La favorecedora imagen con el sencillo jersey de pico

Suéter para el caballero sencillo y elegante

“En todos los asuntos humanos hay esfuerzos y hay resultados. La fortaleza del esfuerzo es la medida del resultado”, James Allen

Ya hablábamos en su momento de la idoneidad del jersey como acertada prenda para nuestro atuendo en las ocasiones más relajadas, porque también y sobre todo, en estos momentos nos encantará mostrarnos lo más adecuadamente posible y será -además- muy sencillo.

Creemos firmemente que nuestra refinada imagen se traslada en cada lance. También tan pronto como esta se rebaja a la más cotidiana oportunidad en la que nos encontremos.

Justamente es a partir de este preciso momento, cuando relajamos al máximo el grado de formalidad en el vestir, cuando pocos conjuntos me parecen más acertados que esta prenda a la que dedicamos el presente artículo.

En un color salmón -por ejemplo- sobre una camisa de tenue azul de sport (de cuadros o rayas), encima de unos pantalones de vestir de franela gris o sobre casi todo tipo de chinos en algodón, dependiendo de la temperatura, y calzando unos zapatos sport de la mejor calidad; nuestra imagen será excepcional. 

Reflexión al margen es que si nuestra imagen habitual suele ser asociada al uso del informal traje o conjuntos chaqueta-pantalón con corbata, este contraste, con el esmerado cuidado del “look sport”, causará la mejor impresión.

Este conjunto es muy básico, antiguo y tan clásico, casi, como el propio traje y a buen seguro perdurará como un imprescindible en nuestro armario, porque, ¿quién no tiene una buena colección de estas prendas para el torso en su armario? o ¿qué gran galán no usa este estilismo en las ocasiones indicadas?

Me llama poderosamente la atención lo simple que resulta frente a otros complejos atuendos, que cada vez se ven más por nuestras calles en complicadas combinaciones que no lucen con el mínimo brillo.

Las ideas que se ocurren aportar para sus posibles combinaciones, con la intención de no repetir las que en su día dimos del genérico, son las siguientes;

  • Como conjunto sport que es, recomendaría prescindir de acompañarlo con complementos “formales” como la corbata y pajarita. Ya que es distinto caso a cuando acompaña al traje (mejor sería el chaleco, de la tercera parte de este) o al conjunto chaqueta pantalón -que sería más idóneo en tanto en cuanto el conjunto fuera más casual- por cuestión de frío. Entiendo que su utilización, si bien estéticamente es muy agradable, sobre todo la corbata de lazo, este caso no es muy purista por mezclar distintos grados de formalidad.
  • El uso de una bufanda o “pashmina” siempre es muy agradecido, no obstante hemos de ser conscientes que ocultaremos su bello pico.
  • Siempre será más conveniente que por debajo del mismo vistamos camisa por múltiples motivos, en detrimento de polos, camisetas o incluso nada. Principalmente porque la base de ésta ofrecerá mucha mejor “estructura” textil sobre la que apoyar el jersey -dotando de una mínima rigidez textil, que no logran las otras prendas- lo que confiere la mejor caída al “sweater”. Pero sobre todo porque dejará lucir estilosamente el lucido cuello y los elegantes puños.
  • En ocasiones ciertos modelos de suéter pueden venir con un poco de cuello, que pudiendo ser estiloso, es menos clásico y estaríamos asumiendo un mayor riesgo en su acierto.
  • Cualquier color es acertado si bien los dibujos que mejor se adaptan a este modelo son los lisos, es decir, relieves inexistentes y de un punto fino o medio como mucho. Huiría de cualquier tipo de complicación y de las líneas en las costuras del cuello o los puños, que lo harían más deportivo -idóneo para la práctica del deporte- que sport. Cremalleras o botones no aportaran -en general- ninguna elegancia a mi juicio, aunque me decantaría por los segundos en detrimento del engranaje.
  • Como en el caso de las chaquetas me parece más acertado que el contorno del cuello quede por dentro del pullover en todo su contorno. Aunque maestros, como mi estimado Bernhard, no opinen igual. 

Quiero compartir con todos vosotros una manía personal al respecto, para asumir que todos cometemos “imperfecciones”, y es que me suelo permitir en ciertos momentos, dejar sin abotonar los puños de la camisa. Esto me gusta -por un “incierto” motivo y me siento bastante cómodo- porque cuando “a veces” me remango las mangas muy levemente con este atuendo el puño no molesta.

Dicho sea para ver que todos nos saltamos las reglas, nadie es perfecto y mucho menos quien escribe.

¿Compartes tus impresiones con nosotros? Muchas gracias y buena suerte,