Náuticos

“No perdamos nada del pasado. Sólo con el pasado se forma el porvenir”; Anatole France (1844-1924), escritor francés.

Nauticos-zapatos-mocasines-Sperry-boat-shoes-00

      Existen dos tipos principales de zapatos náuticos: los de verano y los de invierno. Los primeros, genuinos, fueron ideados para permanecer a bordo de un barco sin resbalar sobre la cubierta. De ahí su nombre en inglés boat shoes. Con su inconfundible suela blanca de goma plástica y estriada evitan, además, rayarla o mancharla.

      Se atribuyen al marinero Paul Sperry, quien diseñó en 1935 los primeros náuticos para navegar. Cuenta la leyenda que se resbaló y cayó al agua, lo que le motivó a buscar una solución que solventara esta situación de manera definitiva. La idea se la dio su perro cuando lo observó caminando por el hielo sin dificultades, y decidió realizar un calzado con un piso similar al de las plantas de sus pezuñas.

      En 1939 durante la Segunda Guerra Mundial, sus náuticos fueron utilizados por la Marina americana. Sperry, vendió su empresa a la Rubber Company en 1940 sobreviviendo hasta nuestros días con su apellido.

      John F. Kennedy o Errol Flynn fueron algunos de los personajes que con su utilización les dieron fama.

      La pala de este mocasín está confeccionada con ligera piel tratada para que soporte la agresividad del agua del mar. Aunque también se presentan en ante o materiales como la loneta (textil) o el végano (a base de fibras de PVC).

      Se realizan en todos los colores, siendo los marrones y azules los más comunes. Sus cordones están indefectiblemente realizados con la misma piel y los remaches de los ojales en acero inoxidable para que no sean atacados por la humedad y el salitre. En ocasiones se suelen anudar unas borlas marineras en sus extremos.

Nauticos-zapatos-mocasines-Sperry-boat-shoes-11

Nauticos-zapatos-mocasines-Sperry-boat-shoes-14

      Existe otro calzado “tipo náutico” mucho más robusto que se utiliza para el frío. Son propios de la montaña o para excursiones campestres, aunque también se dejan ver sobre el asfalto acompañando a chaquetas tweeds y pantalones de pana. La piel de vacuno con la que está hecha su pala es mucho mas robusta y rígida, y dispone de una gruesa suela dentada de caucho en color miel.

      Mi recomendación para la versión del frío son los de la firma PIELSA. Los he utilizado durante más de 15 años y están como nuevos a pesar del exigente uso que les he dado caminando por la naturaleza.

      Aún existe una tercera variedad de náuticos a medio camino entre ambos; son los driving shoes o drivers. Mocasines con la suela de puntos de goma y la pala en piel o gamuza.

      Los náuticos estivales representan un elegante sustitutivo para el buen tiempo de las zapatillas de esparto. Propios para acompañar a la ropa de verano en un entorno lúdico de manera fresca y cómoda. Los de invierno sirven como alternativa para relajar al calzado casual. Y en cuanto a los zapatos para conducir… solo lo usaría si tuviera la certeza de que no iba a salir del coche.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Leo

    Buenas tardes, estimado David:
    Los náuticos, aunque son zapatos bonitos y cómodos, sobre todo para el verano, pueden suponer un auténtico problema en el que no solemos pensar al comprarlos. Me refiero al ruido que hace la suela al caminar. Al ser de caucho, si el suelo de tu casa o de tu oficina es de mármol, de linóleo o incluso de madera, emiten un ruido en plan “chof, chof, chof” (perdón por la onomatopeya) que puede ser muy desquiciante.
    No sé si a tí o a algún lector os ha pasado y si hay alguna solución para evitarlo o no.
    P.D: Esta vez no comparto tu opinión sobre los drivers. A mí me gustan mucho para el verano, en situaciones informales y distendidas, acompañándolos con unos chinos o unos pantalones cortos (los cásicos, no los de tipo “cargo”). Eso sí, nunca con traje y corbata, como he visto en alguna ocasión, je, je!!

    • vestirseporlospies

      Feliz tarde querido Leo;

      JAJAJAJA cierto que hace un ruido muy aséptico y algo desquiciante JAJAJAJA Chif, chof, chif, chof, JAJAJAJA
      Poco se puede hacer me temo… porque resbalaría y no tendría sentido supongo… yo recuerdo unos rojos que gaste de muy niño y eran una gozada… la mar de cómodos, pero no los he vuelto a comprar… quizá algún día. 🙂

      Me encanta que tengamos distintos puntos de vista, y agradezco tu sinceridad, porque así mejoraremos ambos, con otros pareceres… es realmente enriquecedor. Yo lo digo solamente por estética.. es una cuestión de gustos y los modelos que he visto no me atraen demasiado salvo por cierto los de la foto del artículo… por otro lado, me da una grima tremenda que se meta suciedad entre los puntos y haya que limpiarla JAJAJA

      Muchas gracias por tu compañía una vez más, aquí me tenéis preparando el artículo del lunes… espero que os guste porque será de lo más original… entrevista con uno de los GRANDES!!

      Un abrazo y feliz fin de semana,

      • Carlos

        Yo también he tenido esa imagen de un ñordo de verano entre sus puntitos.jjj

        • vestirseporlospies

          JAJAJAJAJA a eso me refería estimado Carlos JAJAJAJA

          • Carlos

            jajaj quedó claro, si jj

  • Carlos

    Los gominos o drivers, han sido la atracción del verano. Precios de 90€ en calidades de 15€. Además me parecen de princesita pretenciosa. Un saludo y de nuevo disculpa mi ácido comentario.

    • vestirseporlospies

      Muy buenos días, estimado Carlos y muchas gracias por tu comentario… de ácido nada; simpático y audaz como siempre!!!
      Saludos cordiales y feliz semana,

  • Son lindos, sin embargo nunca he tenido unos… voy a ver si me compro un par después de ver este artículo me tentó ja ja Eso sí, esos Timberland están de ataque pero cardíaco! Ignoraba que se denominaban de esa manera “náuticos”.