Las mejores boutiques de España

“La mejor publicidad para una tienda es el servicio que presta”; James Cash Penney (1875-1971), empresario estadounidense.

      Al negocio tradicional le cuesta un triunfo subsistir. Son tiempos complejos éstos que nos tocan vivir, pero nos gusten o no son los nuestros. Dos características lo definen y avanzan imparables: la tecnología queda obsoleta nada más llegar al mercado y el grande cada vez lo es más.

      Como consecuencia, al pequeño -o aquél que se rezague- apenas le quedan migajas; y esto sucede en todos los campos del comercio.

      Cuando hace tres años escribí el artículo sobre las mejores tiendas multimarca mundiales, no había visitado apenas algunos de los establecimientos españoles que enumeraba al pie del mismo. Hoy mi visión ha crecido fisgoneando en esos y algunos más.

      En las tiendas de las de toda la vida el principal valor reside en el promotor. Con nombre y apellidos resulta cercano y capitanea su equipo. Es el responsable de las compras y de las ventas. Mas necesita ofrecer un servicio diferenciado de las firmas -colosales- que basándose en el producto, la visibilidad y el decorado no atienden.

      Es la agudeza y versatilidad del hábil ratón que se escurre entre los pies del gato con los trozos del pastel (de queso) que a éste se le escapan.

      Para no compartir parte de su margen, las firmas más grandes se establecen por su cuenta y riesgo en las zonas más comerciales de nuestras ciudades. Hablo de Dior, Chanel, Versace, Prada o Armani; pero también de Lacoste, Loewe o Montblanc. Muchas de las cuales se aprovecharon de las boutiques para inundar el mercado, y una vez calado en la calle se independizaron montando su propio local. Ley de vida.

      Naturalmente que existen preciosos locales como los de Hackett o Brooks Borthers en el Barrio de Salamanca. O los de INDITEX en todos los centro neurálgicos como el entorno de la Plaza de Lugo de mi ciudad, La Coruña, más les falta lo principal. La cercanía (humana).

      Caso distinto me parecen firmas como Lander Urquijo, Langa o Man 1924 que nacieron con un espíritu tradicional, grandes almacenes como El Corte Inglés que se reinventan a cada paso y son autentica escuela de sastres y profesionales de la venta. O las franquicias más o menos discretas, Felix Ramiro o Florentino por poner solo dos ejemplos, cuya capacidad de producción les permite disponer de sus propios puntos de venta.

      Para mí, son cuatro los principales establecimientos multimarca españoles:

1.- Cataluña. Barcelona. Santa Eulalia (1843). Luis Sans.

2.- Madrid. Madrid. Yusty (1914). Daniel Yusty.

3.- Castilla y León. Valladolid. Alberto Iglesias (1964). Álvaro Iglesias.

4.- Galicia. Vigo. Charme (1982). Francisco Dominguez.

5.- La quinta, la del repoker, me gustaría que como siempre la pusieras tú. Gracias.

      De visitar estas cuatro urbes son visita obligada para todos aquellos amantes del buen vestir. Además, a las dos primeras les distingue una sastrería ejemplar como sello de identidad y en las dos últimas ofrecen un servicio de medida industrial.

      Si no están todas las que son, pocos dudarán que, son todas las que están; aunque ampliaremos el listado. Porque o mucho me equivoco o el negocio personalizado aún tiene recorrido. Eso sí, tendrá que ser de la mano de gente joven que sepa y tenga tirón en las redes sociales -con respaldo financiero- como es el caso de Anglo Italian, con dos ex de The Armoury: Jake Grantham y Alex Pirounis.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

Etiquetas del artículo