Los distintos tipos de chalecos para traje

chaleco-traje-frac-waiscoat-vest-000“Las cosas no valen sino lo que se las hace valer”; Molière, dramaturgo francés.

  El chaleco completa al traje. Lo hace más formal y clásico, pero sobre todo más bello. Además, la lógica también se impone en este caso, porque cuando optamos por esta variedad, disponemos por defecto de la opción del traje de hilera sencilla (dos piezas) con tan sólo prescindir de esta tercera prenda. Lo contrario no es posible, y esta versatilidad justifica el pequeño aumento en la factura.

  Lo distinguido del chaleco lo constatamos al reparar en que todos los trajes, formales y semiformales, lo incluyen inexcusablemente. El frac, vestido cada año por los debutantes en el baile de la Ópera de Viena, el chaqué o su sustitutivo stroller y el esmoquin están compuestos de tres piezas. Cada uno de estos modelos define su propio patrón, si bien es cierto que el único que deja gran margen a la imaginación es el del morning coat.

Historia
Los primeros modelos eran largos, de cierre recto hasta casi las rodillas y… ¡tenían mangas¡ Los antecesores de los chalecos durante el siglo XVII disponían de unas pequeñas mangas, que fueron sustituidas -paulatinamente- por otras en tejidos más ligeros que los de las hojas del frontal y trasero, a fin de que pudieran albergarse cómodamente dentro de las mangas de la levita o de la casaca. Finalmente fueron descartadas por practicidad.

Tipos
Según el cierre de botones en su delantero, los chalecos son clasificados en dos grupos: los de hilera doble o cruzada, y los de una fila sencilla. En el primer caso, las solapas sientan como anillo al dedo, fenomenales, pudiendo éstas terminar, como en el caso de la chaqueta, en punta o redondeadas.

  En la opinión de la mayoría de nosotros, estos detalles confieren un aire más serio al conjunto, propio de ocasiones más ceremoniales. Resultan más clásicos a pesar de que se incorporaron posteriormente (durante el pasado siglo).

  Dentro de los chalecos para el traje informal, y dependiendo del color, podemos optar por uno idéntico al del resto del traje, o aventurarnos con otro tono, o tejido, entre diversas posibilidades. Para esta segunda opción, lo más conveniente será disponer de algún modelo extra para introducir en nuestros trajes un aire más casual.

  Sirvan como ejemplos: uno liso en un verde claro, el “crema” o la opción de cualquier estampado de cuadros, que podría convertirse en un must to have.

chaleco-traje-frac-waiscoat-vest-00

Protocolo
La manera preceptiva de lucirlo es presentándolo con el último botón desabotonado, a “la eduardiana”. Algunos, además, lo hacen con el superior también desabotonado, como si fuera un cárdigan, aunque la mayoría nunca lo haríamos.

  Lo que me parece muy recomendable es que, así como en los trajes con la hilera sencilla no debiéramos mostrarlo nunca dejando la chaqueta totalmente abierta, salvo al sentarnos. En este caso, y para que el chaleco sea mostrado en su totalidad en todo momento, no tendríamos que cerrar la chaqueta en ningún momento.

  Como error de bulto, y muy a pesar de las modas que intentan confundir a los más iniciados, está que la camisa -o incluso el cinto- asome entre el chaleco y el pantalón. No es en absoluto correcto, pero puede obedecer a cómo se estrecha esta chaquetilla sin mangas desde su origen, sin posible interrupción.

Partes
El chaleco es una sencilla pieza que no representa mayor complicación a la hora de su confección. Sin embargo, como en todas las creaciones humanas, el grado de complejidad puede alcanzar umbrales muy elevados.

  El número de los bolsillos del chaleco varía. Si bien es cierto que en el caso más sencillo contará con los dos inferiores y en el más exagerado dispondrá de cinco, como resultado de contar dos superiores y dos abajo, además de sumarle el ticket pocket.

  La indispensable cinta tensora -con una trabilla de ajuste-, en la parte trasera, tiene que ser ajustada a nuestro talle para que se nos adapte correctamente. De lo contrario, arruinará el conjunto del traje.

Corte
Precisamente por la necesidad de cubrir toda la cintura del pantalón, el corte inferior tiene gran relevancia. Éste puede ser: redondeado, recto o en pico.

  En definitiva, optando por el chaleco vemos que son todo ventajas. Por supuesto que la comodidad térmica será aún mayor frente al frío, pero no será tal la desventaja en el verano de elegir un tejido apropiado como el lino, ya que la parte trasera es un simple forro y su estructura sumamente liviana.

  Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

  • vestirseporlospies

    Estimado Óscar, gracias por tu consulta.
    Nuestra recomendación es clara: CON chaleco son todo ventajas. Es más clásico, más elegante, abriga más, más formal (propio para una boda), seguro que menos usado por el resto de inviados…. Además con la pajarita es lo propio porque cierra más el espacio de la camisa que no cubre la corbata lo cual es siempre positivo. (Lo que si te recomiendo es que lo ciñas bien a con la pieza de la espalda, no sienta nada bien que quede holgado 🙂 )
    Un saludo muy cordial y que lo disfrutéis,

  • Fernando

    Buenas, tengo una consulta sobre una de las combinaciones que propones, la del chaleco diferente, me parece muy vistosa pero no se bien como describir ni el traje ni el chaleco, me podrías indicar más o menos? seria para una boda de tarde/noche en otoño.

    • vestirseporlospies

      Muy buenos días estimado Fernando.
      Para la jornada vespertina el traje ha de ser lo más oscuro posible, marino o marengo serían los ideales. El chaleco de igual color que el traje son un seguro, y dan una imagen más formal, propia de las bodas. Salvo en el caso del chaqué y quizá si se es el novio.
      Lo de distinto color lo dejaría para una ocasión más relajada -casual, como indiqué- y podría valer cualquiera. En los anteriores un “príncipe de galés”… perfecto.
      Saludos cordiales,

  • RuYman

    Buenos dias, en marzo tengo una boda donde soy el “best man”. Tengo que ir con traje azul marino oscuro por deseo del novio y 3 piezas tambien como el. No obstante estaba sopesando comprar el chaleco aparte quizas un tono color crema y la corbata (tambien impuesta) puedo elegir el color. Que me recomendais? se que ir con chaleco a juego con el traje es un seguro pero me apetece un toque diferente. (los zapatos pensaba marrones claros y cinto igual o beige). Gracias y un abrazo!!

    • vestirseporlospies

      Muy buenas tardes estimado RuYman y gracias por tu comentario.
      Respecto a tus consultas:
      El tema de los gustos es un tema subjetivo y por lo tanto cada uno tiene su propia opinión. Todas válidas.
      En cuanto a recomendaciones, somos de la preferencia del tres piezas conservador para el traje (con todas las piezas del mismo color), sin embargo el que apuntas no parece una mala opción. Pero, pro favor, pruébalo antes para que te veas como te queda.
      En cuanto a los zapatos, me temo que no hay otra opción (dentro del estilo clásico) que el negro para el color azul marino del traje, máxime para una ceremonia como una boda. Respecto al cinto: cualquiera oscuro, el negro sería el mejor aunque unos tirantes te favorecerían mucho el conjunto.
      Otro abrazo para ti y los agradecidos somos nosotros, aquí nos tienes para lo que necesites.