Lecciones de estilo por Cesare Attolini

“Todos los días aprendo algo nuevo. La vida se basa en aprender, cada situación nos ofrece una lección”; Lenny Kravitz.

cesare-atollini-primavera-verano-2016-leccion-estilo-00

      Calidad y diseño no siempre van de la mano. Lo cual es una lástima ya que cuando ambas cualidades coinciden se obtienen obras memorables. Como contrapartida suele suceder que están reservadas para un menor número de oportunidades.

      En la práctica, a la hora de elegir nuestro vestuario podemos -perfectamente- alternar la calidad del producto de sastres con oficio con firmas comerciales con estilo. De forma personal, a fecha de hoy, me debato entre Cesareo García de Loza -con casi medio siglo en el ejercicio de la profesión- y Pedro del Hierro. Marca clásica, sencilla, asequible, y afín a nuestro gusto.

      Más complicado resulta encontrar, equilibradas, ambas cualidades en una sola casa. Máxime a un coste intermedio. Si pretendemos sumar la variedad dentro de una misma firma, esto ya pertenece -casi- a la ciencia ficción.

      Firmas como Cesare Attolini aglutinan las mejores características, aunque no sea a un precio popular.

      En sus instalaciones trabajan 130 sastres que solo usan tijeras, dedales, agujas e hilo para producir 50 chaquetas y trajes cada día. Sin atender a la mayor demanda del mercado, según citan literalmente en su página oficial los napolitanos de Casalnuovo, para preservar su calidad.

      Los que valoramos el buen gusto, podemos disfrutar de variadas lecciones maestras contemplando sus colecciones temporada tras temporada. Enumero -acompañando con sus imágenes- algunas de las que yo extraigo de la presente.

      En la firma Attolini son maestros de las combinaciones de los colores y sus tejidos. Siempre acertados.

      Como aficionados por las prendas de punto que somos, propuestas como su variedad de chaqueta de punto grueso de hilera cruzada con solapas resulta excelente.

      Las cazadoras como alternativas son aptas para el fin de semana, sin duda. Máxime si son sencillas y con tejidos frescos como el ante o de tipo rejilla.

      Las camisas lisas, o de rayas, se pueden hacer monótonas dentro de un estilo casual; por lo que se pueden utilizar algunos afortunados motivos como unos discretos topos.

      Los tonos claros para las chaquetas y los trajes son igual de acertados que los pantalones blancos, para el verano.

      El uso de las pashminas de lino siempre son bienvenidas. Si alguno de sus tonos combinan con los de otra prenda, tanto mejor.

      Aunque la colección completa no tiene ni un solo pero, para no parecer partidista diré que la cremalleras son más propias del estilo sport que de uno casual para mi gusto. Que está muy cerca del suyo.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo