Marrón con azul

“El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace”; León Tolstói (1828-1910), novelista ruso.

marrones-azules-combinacion-inmejorable-00

      La coherencia entre lo que pensamos y como actuamos es lo que nos hace creíbles. Los conjuntos que visto durante los reportajes publicados tienen la motivación de servir como ejemplo de la teoría sobre la que escribo. La que además me gusta.

      Pretendo emitir un mensaje con lo que me visto, puesto que a parte de ser habitual de mi día a día lo creo un artículo en si mismo. Este también fue el caso del vestuario de nuestro viaje a Zamora por lo que si os parece lo analizamos.

      Si dejamos al margen los colores grises y azules entre sí o dentro de sus diferentes tonalidades, posiblemente la combinación del azul con el marrón sea la siguiente más acertada. O cuando menos segura. A mi, de manera particular, me encanta.

      Parece especialmente acertado utilizar el tono marrón chocolate con el azul marino. Si hubiera que introducir algún otro color a parte del blanco, que sean granates u olivas. Sobre todo es aconsejable utilizar el color blanco para neutralizar tonalidades tan fuertes, de ahí que la camisa no fuera de otro color.

      En cuanto a los motivos (rayas, cuadros, topos, etc.) resulta más discreto que estos vayan en los complementos, para relegar a las prendas principales los lisos. El caso contrario también vale, pero deberemos extremar las precauciones por que lo más llamativo iría en las prendas de mayor tamaño. Lucir dibujos en ambas resulta, cuando menos, temerario.

marrones-azules-combinacion-inmejorable-21

      Me gusta como “trabajan” entre si los tonos rojos y azules oscuros de la corbata y el pañuelo en este vestuario.

      Los calcetines del color del zapato o el pantalón resultan igual de acertados. En este caso cobra especial protagonismo el marrón para iluminar el conjunto pues era de día. La piel de ante en el calzado creo que le va al cashmere de la chaqueta como anillo al dedo por ser superficies similares.

      Quizá se me fue un poco la mano en la elección de los pantalones de gabardina por ser de entretiempo, pues mejor hubieran sido cuando menos unos de lana ligera o una fina pana. Sin embargo, lo hice principalmente porque me resultan sumamente cómodos por lo bien que se adapta este modelo a mi figura.

      Si hacemos las cosas, cada vez mejor de forma consciente; en el futuro nos superaremos de manera, casi, automática.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo