La elegancia es una cuestión de actitud y… ¿está viva?

La elegancia es una cuestión de actitud y… ¿está viva?

“En lugar de censurar a la gente, tratemos de comprenderla. Tratemos de imaginarnos por qué hacen lo que hacen. Eso es mucho más provechoso y más interesante que la crítica; y de ello surge la simpatía, la tolerancia y la bondad”; Dale Carnegie.

Cuando estamos inmersos en plena época para celebraciones de las primeras comuniones, bodas y demás ceremonias, he de confesar que me resulta, cuando menos, chocante la imagen que observo en tantos atuendos -masculinos- para dichas ocasiones. ¿Somos la excepción los que leemos esta y otras páginas del sector? Lo que es un hecho –demostrable- es que somos muchos.

La tendencia de la imagen clásica es la única capaz de durar siglos de vigencia y está por descubrir para muchos. No cabe duda sobre cuál es el deseo después de corroborar que la información más solicitada es; ¿cómo vestir para acudir a…? ¿cómo hacer tal o cual nudo…? ¿cómo combinar esto con aquello…?

Las lecturas de los artículos referidos al “know-how” se imponen –abrumadoramente- a las entrevistas a los referentes en este vuestro blog, por ejemplo. Éste es un dato más que revelador. Además de entrañable y gratificante.

Como ejemplo comentaré que en las últimas ceremonias, de primeras comuniones a las que acudí, el denominador común es que vi muy pocos trajes y más conjuntos chaqueta pantalón. Algunos sin corbata o, aún si cabe, más casual. Ya no solo es complicado que se conozca que tipo de atuendo a elegir para cada circunstancia sino que además una vez que se descubre, su combinación no sea temeraria. Traje azul, camisa y pañuelo blancos y corbata lisa. De ahí para arriba ¿podrá ser más sencillo?.

El principal defecto radica, sin duda, en el calzado. Señores: negro de cordones y lo más sencillo posible. Así de fácil, queda en segundo plano si Oxford o Blucher. Para los más transgresores un marrón muy oscuro o un mokstrap negro podría ser la única alternativa. ¡¡¡Se ve cada cosa!!!. He llegado a sorprenderme, ante mis propios ojos, con unos botines de ante; carapijos o pisamierdas. Con perdón.

Lo que no me sorprende es que un auténtico caballero “desentone”.
Nunca dejará de interpelarme que con un nivel económico tan elevado, como son el caso de los eventos que comento, ocurran estas cosas. Esta circunstancia de poder adquisitivo es, en ocasiones, inversamente proporcional al grado de su elegancia. Constatado en que los coches de los que se ven bajar a ciertos caballeros sean los de más alta gama y/o que las empresas que dirigen sean de una gran solvencia. Pues sus atuendos no se corresponden y en el día a día pueden rayar el límite de la indigencia.

Creo firmemente que la elegancia tiene que ser coherente y sobre todo una cuestión de actitud ante la vida como tantas otras; la honestidad, la bondad, etc. Un “tío” elegante, lo es cuando asiste a una primera comunión, a su despacho o juega su partido de tenis. Pero además lo es en la elección de su modelo de coche, los muebles de su oficina o incluso en las bebidas o comidas que ingiere. Y sobre todo en su lectura, música, aficiones y compañía ¿Podría ser de otra manera?

¿Puede ser un hombre sincero con su familia y mentiroso compulsivo en su entorno laboral? o ¿pulcro con la imagen de sus manos y desaliñado con su pelo? Coincidiremos que es una elección, un compromiso personal y una forma de ser. Integral. Una disciplina autoimpuesta.

Entonces; ¿la elegancia está muerta? No. Pero las personas solo hacemos lo que queremos hacer y esto viene del descubrimiento personal. Luego el despertar de conciencias solo se consigue con el ejemplo, el silencio respetuoso y ofreciendo posibilidades.

La armonía es la base de todo. Lo que somos y lo que hacemos. Lo que mostramos con una naturalidad –interna- y se ve reflejada al exterior. Incluso el error es absolutamente excusable. Pero la dejadez, nunca.

Muchas gracias y buena suerte,

  • ivan

    Eso que dices que la elegancia va inversamente proporcional al nivel adquisitivo, creo que es una moda que se esta extendiendo.
    Sobretodo porque hay gente que busca a propósito una imagen desaliñada pero todo con ropa cara o de marca. ¿una moda? puede ser.
    En mi oficina, que era un estudio de arquitectura, los jefes iban literalmente en zapatillas y polos. Yo no lo entendía. Pero cuando me di cuenta que nunca saludaban y jamas estrechaban una mano me di cuenta que todo venía en el mismo paquete.

    Un saludo y felicitaciones por ese segundo aniversario.
    Ivan.

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Ivan;
      Es un placer y todo un honor el tener tan geniales comentarios de caballeros como tú.
      Enhorabuena por tu educación y un fuerte abrazo,
      David.

  • Javier

    Coincido contigo David, siempre he pensado que en un caballero como decimos en México todo debe cuadrar; ropa, coche, casa, gustos, alimentación, y sobre todo se debe ser culto, amable y respetuoso, por mejor ropa o puesto que se ostente sin estas cualidades la elegancia brilla por su ausencia.

    Saludos y felicidades por tu aniversario.

    • Amoreno

      Querido Javier muchas gracias por tu escrito. Has sido muy amable.
      Es todo un honor para mi servir de lugar de encuentro para caballeros con vuestra sensibilidad.
      Un saludo muy cordial para ti y para tu país al que tanto aprecio le tengo.

  • Joaquín

    Hola,
    me animo con este primer comentario debido a una experiencia personal de esta misma semana. Y es que ya no se trata de una comunión. Esta semana he tenido que acudir a un entierro. He contado a más de seis hombres que acudieron en pantalón vaquero corto y camiseta, tanto al tanatorio, como a la misa, como al cementerio. Pienso que a nadie le importó lo más mínimo y me consta que apreciaban sinceramente al difunto.
    Uno está acostumbrado a que ya no se vista en función de la ocasión. Lo que me sorprende es que para algunos la norma la fije la indumentaria de playa (versión zarrapastrosa). ¿Cuáles son las buenas noticias? Hoy en día es fácil ser el más elegante del lugar. Incluso vistiendo sin corbata.
    Enhorabuena por el proyecto y el blog.
    Saludos cordiales,
    Joaquín

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Joaquín. Me encanta que te animes para que nos enriquezcamos con vuestra imprescindible aportación.
      La verdad es que llevo en mente muchos meses deseando hacer un artículo de como veo indicado acudir a un funeral… pero miedo me daba 😉 (Risas)
      Un saludo muy cordial para ti y gracias por hacernos posible.

  • Juan Manuel P

    Estimado David, como sabes soy gran seguidor de vuestro trabajo, lo único que no entendí fue “carapijos o pisamierdas”!
    soy argentino y esos 2 vocablos estan fuera de mi humilde conocimiento 😉
    Abrazo
    Juan Manuel

    • vestirseporlospies

      Muy buenas estimado Juan Manuel;
      Me estaba refiriendo a las botas conocidas como modelo “Chukka”, que son de la máxima simplicidad… Te dejo una foto junto con mi cordial abrazo.
      Saludos cordial y muy agradecido por tu seguimiento,