibujo fair isle / nórdico que me pareció apropiado para combinar con este pantalón. En la web de la firma transalpina ya no aparece por estar agotado. Lo visto con camiseta interior de algodón de manga larga.

      Muchas gracias y saludos cordiales,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado