Nuestra famosa trenca o abrigo Duffle

“La teoría es espléndida, pero no tiene valor alguno si no la pones en práctica”; James Cash Penney, empresario estadounidense.abrigo-trenca-duffle-coat-0000

Conocer el origen de cada prenda que vestimos, otorga una buena parte del orgullo que luego transmitimos durante su utilización. Es decir, indagar en los motivos que provocaron su existencia, para saberla vestir con el debido conocimiento de su causa, nos aportará un elegante prestigio cuando la llevamos puesta.

Sabemos que nuestra: cómoda, amplia y cálida trenca, (cuyo nombre etimológico proviene del término inglés trench -trinchera- por su utilización castrense) fue diseñada para usar en las condiciones climatológicas oceánicas más adversas posibles, propias de los fríos mares del norte de Europa, como capa o sobre-todo (over coat en inglés) utilizada por los marineros centro-europeos, concretamente polacos.

Pocas veces este término –sobre abrigo– ha sido mejor utilizado, ya que éste presenta una amplitud interior extraordinaria, para ponérselo cubriendo el rudo uniforme militar o de pescador. Está dotada de dos enormes bolsillos parche (con o sin visera) y una capucha abotonada -con aire monacal- muy grandes, para poder resguardar las manos y la cabeza dentro sin desprenderse ni de los guantes ni de la gorra, respectivamente.

Su principal particularidad son sus 3 ó 4 clásicos remaches en forma de colmillo -a modo de botones realizados en hueso, madera o asta- que se pasan por los cabos, cintas cerradas o alamares –de cáñamo o piel- que hacen la función del ojal para cerrar el abrigo. Sin embargo, estos detalles pueden ser sustituidos por los clásicos botones y ojales en las ocasiones más evolucionadas, siempre que su tamaño sea muy grande, ya que fueron concebidos para utilizarlos sin desprenderse de las manoplas.abrigo-trenca-duffle-coat-000

Historia
De la leyenda histórica nos llega que el nombre anglosajón de este rudo abrigo proviene de la localidad cercana a Amberes de nombre Duffel, famosa desde el siglo XV por exportar telas a toda Europa.

Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que a mediados del siglo XIX era utilizado por los marineros polacos. No obstante, fue el Mariscal Montgomery -al que también debe su sobre nombre de Monty-coat– entre otros famosos militares, el que la popularizó durante la II Guerra Mundial. Cuando el ejército británico liquidó la ropa militar, después de la gran batalla global, llegó a ser muy popular entre población y de ahí hasta nuestros días no ha perdido fuelle.

Características
Confeccionadas en gruesa, tosca y pesada lana, suelen llevar un forro de estampado tartán en las más clásicas y su medida standard suele ser de tres cuartos.

De color original marrón claro o crema, hoy se puede encontrar en cualquiera siendo el verde, el azul y marrón los más comunes. Pero también existen en los más alegres amarillos o rojos.abrigo-trenca-duffle-coat-00

Su aplicación es ligeramente casual, no teniendo el corte ni el largo formal del over-coat u otros clásicos abrigos: Chesterfield o Loden. Incluso es más recomendado -y muy asociado para los más jóvenes- que para una edad más adulta, pero igualmente acertada.

Suelen llevar cosidas superpuestas también unos refuerzos de tela sobre los hombros y unas cintas para ajustar en las muñecas.

Las trencas son amplias prendas de abrigo de corte recto y gran volumen cilíndrico que nos aportan un toque refinado a la par de con empaque, y se han convertido en una referencia para el abrigo en nuestros momentos de cierto asueto.

Su época de su mayor popularidad fue la alcanzada durante los años 60 donde los universitarios y personajes como Jean Cocteau fueron asiduos embajadores del mismo. Hoy en día no ha dejado de utilizárse y a pesar de los vaivenes de las tendencias constantes en el mundo de las colecciones anuales parece que no logrará perder su lugar de excepción para nuestro completo vestidor intemporal y atemporal.

Muchas gracias y buena suerte,