Las reglas básicas “para combinar” cuando vestimos con traje

      Ya que nuestro deseo es vestir con estilo clásico, y por supuesto por los pies, el traje de diario común en la oficina es objeto de este post. De hecho, hay una serie de normas que nos pueden ayudar a la hora de elegir una “correcta” combinación entre sus distintos elementos. Estudiaremos las opciones más elegantes. Sobre el arte de conjuntar estampados, dibujos y colores de los elementos que conforman un vestuario de traje, con su camisa y corbata.

      Omitiremos el pañuelo, ya que hemos hablado de cómo combinar este con el resto del conjunto en el capítulo correspondiente. Será determinante, decisivo y sumamente sencillo para lucir elegante, como vamos a ver, segui una serie de pautas o normas básicas. De menor  a mayor complejidad son las siguientes:

1. Si todo es liso, el resultado puede ser “atemporal” y precioso. Además de sencillo. Fotos 1, 2 y 3.

Reglas de Oro; La corbata en un tono más oscuro que la camisa, evitando el mismo color. La camisa cuanto más clara, más acertada.

2. Si la corbata es lisa y la camisa de rayas o cuadros tampoco debería presentar dificultad alguna. Fotos 4 y 5.

3. La elección se complica si juntamos motivos (rayas, cuadros, lunares, cachemir u otros dibujos/estampados) en el vestuario, para ello conviene respetar las siguientes pautas:

  1. Si usamos rayas (inclinadas en la corbata) y en la camisa (verticales) la separación entre estas ha de ser muy diferente en ambos casos. Foto 6.
  2. Si usamos motivos (dibujos, lunares …) en la corbata y motivos (cuadros vichy, rayas, …)  en la camisa estos sean ostensiblemente distintos y  mayores en el primero. Foto 7, 8, 9 y 10.
  3. Si los motivos son distintos en la corbata y el traje, los del primero es preferible que sean los grandes. (Por ejemplo, dibujos de escudos en la corbata y cuadros de tweed de traje, típico preppy). Foto 11.
  4. Acertado, en extremo, puede ser combinar “ciertos” colores de las formas; rayas, lunares, cuadros, etc. de las distintas telas. Foto 12.

Regla de Oro: Los motivos similares no han de tener nunca el mismo tamaño. Pero en los motivos distintos sucede lo contrario y conviene que guarden la misma escala, o en caso más excepcional que sea de un tamaño ostensiblemente distinto.

      Si tratamos de combinar más de dos motivos, solo la coherencia y el sublime gusto te pueden salvar. Pero quizás el esfuerzo no esté justificado. Fotos 13 al 18.

      Hay honrosas excepciones, todas las cuales solo harán que confirmar estas reglas. Que cuando son “superadas” dan un resultado excepcional. Pero entendemos que primero hay que conocer estas reglas; para que luego -saltándoselas- conseguir un resultado de genio y no sólo un acierto espontáneo.

      El buen ojo, la primera grata impresión, la naturalidad y la clase, innata o adquirida, del caballero; son los condimentos que logran el acierto de estas pautas teóricas.

  • Muy buen artículo, el detalle de presentarlo tan gráficamente es de agradecer.
    La mejor regla para acertar en tus estilismos… haber errado antes para aprender.

    • Amoreno

      Mi querido amigo JJ. No hacemos más que trabajar, aprender y compartir … para así con la ayuda de todos vosotros contribuir en nuestro entorno para que sea un lugar un poco más elengante y … Contamos con una ventaja, nos encanta hacer lo que hacemos y os tenemos a nuestro lado. Esta combinación es MARAVILLOSA!!!! Gracias estimado y admirado colega y maestro.-
      aMORENO.-

  • De acuerdo que es de suma importancia cuidar el modelo a usar para ir a la oficina; bien sea para estar cara al público o para trabajar en la administración de una empresa manufacturera, máxime si se es el jefe de uno de los equipos de la empresa.

    Normalmente éstas personas, al contrario de lo que pueda parecer, son los primeros que llegan al puesto de trabajo para adelantarse a las posibles incidencias que puedan surgir a lo largo de la jornada.

    El “modelito” que hayamos elegido ese día, no sólo hablará de nuestro estado de ánimo, sino que también influirá en el ambiente, y ánimo que provoquemos en el resto del equipo.

    Hay que reconocer que aunque fácil, requiere dedicarle tiempo si tenemos en cuenta, que hay que estar con una imagen excelente antes de las siete de la mañana, en una factoría que pueda estar a diez kilómetros de casa, el madrugón es de campeonato.

    Yo siempre he sido partidario de usar un conjunto sin estridencias, cuyos colores se sucedieran sin “sobresaltos”, evitando contrastes demasiado vistosos que distraen y pueden provocar nerviosismo. Aunque eso sí, con algún pequeño toque de color para restarle seriedad.

    Yo me quedaría con la combinación 2 , la 7 y la 10 principalmente; pero nunca la 11, 13 y 14, (para ir al trabajo me refiero).

    • Amoreno

      Muchas gracias querido Francisco, una vez más completísimo y acertado comentario. Especialmente afortunado en mi opinión por el tema laboral, tan real y diario. Muy amable, caballero.-

  • Pablo

    Me ha encantado, breve pero conciso, y, como dice Javier, el haber plasmado los consejos con fotos gana mucho.
    El párrafo en que hablas de honrosas excepciones me ha hecho recordar un artículo ue leí no hace mucho, tal vez ya lo hayas leído, pero aquí lo dejo, tal vez a alguien le aporte algo nuevo: http://parisiangentleman.es/2012/05/28/exceptio-probat-regulam-in-casibus-non-exceptis/

    Personalmente, aunque me gustan todas las fotos, todos hemos visto fotos de trajes correctos y correctas combinaciones, todas sencillas pero elegantes, así que me quedo con las que más me han llamado la atención, la 2, la 4, la 11 (creo que la que más me ha gustado) y la 13 de mi diseñador favorito, Paul Stuart.

    Un saludo

    • Amoreno

      Muchas gracias querido Pablo; Hugo es, como bien sabes, uno de nuestros “blogeros” de cabecera; y le seguimos muy de cerca. Gracias por tu comentario al respecto de unos de nuestros, también, diseñadores favoritos el genial Paul Stuart. Saludos cordiales amigo.-

  • Gonzalo Olguín Estrada

    Caramba, creí que había perdido mi capacidad de asombro, pero ustedes me enseñan cosas nuevas cada día, no sólo novedosas sino lo importante, con ideas de vanguardia, de buen gusto, en pocas palabras: geniales.

    En efecto, basta la simple lectura de sus artículos, como el de esta página, soportado además con fotografías que ilustran aún más a quienes leemos con avidez sus comentarios (y porqué no decirlo, a los que apenas empiezan a adentrarse en este mágico mundo de la moda masculina), para arribar sin mayor esfuerzo a la conclusión que es grato tener a nuestro lado a quien se preocupa por tenernos al día en lo relativo a este tema.

    Aunque ya he expresado con anterioridad mi sincero reconocimiento sobre su generosa aportación hacia nosotros, sus lectores, sea éste uno más de los que seguramente se agregará a todos que colmarán sus páginas, porque seguro estoy, y puedo jurarlo, sin pretensiones de pitoniso, que seguirán de manera exitosa por este camino de aciertos.

    No puedo concluir este modesto comentario sin antes manifestar que todos los días se aprende algo nuevo, y más si estamos susceptibles de asimilar lo que nos enseñan, por lo que me apresuro a decir que me gustan mucho los modelos y combinaciones que aparecen en las fotografías 1 y 2 por la armonía en sus colores, parecidos y hábilmente resaltados por no ser idénticos.

    Ni qué decir de los correlativos 5, 6 y 12, muy elegantes y con excelente contraste, siempre me entusiasma este tipo de atuendo.

    Y, por supuesto, las extraordinarias 11,13 y 15, por su hábil y audaz mezcla de colores, sofisticadas diría yo, pues no caen en lo estrafalario, sino todo lo contrario, simplemente geniales.

    Bueno, eso es lo que opino, éste es mi comentario, basado en mis preferencias, pero la mejor es la de quienes realmente saben, pero seguiré aprendiendo, desde luego, cada día será mejor.

    Reitero mi felicitación y saludo cordial hacia ustedes, un abrazo a todos en Amoreno.

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Gonzalo por tus generosas palabras, sin duda razón de ser de nuestra existencia. Solo es la combinación de pasión y trabajo, me encanta hacerlo, seguramente sea mi secreto. Los agradecidos somos nosotros por su seguimiento. Una vez más mi más cordial saludo y un fuerte abrazo para Mexico y toda iberoamérica.