La Sastrería Langa alcanza la medida de Savile Row

sastreria-langa-savile-row-joaquin-fernandez-prats-mariano-arroyo-0“Todo poder es deber”; Victor Hugo, dramaturgo francés.

Joaquín sabe, Joaquín puede… pero sobre todo; Joaquín quiere. Con todo eso –junto y a una sola vez- es muy difícil no triunfar.

Sabe de su profesión porque le salieron los dientes viendo trabajar a sus padres en el taller de sastrería que regentaban, y desde entonces no se ha separado de las telas. Puede porque lo ha demostrado vistiendo a los mejores referentes blogger de la moda masculina clásica internacional o a los empresarios más influyentes del panorama patrio, con gran destreza por cierto. Y quiere porque cual Atila no encuentra frontera que no traspase. La última ha sido la siempre difícil -y exigente- plaza de Savile Row.

Desde su propio teléfono móvil y durante su estancia en Londres me remitió las fotos que acompañan al artículo, transmitiéndome todo lo que vivía. Estaba presentando sus credenciales en la mismísima City. Su mentor D. Mariano Arroyo le acompaña, y con la veteranía que le confieren más de medio siglo al pie del cañón, le deja hacer con el convencimiento del que sabe que delega el testigo en las mejores manos.

First Day.
El domingo 23 del pasado noviembre aterrizaron, de buena mañana, en el londinense aeropuerto de Heathrow para acomodarse y situarse en la ciudad del Támesis, antes de la intensa jornada laboral del lunes. Sin embargo,  ésta no fue de descanso ya que aprovecharon para visitar -y realizar las primeras gestiones para su sastrería en- los archifamosos almacenes Harrods de la calle Jeremyn Street, a escasos metros de Picadilly Circus.

Second Day.
El lunes visitaron las célebres camiserías de Tumbur & Asser y de Harvie & Hudson, sin ningún complejo. Como debe ser. Ya que como los mismos anfitriones reconocieron después de intercambiar las formas en que ambos acometian sus trabajos, las camisas de Mariano son un punto superior. Puesto que están enteramente realizadas a mano.sastreria-langa-savile-row-joaquin-fernandez-prats-mariano-arroyo-03

El Sr. Arroyo no es ningún desconocido para ellos, pues el propio Mr. Hudson presume desde hace tiempo de la amistad con nuestro camisero de confianza.

No se ciñeron solo a las telas, ya que por la tarde visitaron las mejores perfumerías para adquirir y traerse las lociones más exclusivas. Floris Perfume –también elegida por la familia real británica y el superagente 007- y Trueffit and Hill fueron las escogidas.

Third Day.
Tras las visitas a las camiserías y perfumerías del lunes. El último día de estancia visitaron dos de las sastrerías con más nombre de la hilera londinense, si es que es posible destacar algunas entre las otras. Las firmas fueron; Richard Anderson en el número 13 y Anderson & Sheppard en el 32 de la paralela Old Burlington.sastreria-langa-savile-row-joaquin-fernandez-prats-mariano-arroyo-05

En la primera conversaron con el propio Richard Anderson que es él que les dispensó una cálida bienvenida en primera persona. De allí salieron sorprendidos además de por lo visto, por las siguientes informaciones con que les regalan a sus ojos y oídos: hay una gran cantidad de sastres jóvenes, reciben cuantiosas ayudas de su gobierno y atienden a unas 15 solicitudes de trabajo al día.

Definitivamente la cultura sartorial inglesa está a años luz, al menos, de la nuestra.

Durante su estancia en la segunda sastrería –Anderson and Sheppard– no salen menos impresionados. Descubren que su grado de especialización es total: Los cortadores son tan específicos que realizan o bien chaquetas o bien pantalones. Es decir, un solo sastre no realiza el traje completo.

También realizan un gran número de trajes pero algo menos, unos 1.500 trajes al año, pero igualmente con un gran número de noveles sastres y disponen de su propio museo sartorial. Ahí sí que son únicos.sastreria-langa-savile-row-joaquin-fernandez-prats-mariano-arroyo-02

Aunque no les desvelaron si también existen específicos profesionales para los chalecos o abrigos entre otros. A pocos nos quedarán dudas.

Su última parada antes de despegar de regreso a la capital de nuestro reino, la realizan en el barrio que nos descubrieron en los 90 Julia Roberts y Hugh Grant; Notting Hill. Allí compran algunos objetos de adorno; un sombrero de bombín, una maleta vintage, un trineo, un timbre de época,… con los que entre otros nos recibirán -en nuestra próxima visita- a la sastrería que va camino de ser nuestra mejor franquicia por todo el mundo.

The End.
La gran medida que están consiguiendo en la sastrería LANGA, con estos grandes logros, es debido a que se encuentra en la vanguardia. Cuando los demás quieran “despertar” y/o “arrancar” ellos ya llevarán un largo camino recorrido, y les costará alcanzarlos. Enhorabuena.

Muchas gracias y buena suerte,sastreria-langa-savile-row-joaquin-fernandez-prats-mariano-arroyo-01