Modales de comportamiento del caballero en la playa durante el verano

Como los artículos más seguidos y mejor valorados por vosotros han sido aquellos con los que nos hemos intentado reír un rato y hacer eco de las imposibles e imperdonables acciones en un caballero; Primera entrega, Segunda entrega y Tercera -más profesional y seria- entrega. Y motivado porque acabamos de inaugurar la “temporada playera”, haremos un breve resumen sobre aquellas pautas a evitar –taxativamente- so pena de poder correr el peligro de resultar “patéticamente” evidenciados.

Con el mismo clima desenfadado, afabilidad e intentando ser lo más divertidos y “eficaces” posibles, enumeramos los siguientes desafortunados comportamientos;

1.- En la playa no se hace deporte, no. Para eso está el ginmasio, el club deportivo, el pabellón de deportes, el estadio olímpico…. O incluso la casa de cada quien, pero en la playa; Se nada si salpicar una gota cual delfín, se corre pareciendo que caminas sobre el agua, se juega a las palas con tanta discreción que uno no mueve su muñeca más de lo que lo haría cuando se abanica…. Oigan, y es que he visto hasta redes!!! Cuál replica de Roland Garros, sin complejos…. Ah y al fútbol -solo- en invierno y en Donostia,  la playa de san Lorenzo en Gijón o Bastiagueiro, La Coruña.

2.- Por muchos hijos y sobrinos…. o demás guajería de la que uno disfrute y con la que los dioses nos hayan bendecido no se les diseña, dirige, y mucho menos se le cede la fuerza bruta mayor y el experimentado intelecto, para construir una réplica de la gran muralla China. No. Los niños con los niños y los mayores a…. No hacer deporte!

3.- El vestuario es y ha sido objeto de estrepitosas pérdidas de “glamour”… A la playa se va vestido de playa; bien, muy bien como siempre…. Ahí está la clave… El que viste con mocasines su traje, seguramente llegara con chanclas a la playa. Perdón. A la playa camisa de lino o polo, bermudas y náutico, mocasín sport o -y es que estoy encantado- con menorquinas. El sombrero Panamá nos encumbrara.

4.- Lo peor de la playa es que deja al descubierto más parte de nuestra epidermis de lo que sería deseable, en ocasiones. Como siempre potenciar virtudes y fortalezas, disimular defectillos… Que una vez sobre la fina arena solo se distinga de nosotros el discreto traje de baño, nuestro libro…. Y ahora sí, las chanclas para acercarnos a dar un baño, y así evitar que la incandescente arena nos “fría” las plantas de nuestros pies.

5.- Zambullirse en el agua cual león marinó en celo que huye del macho dominante…. No es de recibo ya que al margen de que sea la causa de un “torzón” con el que expirar-finar-fenecer, quizás en un acto de justicia de los anteriores dioses, uno puede molestar al resto de los bañistas o a sus sensibles pupilas.

6.- Tema comida/bebida; agua mineral para hidratarse en abundancia, sin gas por descontado!!, algo de fruta y/o un discreto bocadillo a modo de tentempié, de dieta vamos y sólo en el caso que estemos durante demasiadas horas, coincidiendo estas con las hora del almuerzo. Estamos en la calle, al fin y al cabo y en la misma un caballero no ingiere. Nada.

7.- La hamaca, la sombrilla e incluso la toalla, siempre es más cómodo y no mucho más caro, la utilización de los servicios que muchas playas disponen…. No obstante y en el caso de no estar disponibles, es muy recomendable prescindir de las coloridas y anunciadoras con las que el hábil agente comercial nos haya agasajado. La publicidad en las carreteras ha sido prohibida y en la playa debería estar abolida. Por cierto, prohibido hacer mudanzas, solo debemos portar lo humanamente posible, dos mil gramos por persona, estamos de vacaciones o descanso y a más temperatura de la que es capáz de soportar un organismo no sahariano. Amén del dantesto espectáculo de la cómoda “salita playera”.

8.- El rojo cangrejo es un tono de piel que va a evidenciar un desconocimiento e infrecuente uso de tal disfrute, por lo que si doloroso y molesto “debe ser” no menos anunciador de ignorancia solar supone y un caballero destaca por su dilatada cultura.

9.- El salpicar, tirar arena, mojar al seco y las aguadillas o demás bromas del peor gusto, simplemente no podemos tratarlas en este espacio y deberían ser juzgadas por lo criminal, sin el menor miramiento, ni condonación posible. Ejecución de sentencia con prisión cautelar inmediata, sin posibilidad de fianza, hasta finalizar el estío.

10.-… esta me gustaría que la completaras tú. Por favor…

… y van 30, ¿no serán demasiadas?. Muchas gracias y feliz verano para todos!!!

  • Caballero sevillano

    El bañador tipo turbo o comúnmente conocido como marcapaquete, debería quedar desterrado de la faz de la tierra. Saludos

    • Amoreno

      Totalmente de acuerdo estimado caballero… no nos hemos atrevido ni a mencionarlo 🙂 Muchas gracias por el apunte, saludos cordiales y bienvenido a esta tu casa.

      • Julián Cuesta

        Humildemente, estoy totalmente de acuerdo en estar en desacuerdo. Una vez más, agradecido le estoy a David Gandy por su versatilidad (Light Blue by D&G) y ayudar a desterrar algunos prejuicios. Solo hace falta darse una vuelta por Ciudad del Cabo (SA), Australia, Brasil, Tailandia, e incluso Méjico (países con tradición textil en bañadores) y ver en las mejores playas y piscinas de hoteles este tipo de bañadores. Como todo en esta vida, depende del momento, del lugar y de la fisionomía de cada uno. Lo importante es sentirse cómodo con lo que uno viste, con cuidado de no ofender a nadie y teniendo nuestro propio estilo. Es mi opinión personal. Feliz verano a todos: Saludos.

        • Amoreno

          Muchas gracias por tu exquisita educación estimado Julián, como te caracteriza… así, de cualquier manera. Siempre los valores interiores del caballero, primero y ante todo, luego el resto. Efectivamente los nadadores profesionales (y otros) lucen unos modelos para hacer deporte (o lucir palmito, vease 007), que el resto de los mortales no nos podemos permitir. No el farda; pero ajustados, entallados, ceñidos….Sin embargo, el tipo bermuda, suele favorecer a casi todos. Feliz verano también para tí estimado Julian.

  • Nacido Caballero (no leido)

    Directamente, un Caballero no va a la playa. A lo sumo va a recoger a los niños y a la muchacha que los cuide mientras su mujer lo espera a él en Club correspondiente. Saludos

    • Amoreno

      Saludos cordiales, estimado caballero… tampoco es mala forma de verlo. Más algunos no sabemos prescindir y gustamos de disfrutar con ciertos placeres con que la vida nos regala… a escasos pasos. Muchas gracias y bienvenido a esta tu página,