Los zapatos; Derby americano o Blücher inglés

Calzado de cordones a dos tonos
Como bellos, pueden serlo... y mucho

El tipo de zapatos que en esta ocasión homenajeamos con el presente capitulo, ocupa por meritos propios un lugar -obligatorio- en nuestro zapatero y los podemos calificar como los menos formales dentro del calzado para el informal vestuario del caballero o los más formales casual de nuestro repertorio. Es decir, están a medio camino de ambos grados, ya que si bien no tienen la formalidad de los que entendemos más bellos para nuestros pies, los Oxford, si que pueden acompañar perfectamente a un traje en la oficina como también a un atuendo de lo más casual con una chaqueta de sport, siempre atendiendo como hemos comentado en anteriores ocasiones al tono, los dibujos, las formas y los colores de los mismos para saber en qué zona de la formalidad situarlos exactamente. Estos no pueden ser utilizados para acompañar a los trajes formales (etiqueta) y semiformales (media etiqueta), como tampoco calzarse para las ocasiones de ceremonia con un traje informal, pero perfectamente lo pueden hacer en los mismos, informales atuendos, en los casos que no se requiera ninguna seriedad como el día a día de nuestro trabajo o en los Friday Causal, por ejemplo con una chaqueta de tweed y unos pantalones chinos.

Son, como todos sabemos, aquellos zapatos con cordones cuya característica principal son sus “orejones” o las paletas laterales que son cosidos por fuera de la pala, exterior de la caña o sobre los empeines donde van alojados los agujeros para los cordones . Fijarse que a diferencia de los más formales –Oxford- donde las “palas” salen de su interior o están embebidos en el mismo empeine, debido a este motivo podemos decir que: la formalidad se la da la forma de zapato de cordón clásico y su informalidad la de sus “orejas” o alas que le sobresalen.

Como nota histórica comentar que el termino blücher se lo deben a que su origen se le atribuye a las botas de cordones de corte inglés que usaban los soldados del general prusiano G. L. Von Blücher, que en 1815 derrotara al emperador “gabacho” Napoleón en la mítica batalla de Waterloo junto a otro gran militar estratega Mr. Wellington. Y que la denominación Derby parece ser que es debido a su mayor carácter “deportivo” que los de etiqueta.

Tengo que reconocer una vez más que para mí los Oxford son con mucho el calzado más bonito del mundo, como he repetido en anteriores ocasiones, y que de hecho muchos zapatos de hebillas pueden ser incluso más atractivos que  estos zapatos que en esta ocasión estudiamos, pero en esta segunda comparación la aseveración no la tengo tan clara y habría que valorar según para qué ocasiones y que modelos estamos valorando. Cuando uno aprecia tanto los modelos más formales es difícil decantarse por este otro modelo en detrimento, ya que son de línea algo más tosca o ancha, pero no conviene despreciar la variedad y la amplitud de miras como un síntoma del mejor gusto. Y por supuesto, en según ciertos modelos su indudable atractivo así como que si queremos tener un amplio vestuario para nuestros pies este modelo es un imprescindible.
La misma clasificación que vimos para el Oxford; lisos, punteados, semiperforados o totalmente perforados, valen en este modelo por lo que no las repetiremos y nos remitimos al capítulo correspondiente, así como que en ese mismo modelo marcará también la formalidad del calzado. Cuando más liso, y menos agujereado, más solemne; al igual que a mayor oscuridad y brillo más seriedad.

Pero si me gustaría resaltar en esta ocasión que debido a sus particulares características, más relajadas y distendidas, resulta que; Suelen fabricarse en ocasiones con la suela de goma, en la mayor variedad de colores -más claros, atrevidos y variados, muy distintos a los prevalentes negros y marrón oscuro de los Oxford-, en diferentes variedades de piel como “la vuelta” y tienen una la horma más ancha -de corte inglés- en detrimento del prusiano de sus formales hermanos mayores lo que les confiere de una mayor comodidad. A los hombres con plantas más amplias les tienden a favorecer por su libre fijación frontal, ya que esta horma les permite tener más sitio en el empeine que con la estrecha conexión de tipo “Bal” (abreviatura de Balboral, castillo de la Reina en Escocia) del Oxford.

La biblia del menswear de Alan Flusser, Dressing the man (Mastering the Art of the Permanent Fashion), reza; “Como consecuencia de sus orejas laterales, las cuales le confieren un aspecto ligeramente más recargado en el cierre del empeine donde se anudan los cordones, el Blücher es un paso de evolución en el clasicismo del Oxford. Precisamente, su carácter “abierto” a la altura de la lengüeta y hacia sus laterales le dotan de su, inherente y menor, grado de informalidad”.

Las principales casas zapateras nos presentan sus modelos y aquí os vamos a dejar nuestra selección;

Lo principal, como siempre; ¿a ti que te parece este modelo? y ¿cómo completarías este artículo?

  • Enrique Vela

    Buenos días, he descubierto esta página hace unos días y simplemente quería felicitarle por la calidad de la misma, ha sido una de las “alegrías del verano”, no se como no había dado con ella antes, interesantísima toda la información y todo tratado con gran gusto. Además, se agradece la elegancia y cortesía con que se manifiestan todos en los comentarios, algo no muy habitual hoy en día, que incluso blogs que tratan estos temas acaban convertidos en gallineros.

    Mi mas sincera felicitación.

    • Amoreno

      Mi estimado Enrique, no sabes la alegría que me da leer comentarios como el tuyo, muchas gracias.
      Es nuestra verdadera, única y mejor compensación… Todo un placer contar contigo y desde ya te ofrecemos esta -tu casa- para todo aquello en lo que te podemos ser de utilidad.
      Recibe nuestro más cordial saludo y agradecimiento,
      PD. La calidad y, exquisita, educación la ponéis enteramente vosotros. Nuestro gran valor.

  • Enrique

    Hoy intervenimos los Enriques. Muy interesante el artículo y muy bonito el modelo que encabeza el post: tengo unos en esa costura, que creo que se llama “noruega” en color burdeos y me encantan. Los que muestras de Aubercy son de locura…y el precio debe serlo, también. Muchas gracias por este nuevo artículo tan interesante.

    • Amoreno

      Pues muchas gracias y bienvenido de nuevo estimado Alberto; efectivamente suelo destacar en la portada el que más nos gusta y sin duda Alden realizó un gran trabajo. Dice mucho de tu elegancia el que tengas un par de ese estilo. Aubercy trabaja a mano y con auténticos profesionales cualificados (parisinos además) y eso a la hora de los costes se nota sobremanera. El agradecido soy yo por contar con vuestra compañía y lectura estimado caballero Enrique. Saludos cordiales y hasta pronto,

  • ivan

    hola, soy un fiel seguidor de tu página, por la cual te felicito. Estoy aprendiendo mucho con ella.
    Quería hacer una consulta, que no tiene que ver con el tema de zapatos pero veo pocos artículos al respecto. Quiza algún día puedas hacer uno.
    Yo uso camisetas bajo la camisa, me parecen muy prácticas, evitan que la camisa se pegue al cuerpo, abrigan, y dan una mayor sensación de seguridad sobre todo cuando uno transpira. Sin embargo veo ya no se usan mucho, pues se tienden a traslucir por la camisa. A mucha gente joven le parece una prenda del pasado, sin embargo a mi me parece una prenda fundamental.
    Es correcto que trasluzca? o se debe evitar? ya no se lleva? hay alguna alternativa.
    Muchas gracias por escuchar mis inquietudes y te deseo éxitos para tu blob.
    saludos

    • Amoreno

      Estimado Ivan, muchas gracias por tu comentario y te diré que el que más aprende soy yo con los vuestros, de verdad.
      Parece que nos lees la mente ya que está programado un artículo específico a las camisetas para el próximo viernes a partir de las 10 de la mañana, como siempre. Te adelanto muy gustoso que en mi opinión su uso es correcto y como dices con no pocos beneficios, pero como parte de la muda conviene que no se vea al exterior, usando las de tirantes o las de cuello en pico como primera alternativa. Lo idóneo es que no trasluzca lo cual no es difícil ya que son blancas o muy claras y que cuando la usamos, las camisas son de mayor gramaje (o llevamos más ropa encima) y lo impiden y cuando la camisa es ligera, la interior no es necesaria o molesta. Si que conviene evitarlo ya que nos podemos platear … ¿qué opinaríamos si se viera la otra prenda correspondiente a la muda? … es evidente que significaría algo de NO buen gusto. Siempre se lleva, llevará y siempre se llevó… cuando la veamos necesaria, pero es necesario tener todas las precauciones posibles para que ni siquiera se intuya. Yo en particular, solo la he usado cuando fui tan sumamente abrigado por el frio que era imposible que se viera ;-).
      Saludos cordiales y espero que te guste el artículo correspondiente.

  • Angel

    Hola, soy un seguidor fiel aunque es la primera vez q te escribo y quisiero pedir tu opinión sobre la postura del pantalón, me explico, algo q considero un despropósito es ver a hombres jóvenes (entre 20 y 40 años) que como norma general sitúan el talle o cintura del mismo por debajo de las caderas, en algunos casos bastante por debajo, no me quiero referir a los chavales jóvenes q se han apropiado del q yo llamo “estilo Cantinflas”, q verdaderamente son unos artistas porque no entiendo con se lo sujetan, el pantalón claro, sino al que ves, tanto en los bocks de hombres elegantes, como en la vida cotidiana en donde veo hombres bien vestidos con un traje de calidad y bien conjuntado donde la cintura del pantalón y la hebilla del cinturón se ve bastante con la chaqueta abrochada y no digamos cuando se la desabrocha, entonces la guinda la pone la corbata q se queda a un palmo del pantalón. Creo q es un defecto que rompe la imagen del hombre elegante y q por desgracia se repite con bastante frecuencia. Un saludo cordial.

    • Amoreno

      Estimado Ángel pues te agradezco enormemente que participes… esta es tu casa y la tertulia nuestra debilidad favorita. Y sé que parezco muy asertivo, pero solo es un acto de justicia: Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario. El pantalón de cualquier formalidad de traje se viste según los cánones en la cintura que es exactamente el lugar que se encuentra a medio camino del ombligo y la parte superior de la cadera, es inconfundible su localización exacta (los de sport se lucen normalmente un poco más abajo, nunca por debajo de la inferior anteriormente indicada). A partir de ahí que es el punto de equilibrio y referencia, si lo trastocamos…. todo estará desordenado, fatal consecuencia para nuestros intereses. En cuanto a la moda de los jóvenes de lucirlos tan descaradamente bajos en la parte superior, estoy seguro que si supieran su origen, no lo volverían a hacer nunca…. Un placer el conocerte, muchas gracias por tu compañía y recibe mi más cordial saludo,