Los “otros” colores, para el pantalón del caballero

Arriesgado color
El color preppy rosa puede ser... especialmente acertado

Lo apuntábamos cuando hemos hablado del traje del caballero. Muchos colores hay en la escala cromática para reducirnos al negro, azul-marino, gris, marrón … los de siempre. Cuando vamos a comprar unos pantalones, siempre somos tentados por los mismos “seguros” tonos y nos cuesta salir de nuestro conservadurismo. En el artículo de hoy, nos gustaría mostraros que hay mucho más allá de estos colores tan usados, y conviene explorar nuevas posibilidades aunque solo sea para confirmar que en la variedad está el gusto.

Como siempre nos gustaría dar una pincelada de historia, y no poca leyenda. En este caso, parece ser que desde finales del siglo XIX, los militares británicos destinados en la India comenzaron a usar la tela “Khaki” por su color más sufrido frente a la suciedad y seguramente de más fácil camuflaje con el entorno, que los blancos que habitualmente usaban. El comandante inglés Sir. Harry Lumdsen, destinado en la localidad fronteriza con Pakistán – Peshawar -, parece ser el promotor de esta idea.

Más tarde, después de la segunda Guerra Mundial, y tras la vuelta de los jóvenes estadounidenses a su patria después de la guerra en Filipinas donde, ya, se abastecen de ropas “chinas” a todo occidente, es cuando comienza la explosión del color en la ropa masculina además de la transformación acompañando a la mayor informalidad al atuendo del caballero .

Podríamos situar a este tipo de pantalones; dockers, chinos o similares, confeccionados en algodón como los intermedios entre los más serios de vestir de sport; lana, franela o similar con los vaqueros. No podemos tampoco obviar los clásicos y celebres de pana, fina o gruesa, que han de tener su espacio en nuestro variado “vestidor de caballero VP”. Los pantalones de estos colores son muy aptos para cuando vestimos con estilo casual y con unas mínimas pautas y muchas propuestas fotográficas, esperamos serviros para aportar ideas con las cuales ampliar vuestras posibilidades:

• Evitar el uso de tirantes. El cinturón no sólo puede, sino que es hasta recomendable, ser de un color distinto al pantalón que sostiene. Y hasta puede tener cierta relación con los zapatos, pero no somos de la idea de “igualarlos” por resultar forzado.

• Combinar los más coloridos con camisas discretas, para no provocar un extremo efecto tan desaconsejable. Al menos, de no tener gran seguridad de acierto.

• En los casos más sports; el bajo puede solo rozar o no el zapato, se coserán cremalleras, los colores serán más vivos, son recomendados para las estaciones más cálidas y aconsejables para los más jóvenes.

• Mientras que los más serios descansarán holgadamente sobre el zapato, se coserán botones en la “portañuela”, los tonos serán más tostados, usados en los momentos más frios e indicados para los de mayor edad.

 ¿Nos dejas tu opinión de este tema tan democrático?

  • F.L.

    En vuestra última frase dejáis entrever con mucho acierto que hay colores para cada edad :

    ” los tonos serán más tostados, usados en los momentos más fríos e indicados para los de mayor edad.”

    Desde luego que estoy totalmente de acuerdo, aunque no por eso vayamos a vestir a partir de los cincuenta con trajes oscuros de raya diplomática como única opción.

    Yo que estoy más cerca de los sesenta que de los cincuenta me atrevo con casi todas las opciones aquí expuestas, incluída la de “by Brooks brothers” del pantalón hecho de retales.Mi predilecto sería el de color teja de Manolo Costa.

    Y al decir que casi me atrevo con todas las opciones dejo fuera dos :

    El verde claro o “verde manzana” lo veo para una edad hasta los treinta años más o menos; y el “preppy rosa” lo veo muy acertado para niño/as de hasta seis años máximo.

    • Amoreno

      Muchas gracias por tu comentario Francisco Liso en esta tu casa siempre son bien recibidos y agradecidos. Me viene a la cabeza la frase tantas veces comentada por mis queridos mayores; La edad está en el ánimo del corazón no en la partida de nacimiento.-

      • F.L.

        Muy de acuerdo amigo A-Moreno, pero no veo yo a un abuelo de ochenta años con unos pantalones color “prepy- rosa-chicle”.

  • Pablo

    Buen artículo, a mí me encanta utilizar pantalones diferentes a lo que se suele ver por la calle. Sí he de decir, que tanto en invierno como en verano huyo de los chinos y vaqueros, normalmente tengo un buen par de pantalones vaqueros para usar en invierno con botas camperas, pero por lo demás los pantalones que tengo para invierno y los de verano son de otras telas, me parecen más elegantes y dan más juego.
    De los que has puesto, me quedo con los de tartán sujetos con tirantes y los de Manolo Costa.

    Un saludo

  • Amoreno

    No hay duda que D. Manolo Costa es un referente en todos nosotros, estimado Pablo. Gracias por tu participación amigo.-

  • Buenos días,

    Coincido con vosotros en que hay que huir de los grises y azules que vemos siempre por las calles de nuestro país. No obstante, siempre recomiendo ser capaz de dominar el juego de colores antes de lanzarse a determinadas propuestas que vemos a menudo en las colecciones. En una charla con Luca Rubinacci me comentaba que el juego del color es algo puramente instintivo y que uno debe fijarse en el conjunto final completo. Sin embargo, todos hemos visto fotos suyas con conjuntos que no usaríamos en la vida… Por tanto, colores sí, pero con sentido, porque la línea entre el estilo sublime y el ridículo no siempre es tan clara como quisiéramos.

    Saludos!

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Caballero de Consultant por tu, entendemos, acertado comentario por el que te estamos muy agradecido. Sin duda el filo de la navaja es harto estrecho … pero también que sin riesgo no hay éxito. Saludos cordiales,

      • Quizás sin riesgo haya menos “estilo”, pero se puede ser muy elegante. Fijémonos por ejemplo en las prendas de etiqueta, donde sólo se usa el blanco y negro. No es arriesgado, pero es perfecto. Soy el primero en animar a jugar con el color, pero hay que tener mucho cuidado con las ocasiones y las combinaciones. 🙂
        Un saludo!