Los calcetines, el complemento decisivo

Los tienes a cientos ... no tienes disculpa

Quede dicho primeramente, que cuando las condiciones climáticas lo aconsejan y la ocasión lo permite, es muy favorecedor y acertado prescindir de ellos en el caso que no portemos ningún traje y corbata o pajarita. Es una máxima de refinamiento a la hora de vestirse que una buena elección de esta prenda del vestidor puede resultar el condimento perfecto de un buen plato, es decir; si se acierta el deleite puede ser total, pero en el caso de pasarse o no llegar, puede arruinar todo el banquete.

Los lisos y de colores sólidos, son muy acertados -no obstante- de combinarlos con unos motivos discretos, rayas, rombos y pueden dar un resultado excelente.

Nos gustaría ofreceros una serie de normas que servíran de claves para el éxito, y de menor a mayor trascendencia serían:

1. Huir del blanco y el negro, el primero solo para hacer deporte, y no siempre; y el segundo sería de obligado cumplimiento con el trajes formales y semiformales, más fácilmente prescindible y aconsejable en el resto de los casos.

2. Habitualmente se ha usado el calcetín de igual color que el zapato, es correcto. Pero no es tan acertado como hacerlo coincidir con el del pantalón ya que en este segundo caso el “contraste” visual no es tan drástico, alarga la pierna y da continuidad al conjunto lo que siempre es muy favorable. En el caso de no encontrar exactamente el color del pantalón siempre será mejor que este sea más claro ya que facilitará el encuentro con el zapato.

3. Defenderemos que, en esta ocasión, el contraste es la clave del éxito. Si además se diera el caso que el estiloso caballero acertara a combinar con alguno del resto de los elementos del vestuario, el conjunto será sublime. Por ejemplo; jugar con las posibles combinaciones con los colores (o dibujo incluso) de la corbata o pañuelo, dotaran de un gusto exquisito y un acierto pleno. Con la camisa también podría ser posible, pero me parece harto más complicado este último caso.

4. Como hemos apuntado aquí el éxito estará directamente relacionado con el riesgo, y podemos no casar en absoluto con el resto del conjunto. Por ejemplo, rojos con el resto sin ápice de este color… Pero como en el juego de las 7 y media, si te pasas. Pierdes!!!


¿A ti como te gusta combinar los calcetines? ¿Cuáles son tus colores y formas favoritas?

  • ¡Me encantan! Sobre todo cuando “no se ven a simple vista” y de pronto… bum! ¡¡color!! Es como una bocanada de aire fresco en un look a veces demasiado formal. David está siguiendo mucho tus consejos y cada día está más elegante y guapo 😉
    Un besazo.

    • Amoreno

      Gracias, directora general de Galantiqua Antigüedades. Nuestra motivación es gustaros y estamos …. encantados y muy incentivados. Mi tocaño lleva un gran galán dentro, que solo está haciendo que aflorar …. Me alegro de contar con vuestra amistad y apoyo. Es un honor, un orgullo y motivo de alegria. Muchas gracias y muchos besos.

    • Amoreno

      Gracias, directora general de Galantiqua Antigüedades. Nuestra motivación es gustaros y estamos …. encantados y muy incentivados. Mi tocaño lleva un gran galán dentro, que solo está haciendo que aflorar …. Me alegro de contar con vuestra amistad y apoyo. Es un honor, un orgullo y motivo de alegria. Muchas gracias y muchos besos.

  • Amigo A-moreno : Lo primero felicitarte por el formidable artículo sobre un tema tan complicado como es el tema de los calcetines o “pinreles” en el idioma Caló.

    Muchos de los que nos dedicamos al tema de la “trapería” hemos mantenido discusiones sin lograr llegar a ningún acuerdo, sobre si los calcetines son una prenda exterior o interior. Creo que al respecto podemos encontrarnos ante un tema parecido al de los tirantes: ¿se ven?, ¿no se ven?…bueno, al final la cosa siempre nos queda en tablas.

    Pero no es éste el caso de mi comentario, aunque puede tocarlo de resfilón; y es aquí donde me gustaría aclarar algunas dudas que tengo, cuando me salto olímpicamente a la torera los más sagrados y sacrosantos cánones del vestir.
    ****************

    En el apartado Nº 1 dices :

    “1. Huir del blanco y el negro, el primero solo para hacer deporte, y no siempre; y el segundo sería de obligado cumplimiento con el trajes formales y semiformales, más fácilmente prescindible en el resto de los casos.”

    ***************************************
    En algún post, se ha comentado la posibilidad de usar trajes de color blanco también en invierno; con lo cual estoy de acuerdo. Yo principalmente lo uso en verano y casi a diario, en pantalones también de color hueso, o colores crema cercanos al blanco. Siempre uso calcetines por costumbre y comodidad.

    Con pantalones tan claros, lo que no voy a hacer bajo ningún concepto es llevar calzado negro, usando preferentemente zapatos de color beig mostaza o marrón claro.
    ********************************************
    Y es ahí donde voy a tu punto Nº 2 :

    2. Habitualmente se ha usado el calcetín de igual color que el zapato, es correcto. Pero no es tan acertado como hacerlo coincidir con el del pantalón ya que en este segundo caso el “contraste” visual no es tan drástico y alarga la pierna y da continuidad al conjunto lo que siempre es muy favorable. En el caso de no encontrar exactamente el color del pantalón siempre será mejor que este sea más claro ya que facilitará el encuentro con el zapato.

    ******************************************
    Con lo cual, y ya para terminar el rollazo que me está saliendo, termino sin ánimo de polemizar, que con un pantalón color hueso y un zapato color beig claro, no me queda otra alternativa que usar calcetines blancos; a no ser que alguno de los contertulios me haga otra propuesta mejor.

    Saludos para todo/as.

    • Amoreno

      Nuestro querido D. Francisco; Como siempre haciendo gala de un tono y contenido exquisito y en nuestra opinión acertado. Te lo agradezco en particular ya que como hemos contado en más de una ocasión con vuestra participación, completamos el artículo y entre todos lo hacemos perfecto. Muchas gracias por tus amables palabras y docto magisterio, querido y fiel amigo.-

      • Francisco L.

        A veces pienso que me sobreestimas, y la cuestión es simple, aunque a veces lo simple sea lo más complicado. Pienso que se trata de intercambiar conocimientos, aportando cada uno/a sus experiencias; preocuparse de los gustos y preferencias de los demás, y sobre todo, lo más importante para mí, es pasar un rato de ocio agradable tratando del tema que ha sido el trabajo de toda mi vida.

  • Pablo

    Me ha encantado, la verdad es que los 4 puntos que has puesto están muy bien elegidos, no sabría añadir nada. Yo personalmente, juego con todas las combianciones, quitando la de combinar el calcetín con el zapato, los combino con el pantalón siendo un poco más oscuros que este, con la chaqueta o la camisa, y muchas veces directamente con nada, y se se escoge bien, como decía Ana Castro arriba, puede hacer que una vestimenta formal, o también poco colorida, tenga de repente un estilo muy personal y elegante. A mí me apasionan los calcetines, y que sean vistosos, aunque creo que hay que saber cómo combinarlos muy bien, es muy fácil meter la pata, normalmente por internet veo combinaciones de prendas muy bonitas con calcetines muy bonitos que quedan realmente mal, creo que aunque las prendas sean vistosas tiene que haber siempre harmonía al combinarlas, sino el resultado es una horterada.

    Francisco, yo coincido con Amoreno en no usar calcetines blancos, aunque por lo que dices que te pones seguro que quedan bien, como alternativas, calcetines en los colores que has dicho, crema y hueso, y después amarillo tanto clarito como chillón, que para los colores de verano conjunta muy muy bien, y azul cielo también. Yo personalmente, a parte de esos colores que te he dicho, en verano (y en invierno también) utilizo mucho calcetines color burdeos con pantalones claros, no los combino con ninguna otra prenda, y es un color que en mi opinión casa casi con todo. También el color lila creo que es una grandísima opción, pero aún no lo he probado, espero hacerlo pronto, y tengo también pendiente el violeta y los verdes.

    Un saludo

    • Amoreno

      Muchas gracias querido amigo Pablo, por tus comentarios. Pero sobretodo por contarnos como vistes en el día a día, que es lo que realmente da un gran y significativo valor a tu escrito. De la teoría a la práctica; cuando es vivido suena “natural” y queda realmente con mucha clase y elegante. Un cordial saludo.-

  • Gonzalo Olguín Estrada

    Estoy de acuerdo que los calcetines sean de color alegre ( no muy llamativos ni espectaculares, aclaro), en lo personal, me inclino por los del color del pantalón y con pequeños motivos, ello hará lucir aún más el calzado que me pongo, sobre todo si éste está limpio y brillante. . .como debe ser.

    Desde luego, para el fin de semana acostumbro algo más vistoso y de colorido, lo que combino con mi pantalón casual mis jeans favoritos, según sea el caso, eso le dará vida a mi atuendo.

    Y como bien se señala en este acertado artículo, con la gran variedad que hay en el mercado, no existe justificación para abstenerse de contar con varios colores y estilo de calcetines, eso sería imperdonable.

    Como siempre, gracias a aMoreno por los valiosos comentarios y sugerencias que nos dan.

  • Juan Manuel Petrusic

    Excelente articulo, sobre un tema del que nunca le habia dado la importancia correspondiente!
    Gracias a ustedes, las “medias” como le decimos en esta parte del mundo, pasaron a ser un tema importante a a la hora de vestirme!

    Saludos desde Bs. As.!

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Juan; Nos alegra enormente serle de utilidad.
      Quedando a su disposición, les remitimos un cordial saludo.
      Atentamente,