La moda, de la mano de Katy Mikhailova, en el programa de César Vidal en LD TV y esRadio

“La moda es una actitud ante la vida y una prolongación de la personalidad”

El pasado viernes 11 de enero se estrenó la sección pionera en moda del programa nocturno de esRadio y Libertad Digital TV ‘Es la Noche de César’. Se trata de un micro-espacio en donde la joven periodista de 22 años, Katy Mikhailova, analiza la moda desde diferentes enfoques en directo a partir de las 21.30. Es difícil imaginar que César Vidal se haya sumado a la moda, pero, al parecer, con este programa, así lo está haciendo. El lema de Katy, “des-frivolizar la moda”, intentando que llegue esta periodista hispanorusa a personas que nunca se plantearían indagar en este interesante mundo.

Katy Mikhailova con César Vidal en esRadio

V. P.: ¿Cómo convencer a un hombre como Don César, autor de más de cien libros, que hable 7 idiomas, para que debatáis la moda en su programa los viernes por las noches?

K. M.: Aun no sé si le he convencido (Katy ríe). Le conocí realizándole una entrevista para la revista digital Brand of the Art en abril de 2012. Daba la casualidad de que entonces yo dirigía un programa de entre 15 y 30 minutos en esRadio Madrid, del mismo grupo, pero la local, también bajo el actual nombre ‘esModa’, junto a mi colaborador Borja Vega. Y se lo comenté. Le llamó la atención que con 21 años me hubiera buscado yo el patrocinador y lo levantara prácticamente todo sola. César asociaba la moda a algo frívolo, pero conforme le fui contando la forma en la que lo trataba creo que le convencí un poco. En un principio, me ayudó a llevar la columna de moda los fines de semana del periódico, www.libertaddigital.com, que le servía un poco de control para ver qué escribía. Y ahora puedo decir que continúo con la columna y acabo de empezar con este espacio en donde ejerzo de analista de moda en su programa. ¡Nunca habría pensado que estaría sentada en la misma mesa, hablando en directo, con una eminencia como Don César, al que siempre he admirado!

V. P.: ¿Qué aceptación tuvo la columna para que Don César se animara?

K. M.: ¡Muy buena! O eso me dicen. Aunque yo nunca estoy satisfecha. Hay que tener en cuenta que el público de LD es un público culto, liberal, amante de la economía y casado con la verdad. No les puedes escribir ni de amarillismo periodístico ni tampoco tratar tecnicismos puros de la moda. Por eso busqué un enfoque a mis columnas que mezclaban la economía, con la historia, la sociología, la política, la psicología, y, al parecer, gustó, y espero que sigan gustando. Algunas de mis columnas o editoriales han llegado a ser de los 10 artículos más leídos.

V. P.: Y, ahora, esModa en ‘Es la Noche de Cesar’, ¿de qué vas a hablar?

K. M.: No voy a hablar del ‘qué’ sino del ‘porqué’ de la moda. No nos interesa demasiado qué se pone la gente, y menos quién, sino el porqué se lo ponen, adónde, cuándo, etc. Que es un poco la parte psico-sociológica de la moda. Cómo las personas interactúan entre sí en función a esta práctica social que es el vestir. Qué representa la moda para ellos. Dónde nacen las tendencias, qué papel juega en esto la producción acelerada de la moda, los ‘caza-tendencias’, la mala situación de muchos diseñadores españoles, etc.

V. P.: ¿Con qué apoyo has contado para sacar esto adelante?

K. M.: Además del de Don César, es imprescindible mencionar a Adolfo Arroyo fundador del Grupo Ayserco cuya firma estrella es ‘Toro Watch’. Desde que le comenté esta idea inicialmente, le encantó, dado que él, además, también es un fiel seguidor de Don César, y ambos han encontrado un lenguaje común. Adolfo es de las personas más creativas que conozco, además de ser un empresario nato. Creo que con tanta crisis de unidad española hace falta levantar con orgullo la bandera española, no sólo cuando ganamos la Eurocopa o el Mundial, sino también en la ropa, en la moda, en el día a día. Y Adolfo tiene unos relojes y unas joyas que, en perfecta armonía, combinan el toro de Osborne, con la bandera española, sin perder elegancia. También tengo que mencionar a Enrique Loewe, quien desde esModa en esRadio Madrid me ha dado todo tipo de consejos que precisara; para mí, como yo le digo, es mi mentor.

V. P.: ¿Cómo llegaste al mundo de la moda?

K. M.: Siempre me ha encantado la moda. Soy mujer, y como casi cualquier mujer, soy coqueta. Desde pequeña adoraba los tacones, los bolsos, las joyas, el maquillaje… Cuando entré a estudiar periodismo, con este complejo que se vive en ciertos estratos españoles, me asustaba pensar que la moda podría ser un futuro posible, dado que también tenía el prejuicio injusto de que la moda es algo frívolo y vacío. La sociedad a menudo te condiciona a manipular la realidad. Por fortuna, y desde que me titulé en el Curso Superior de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo por la revista ELLE, me di cuenta de que era lo que quería hacer, lo que sentía de verdad. Comunicar la moda, y quizá, intentar mostrar la otra cara que no se ve.

V. P: Porque la cara que se ve… ¿cómo es?

K. M.: Es relativo, evidentemente. Pero en la moda hay mucho componente artificial, de apariencias, de idolatría absurda e inconsciente, y mucha estupidez de fondo. De pronto, algo profundo y artístico, que nutre la economía española, se puede materializar y transformarse en algo feo, grotesco y antinatural. Y no hay más que ver la cantidad de personajes que se han creado y se han aprovechado de esta “fábrica” que mueve a las masas. Un día te das cuenta de que gran parte de esta industria es un show, pero no un espectáculo como podría ser un desfile, sino en espectáculo de disfraces, para parecer lo que uno no es; demostrarle a los demás con la ropa aquello que se ausenta del yo interno. ¡Y es muy triste! Te paras a analizar ciertos espacios dedicados a moda, y venden sueños pero no los cumplen, porque las personas que consumen esos ‘sueños’ desconocen cuáles son los suyos, y creen que por llevar unos Jimmy Choo van a ser más felices, pero eso es un engaño. Y muchas personas que se dedican a la comunicación, en lugar de pensar e intentar que piensen los demás, solo publican qué se han puesto y cuánto ha costado qué prenda y dónde, conduciendo a atontar aun más a las ‘fashion victim’. Y es la pescadilla que se muerde la cola…

V. P: ¿Qué papel cumple en todo esto la moda para hombres?

K. M.: Fiel seguidora de la Gran Bretaña Victoriana y Eduardina en cuanto a la moda masculina, creo que es el estilo que debe permanecer. Un hombre elegante de los pies a la cabeza, como es el nombre de vuestro portal. Mi estilo favorito, el traje de tweed como prenda más casual. Me apasiona cómo, tras la segunda Guerra Mundial, se ha enterrado el frac y el chaqué como prenda formal. Además de a vosotros, también sigo el portal www.elaristocrata.com que han creado un club en donde invitan a sastres. Pero creo que la moda masculina, en definitiva, no se puede modernizar, de ahí que muchos diseñadores españoles de la Cibeles, o la MB-FWM que es como se llama ahora, no sepan entender este mensaje. El hombre, ante todo, es un hombre, y no puede vestirse como si se tratara de una fiesta de disfraces. Eso es algo que Roberto Verino entiende muy bien, pues presenta ropa funcional pero clase a la vez.

V. P.: ¿Qué es para Katy Mikhailova la moda?

K. M.: La moda es una actitud ante la vida y una prolongación de la personalidad, pero que no debe sustituir a esta, sino acompañarla.

V. P.: ¿Cuáles son tus planes futuros?

K. M.: Estoy empezando a escribir un libro… ¿Os podéis imaginar de qué tema, no? Pero a ver si lo termino pronto, porque cuando una es tan joven y tiene tantas ideas, precisa de serenidad para ordenarlas y darles coherencia. Además, estoy detrás de un proyecto audiovisual para una cadena de televisión, junto a mi socia y amiga Raquel Helena Hernández, que espero que pronto se ponga en marcha. Pero lo más importante, ni defraudar a Don César ni a su audiencia que es lo presente y el ‘aquí y el ahora’.