Ligamento tafetán (taffeta)

“Lo verdadero es demasiado sencillo, pero siempre se llega a ello por lo más complicado”; George Sand (1804-1876), novelista francesa.

      Miguel Delibes dijo: soy un hombre sencillo que escribe sencillamente. Por ese motivo se le entiende y disfruta por lectores de diferentes generaciones.

      Cada uno en su profesión, o afición, puede sentirse tentado hacia la estridencia por culpa de la especialización, la saturación o las ganas de desarrollarse. Cuando esta situación amenaza; posicionarnos en el minimalismo proporciona una perspectiva creativa desde el punto de partida con un bagaje importante. El de la experiencia.

      Tras asistir a excesos en la imagen para el hombre, vivimos un momento donde cierta relajación estética nos sosiega a todos. Propios y ajenos. El tejido más simple posible de generar es el tafetán.

      El tejido liso de ligamento, plain weave, es el más básico de todos porque solo incluye una trama asociada a cada urdimbre en la relación de uno a uno.

      Existe una variante con doble hilo conocida como esterilla (de hecho es muy utilizado en cestería) o panamá, además de la variante seersucker. En el caso de que la tensión en los hilos verticales sea distinta de los horizontales.

      Se trata de un tejido resistente y transpirable que puede ser elaborado con hilos de naturaleza variada. Aunque el tafetán original es de seda (la tafeta), cuando se utiliza la lana resultan prendas muy cómodas.

      Lo peor de este tipo de tejido es que resulta anodino o soso, sin vida, cuando se utiliza con un solo tipo de hilo por su efecto pulido. Aunque se puede lograr un efecto interesante mezclando dos cabos de tonos semejantes.

      Utilizado en colores oscuros resulta elegante. Balenciaga lo utilizaba en negro para los vestidos de noche que recuerdan a los vestidos del siglo XVIII. Por lo que para el hombre resultará apropiado en trajes de etiqueta.

      Crea un lado superior e inferior idéntico, es decir la tela no tiene cara.

      Conocer diferentes géneros de tejidos resulta vital porque casi siempre usamos las mismas prendas con los mismos tejidos. Por ejemplo los polos de verano con piqué de algodón. Sin embargo redescubrir que existen otros más inusuales en tela de toalla (towelling) siempre agrada y nos permite ampliar miras. En la variedad se encuentra el gusto y en el conocimiento sabiduría.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo