Modelos míticos de cazadoras

“Algunas personas obtienen fama, otras la merecen”; Doris Lessing (1919-2013), escritora inglesa.

      Las cazadoras no visten como chaquetas. Pese a ello; algunos modelos se han ganado a pulso un lugar dentro de nuestro armario, atemporal, a lo largo de las décadas. Durante los últimos setenta años, y gracias al buen gusto de todas ellas, los mejores actores las elevaron a la categoría de míticas por lucirlas en los papeles más famosos que interpretaron.

      Si dejamos al margen las recientes, e histriónicas, cazadoras como la que lució Ryan Gosling en Drive (2011). Nos encontraremos con una serie de eternos modelos clásicos.

      Casi todos reconoceremos haber tenido algunas de las cazadoras más tradicionales en alguna ocasión. Aunque a buen seguro a una edad mucho más joven. Pasados los cuarenta, solo las más sencillas me parecen adecuadas y, de manera preferente, para utilizarlas en momentos relajados. Estas son algunas de ellas.

      Cazadora de cuero tipo motorista. El modelo de piel pulida negra con cremalleras y automáticos por todos lados que vistió Marlon Brando en The wild one (1953), puede que sea considerada como la cazadora entre las cazadoras.

      Luego se la pusieron, además, otros muchos actores como John Travolta en Grease (1978) o Arnold Schwarzenegger en Terminator (1984).

      Cazadora estilo aviador. De piel forrada con borreguillo en su interior, la utilizó Silvestre Stallone en la cuarta entrega de Rocky Balboa (1985) hasta para entrenarse. Mucho antes la habían utilizado los pilotos de la RAF durante la Primera y Segunda Guerra Mundial.

      Muy similar a la anterior es la bomber de piel de Tom Cruise en Top Gun (1986). Mezcla de motorista y aviador. De hecho Pete Michell (personaje al que da vida el actor neoyorkino) la utiliza, de manera indistinta, cuando pilota ambas máquinas.

      La Harrington en gabardina de algodón. Paul Newman, Steven McQueen o James Dean en Rebelde sin causa (1955) fueron asiduos a ella.

      Si en piel vuelta, de ante o gamuza no puedo destacar a ninguna en concreto, en algodón vaquera sucede todo lo contrario y casi todos los clásicos la vistieron. Robert Redford desde El precio del fracaso (1970) hasta El hombre que susurraba a los caballos (1998) no se la ha sacado de encima, por lo que puede ser considerado un célebre icono.

      Han sido versionadas con forro o sin él, y con el cuello de piel.

      El último en hacer gala del uso de las cazadoras, con acierto, ha sido el mismísimo James Bond interpretado por Daniel Craig. Con numerosas versiones: acolchada, lana o cuero 007 hizo gala de buen gusto sin desmerecer al resto del vestuario.

      Éstas son las que he reunido, pero seguro que entre todos completamos el artículo con muchas más, te invito a ello.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo