La tricotina

“Indudablemente, la primavera es lo más publicitario que tiene la vida”; Quino.

      El destemplado inicio de la primavera no invita a desprenderse de la cálida franela. Sin embargo la luz cobra un protagonismo súbito con la ganancia de una hora debido al cambio horario y de tres minutos al día de manera continuada, por lo que conviene ir dando paso -de manera gradual- a nuevos tejidos. Es el momento de la tricotina.

      La robusta tricotina tiene un peso similar al de la franela, 370-400 gramos, pero debido a su forma de tejido presenta mejores cualidades frente a la humedad. Transpira y se comporta mejor que la tela afelpada al contacto con el agua de la abundante lluvia de la estación primaveral, o la provocada por una mayor sudación como consecuencia de la subida de las temperaturas.

      Los tejidos de fieltro son grandes enemigos de la humedad tanto exterior como interior.

      El termino tricotina proviene de tricot. Tejido elástico fabricado a máquina con todo tipo de fibras que se caracteriza por su caída, empaque y comodidad.

      En el tricotado se teje el hilo “zigzagueando”. Es decir, el hilo pasa a través de las columnas anexas en vez de por la misma fila, lo que da como resultado una superficie con surcos en diagonal. En contraposición al tejido de punto (urdimbre-trama) cuadrado y de filas paralelas.

      La tela resultante es una sarga con aspecto de surcado diagonal. En concreto con un ángulo de 63º, cuyo relieve se aprecia a simple vista.

      La tricotina es fina, aunque robusta y resistente. Se hace con la mejor lana (merina, por ejemplo) aunque de forma habitual se presenta con una mezcla de 70 % lana y 30% poliéster. En ocasiones también se teje con algodón, y en origen la materia prima utilizada era la seda.

      Su gran durabilidad la hace propia de prendas como abrigos y gabardinas. Aunque se utiliza de manera preferente para la confección de tejidos para trajes, pantalones o chaquetas de uso casual y cotidiano.

      Tradicionalmente se utilizó para realizar el vestuario propio de montar a caballo; de ahí la asociación con los oficiales de la caballería británica.

      La cavalry twill (o sarga de caballería) resulta ligera, elástica y suave pero sumamente dura. Lo que le ha valido el calificativo de bullet proof, a prueba de balas, según he leído al propio Alan Flusser.

      Una tela, fantástica, en la que no dudaré de hacer mi próximo par de pantalones.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Santiago

    Fino paladar,amigo David…La sarga aúna la frescura y delicadeza de una tela de verano con el “cuerpo” que debe tener un tejido y del que carecen el algodón o el lino.Otro histórico acierto de los telares británicos.
    Un saludo

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias querido Santiago… es precisamente ese “cuerpo” o “empaque” (presencia, aire, presencia, porte…) el que me llamo la atención.

      Dices bien, como siempre, un abrazo amigo y feliz jornada,

      • Santiago

        Claro!Un tejido no debe ser acartonado,desde luego,pero sí “emplomar” -como dicen los profesionales-.Nada hay más feo que esos trajes ochenteros de verano que se usaban con camiseta,hechos con unas telas tan “muertas” que daban la sensación de que a uno le habían tirado encima un cubo de agua.Sólo eran portables por las enormes hombreras y excesivas pinzas de pantalón,pues de lo contrario no se hubieran distinguido de un pijama.Confieso que tuve un par de ellos -pues a las chicas les encantaban,y yo era entonces un joven cazador- pero en cuanto pasó esa execrable moda los arrojé a la basura.
        Un saludo

        • vestirseporlospies

          Que bueno, estimado Santiago, como me gusta leer tus comentarios…. JAJAJA Gracias.

          La franela peca algo de esto que comentas, lo decía en el artículo, y por este motivo cuanto más entallado y cogido por el bajo y la cintura esté en pantalón mejor prestación nos da.

          Sin ir mas lejos, mi traje de príncipe de galés… tiene algo de esta característica. Lucen más las telas “emplomadas”, que duda cabe.

          Gracias y saludos cordiales,

  • La tricotina es fina, aunque robusta y resistente. Se hace con la mejor lana (merina, por ejemplo) aunque de forma habitual se presenta con una mezcla de 70 % lana y 30% poliéster. En ocasiones también se teje con algodón, y en origen la materia prima utilizada era la seda.

    Su gran durabilidad

    Acá si estamos hablando de “La cachemira, cachemir o casimir” (https://es.wikipedia.org/wiki/Cachemira_%28fibra%29); discrepo en lo de durabilidad; hace mucha pelusilla (molesta mejor tela cepillada) y usándola a diario a diferencia del algodón, tiene una vida útil muy corta con una buena apariencia. Si por ejemplo la comparamos con una pantalón casual de esta textura:
    http://www.gap.com/browse/product.do?cid=80811&vid=1&pid=178204222