Manicura para hombres. Mi experiencia.

“Los prejuicios son la razón de los tontos”; Voltaire.

manicura-hombre-experiencia-higiene-01

      Hay temas acerca de los cuales me resisto a escribir. Algunos porque de manera personal no me atraen demasiado, como por ejemplo las camisas con cuello Mao o las botas de tipo Chukka. Otros por pertenecer a la intimidad de cada uno, la ropa interior o los pijamas son algunos ejemplos. Pero sobretodo aquellos cuya sola mención podrían ofender, pues se presuponen mínimos en cualquier caballero. La higiene es uno de ellos.

      La higiene si, pero no un tratamiento profesionalizado. Tras haber comentado mi experiencia con una acción tan varonil como lo es el afeitado especializado. Ahora lo haré con otra que no la considero menos: la manicura.

      De hecho considero que, ambas, tienen mucha analogía. Las dos las realizamos de manera personal de forma rutinaria. Sin embargo disfrutar de un servicio especializado nos enseñará diferencias para proceder en nuestro día a día con mayor conocimiento.

      Para no herir posibles, aunque increíbles en el 2016, susceptibilidades diré que es la primera vez en mis 44 años que me someto a una manicura, que es fácil que pase mucho tiempo para que vuelva a repetir esta experiencia, pero que fue agradable y el resultado excelente.

      Ocurrió durante mi último paso por la barbería de mi amigo Jesús donde desde hace casi 15 años que me corto el pelo. Figaro en Arteixo (La Coruña). Suso me invitó a disfrutar de su nuevo servicio que ha sido demandado por clientes que hasta allí se dan cita mensualmente. Esta fue la sucesión del tratamiento:

1. Lavado de las manos en agua tibia.

2. Aplicación de un antiséptico para desinfectar y proteger la piel de piel de posibles cortes.

3. Eliminación de las células muertas de las manos con una crema exfoliante.

4. Lavado de las manos con agua caliente para eliminar la suciedad generada de la exfoliación.

5. Limado de las uñas pues estaban cortadas, como corresponde en todo momento.

6. Corte de los pellejos de piel con unos alicates específicos.

7. Limpieza con una esponja del resultado del limado.

8. Limpieza las células muertas que tenemos acumuladas en la unión de la carne y el nacimiento de la uña. Esta operación se realiza en dos fases:

1. Primero se aplica un gel específico exfoliante que ablanda esta zona.

2. Luego se realiza una limpieza mecánica con dos piezas metálicas esmaltadas. La primera raspa la superficie de la uña (con forma final de cuña) y la otra limpia el contorno (con forma de pico). Todo ello aplicando una nueva crema lubricante que hace más suave la operación. Adiós al palo de naranjo.

9. Aplicación de un aceite de almendras para hidratar las uñas y su contorno.

10. Esmaltado con una laca especifica para endurecer y fortalecer la uña. Que da un brillo mate y discreto que -solo- aprecia el ojo acostumbrado.

11. Finalmente un masaje de las manos con una crema hidratante hace que las manos queden como nuevas. Es lo mejor.

12. Lavado final con agua fría.

      Una manicura completa, suele durar lo que un corte de pelo (15/20 minutos) y su precio puede alcanzar los treinta euros. Aunque lo normal es que por este tratamiento se facturen unos diez.

      El resultado es de una notable suavidad en las manos, y unas uñas hipersensibles.

      Lo asemejaría a una limpieza de dientes en el dentista. Más asociada a la salud que con la higiene. Para una utilización distanciada en el tiempo. E indicada para aquellas personas que se dedican a profesiones -como la albañilería o la carpintería- que castigan las manos o profesionales de la TV como los cocineros o pianistas cuyas manos son protagonistas.

      Si un corte de pelo no nos lo podemos realizar nosotros mismos y tenemos que recurrir a los barberos, para el cuidado de las manos no se hace imprescindible. Podemos proceder de manera personal.

      Lo que me resulta imprescindible es que cada uno tengamos nuestro propio y práctico kit o estuche para el cuidado de las manos (y los pies) y así mantenernos impecables. Éstas zonas hablan de nosotros más de lo que podemos pensar, y lo que cada uno hace en el cuarto de baño pertenece a su -exclusiva- intimidad.

      En el caso de la higiene lo importante es el resultado, no lo que se hace para lograrla… De todas maneras, no debiera salir información del aseo. Sobre todo no hablar de ello, y escribir… poco.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo