Decálogo de los, primeros y mínimos, mandamientos para el buen vestir del caballero

Los mandamientos para el buen vestir del caballero

Dentro de los gustos no hay nada que se pueda cuestionar y cada uno aporta el suyo particular con todo el estilo del que es capaz para el disfrute propio y ajeno. Pero llegado este punto me gustaría resumir aquellas normas que por ser muy desaconsejables y/o verdaderas manías personales, debiéramos desterrarlas para siempre. Las hemos venido reiterando en el pasado, pero de forma y manera definitiva y a modo de recopilatorio resumen las enumeramos a continuación. No sin antes advertir que debido al estrepitoso despropósito no vamos a mostrar las fotografías que las evidencien, como así recordaremos que aunque “son todas las que están”; no “están todas las que son”. Y amenazamos con ampliarlas cual “inquisición sastreril” pero con los mejores modales que podamos, propios de los más distinguidos caballeros y, esperamos saber endulzarlas, con una pizca de gracia y en contadas ocasiones humor.
Estos son;

  1. No usaras las camisas con botones en los picos de su cuello cuando uses corbata. Es de lo más definitorio, además la alternativa del alfiler/barra para esta función es de lo más elegante.
  2. No calzarás mocasines con traje y corbata. Es mezclar un traje informal con calzado casual, un contrasentido que no es miscible.
  3. No portarás una corbata, ni siquiera la de lazo, con el nudo hecho. Lo natural destaca por su belleza y nos privaríamos de la re-creación diaria del nudo.
  4. No te pondrás tirantes en aquellos pantalones que luzcan pasadores de tela para el cinturón en la cintura. Este efecto redundante afea y hace que parezca improvisado o artificial, lo que de “su” manera es sublime.
  5. No te pondrás chaqueta cuando tengas puestas unas bermudas. No puede ser porque es un contrasentido… además térmico.
  6. No vestirás un polo o camisa de manga corta con chaqueta. Da mucha…. “grima”, además lo de la camisa de manga corta es redundante, ya que sabemos que no deberían de existir. ¿Pero qué pinta el polo con una chaqueta?
  7. No permitirás ver, bajo ninguna circunstancia, ningún trozo de piel entre los calcetines y el bajo del pantalón. Por ejemplo cuando se remangan los pantalones al sentarse, es “casi” como quedarse desnudo. Toda una vergüenza.
  8. No taparás los puños de la camisa –jamás- con las mangas de la chaqueta. Simplemente te deforma la figura y delatará muchas más cosas.
  9. No lucirás ningún bolígrafo en cualquier bolsillo o lugar ubicado en el torso o a la vista. Es muy desalentador y siempre llega el día que se sale toda la tinta, aunque seguramente sea sobre la camisa de manga corta así que asunto arreglado. Dos pájaros de un tiro.
  10. No desabrocharás los botones de las mangas del traje; No, nunca, jamás. De igual manera que si comemos una mariscada no lucimos la pata del bogavante en el ojal para evidenciar lo que hemos almorzado.

Todas las normas, incluso y sobre todo estas, están para ser saltadas cuando cada cual lo crea oportuno, la libertad individual es lo primero… pero acarrearán pecadillos que habrán de ser penitenciados con una “grave” carga, si  queremos entrar y formar parte del Olimpo de los Caballeros.

Por otro lado, cuando estas normas las hagamos tan nuestras que estemos muy por encima de lo perecedero y nos hagamos eternos…, seguramente ya no nos apetecerá saltárnoslas o lo haremos con tal gracia que no serán estas, sino, otras admirables por las que se nos reconocerá y querrá imitar. Crearemos tendencia.Esperamos haber pasado otro rato agradable, ojala arrancado alguna pícara sonrisa y que nos haya servido de provecho a todos. Muchas gracias por vuestra lectura y por favor, te rogamos encarecidamente que compartas con nosotros tus impresiones y sobretodo manías.

  • JOSE MANUEL

    Me encantan son una maravilla, saber que cosas que mucha gente en su dia a dia las da por hecho y que no se para a pensar en ellas.
    Y que la gran mayoria de la humanidad caen o caemos en estos errores que una vez aprendidos nos parecen un error tan evidente que no somos ya capaces de convivir con el.
    un saludo

    • Amoreno

      Todos aprendemos, AL MENOS UNA VEZ cada cosa. Muchas gracias por tu comentario y lectura estimado Jose Manuel y recibe otro cordial saludo,

  • Enrique

    ¿Alguna referencia moral al calzado? ¿Algo del estilo “No matarás sin piedad tu estilo y tu presencia con unos zapatos sucios o mal cuidados”? A veces, el chequeo no pasa de los cimientos…

    • Amoreno

      Toda la razón del mundo estimado Enrique y son nuestra debilidad… Una manía personal es que llevo en la guantera del coche una esponja abrillantadora del calzado para una limpieza rápida y urgente… nunca se sabe 😉 Saludos cordiales,

  • Amoreno

    Muchísimas gracias por tu disertación estimada Mª Isabel, de esto es de lo que se trata. De un lugar de encuentro e intercambio de opiniones, para el disfrute y aprendizaje de todos y cada uno. Recibe mi más cordial saludo y gracias por tu promoción 😉