Los colores imposibles para el traje informal; Rojo, amarillo, morado y otros

Los colores imposibles para el traje informal; Rojo, amarillo, morado y otros

“De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso”, Napoleon I.

A Suitable Wardrobe es uno de los recomendables blogs que más estoy leyendo últimamente. Y lo que más me ha conmovido, hasta el momento, se narraba en su primer capítulo acerca de como un caballero, A. J. Drexel Biddle, reconocido como de los más elegantes en los años 60, tan solo disponía en su armario de poco más de media docena de trajes en los clásicos grises y azules. Además de una reducida cantidad más de ropa.

Creo firmemente en esto: con una muy reducida, discreta y bien elegida cantidad de prendas se puede mostrar uno de lo más refinado. Ya que si bien, conviene alternar muy a menudo los complementos como las corbatas, los pañuelos incluso los calcetines. Solo será necesario disponer -a parte de unos clásicos trajes- de todos los básicos de calzado, algún abrigo de calidad y un buen surtido de camisas. Por lo demás, sumando los selectos artículos casual indispensables tales como el cardigan, algún pantalón exquisito, ciertas tipos de chaquetas intemporales y muy poco más, será más que suficiente.

En cuanto a los trajes amarillos, rojos, morados o de rayas diplomáticas insólitas a los que en esta ocasión nos referimos, primero podemos convenir que sus tonos más acertados serán los más sobrios, opacos y mates. Bastante llamativos son ya de por sí.

Para las combinaciones de éstos podría ser necesario analizarlos por separado, no obstante los aglutinaremos por la semejanza de sus peculiares características.

Situaciones
Los trajes con estos inusuales colores están reservados para momentos muy puntuales. Y más bien tienen que ver con la promoción, la publicidad o el espectáculo, propio o ajeno. Justificado a que el número de uniformidades que dispongan los caballeros que los portan sea tal, que se los puedan permitir para vestir en tan esporádicas circunstancias. O en el peor de los casos, porque su estilo sea así de estridente o extraordinario.

Como conjuntarlos
Incluso en los extravagantes trajes que proponemos los zapatos que mejor se adaptarán, por supuesto con cordones, serán los negros. Salvo en los amarillos y anaranjados en los que se debería optar por un marrón oscuro o medio para que el choque visual no sea tan brusco, si esto –aún- es posible. Especialmente acertado me parece en los morados optar por algún tono coñac o brandy que tan bien “maridarán”.

Las camisas blancas, unas corbatas discretísimas y los calcetines del mismo color harán que el conjunto no resulte estrafalario. Prohibido el mismo color con distinto tinte para combinar.

Resumiendo; Son las elecciones más arriesgadas e insólitas para el traje (más informal) en las que solo serán los contados tonos y específicas oportunidades en las que estos atrevidos conjuntos resulten acertados y no motivo de escarnio. Por lo que las cautelas deben de ser máximas al ser bastante el riesgo se asume con su selección.

Personajes
Así, mientras mí admirado amigo James Sherwood con su traje de Anderson & Sheppard -el cual me dice que no viste apenas porque es tan raro como que luzca el sol en su ciudad, Londres-, el histrionico David Bowie, el gran Gatsby y firmas como Paul Stuart demuestran su genialidad a través de estos tipos de conjuntos. Otros como Lapo Elkann o Robert Pattinson se hacen demasiado asiduos.

Muchas gracias y buena suerte,