Mocasines de ante tipo “saddle” marrón oscuros de Vidal Fernández

“La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad, es creación y osadía”; Eugène Ionesco (1909-1994), escritor rumano.

      La piel vuelta transmite refinamiento. Propia de épocas secas del año, calor o entretiempo, resulta una opción exquisita para cualquier vestuario tipo casual. En el calzado sirve tanto para acompañar a unas bermudas como a un conjunto de chaqueta, pasando por un vestuario sport a base de pantalones de pana, chinos o vaqueros.

      Un modelo que me faltaba en el calzador, que ya se va completando, era éste. Zapato tipo castellano con el antifaz completo, marrón y de piel vuelta. Así a los pocos días de escribir el artículo dedicado a éste tipo de castellanos, cuyo motivo de decoración atraviesa la pala transversalmente de un extremo a otro de la suela recordando a un saddle, me puse en contacto con Mª Jesus y Vidal para que me realizaran unos.

      Me sorprendió comprobar que en Calzados Vidal Fernández (1964) ya disponían de esta versión tan vanguardista. Se trataba de un color tabaco denominado Penny (número de su catálogo 3719) con forro de vacuno y suela doble de cuero que está a la venta en su página al precio de 210,00 €uros.

      Yo los prefería mucho más oscuros, hacia el chocolate negro, y en la firma manchega siempre están dispuestos a personalizar su oferta al gusto del cliente. Son cuarto los zapatos que ahora dispongo de la firma toledana, y curiosamente en tres de ellos modifique el modelo de su catálogo. A los spectators los cambie de colores y cordones y a los Derby noruegos rojos les oscurecí el tono global. Por cierto, únicos Blucher que tengo porque ante la opción Oxford siempre me decanto por los ingleses.

      La gran ventaja que ofrece el artesano de Fuensalida es que siempre está abierto a cualquier innovación.

      Este loafer dispone de una línea muy similar a los azules que ya disponía desde hace tres años, que se conservan en fenomenal estado, con el detalle decorativo de un lazo. Aunque la línea del resto de modelos de mocasines de Vidal no siempre es idéntica, disponiendo de una nutrida variedad.

      Los también conocidos como full strap (tira -o antifaz- completo) de Vidal Fernández son de una gran comodidad. No me los he descalzado en los cuatro días que llevan conmigo, hasta ayer que llovió a manta, y resultan estables y con mucho armado como me gusta que sea cuando se trata de un zapato para vestir.

      ¿Pegas? solo una y porque siempre hay que ponerla, que el canto de la suela debería haber sido más oscura que la pala para mi gusto. Manías, supongo.

      En los próximos días los presentaremos con un par de vestuarios, aún, veraniegos. Hasta entonces: muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo