La “cazadora” chaqueta modelo Teba

La cazadora chaqueta modelo Teba

“A veces, o quizás siempre, sólo competimos contra nosotros mismos”, Duke Ellington.

The Armoury

     Nuestra premisa es resultar atemporales, no trasnochados, evolucionando y mejorando con los tiempos. Esto exige un gran esfuerzo que pasa primero por conocer, perfectamente, lo que ya está inventado e ir actualizándolo. Tarea nada baladí. Aunando todo esto, dado que estamos entrando en el verano y motivados por la solicitud de Guillermo B., estudiaremos esta singular y favorecedora tipo de prenda estival y española, con mucho agrado.

Historia
La chaqueta debe su nombre al conde de Teba, Carlos Mitjans Fitz-James Stuart, el cual la popularizo a partir que su contemporáneo monarca, Alfonso XIII, le regalara un modelo similar de prenda para una cacería.

Camisería Burgos

     Desde dicho momento y debido a la comodidad que el conde encontró para la actividad cinegética de tiro al pichón, a la que era gran aficionado y consumado campeón, fue cuando el sobrino de la Duquesa de Alba, conocido como Bunting, encargó a una costurera de Zarautz donde veraneaba a mediados del siglo pasado y de nombre Dña. María Sorreluz Múgica, la confección de una serie de estas con distintas particularidades diseñadas por ambos. Nacía así el popular atuendo modelo Teba.

Formalidad
Por lo tanto se trata de una chaqueta de tipo sport, creada para el campo originariamente y que es -por su elegancia- incorporada al atuendo de la ciudad. Se debería utilizar para las actividades casual. Genuinamente confeccionadas en tweed o lana gruesa, se realizan en el veraniego lino o algodón para el calor. Como deben ser usadas para ocasiones relajadas, y aunque puede ser perfectamente acompañadas de corbata, yo apostaría también por un pañuelo Ascot de cuello -dado su carácter campero- o sin ningún complemento al cuello.

Características
Sus principales signos de identidad son: las solapas continuas (sin el corte en V), que dispone de puños estilo camisa con un solo botón, su cierre delantero de botonadura de cuatro ojales en hilera sencilla y, sobre todo, por sus grandes bolsillos tipo parche.

     Vestigio, probablemente, de su función para albergar los cartuchos para la caza. Otras curiosidades de esta prenda son que carece de forro y que solo dispone de un bolsillo en su interior.

     Sin duda un tipo de chaqueta con mucha personalidad, que aunque se puede encontrar en punto (grueso) de lana cual cárdigan, no tiene el mismo porte que en el tupido tejido. Los colores predominantes son los campestres, verdes, marrones y, como no, en azul marino.

     Creo que podemos sentirnos especialmente orgullosos por su origen, ya que aporta a la moda internacional un modelo de prenda a medio camino entre la blazer y la camisa, con tanto buen gusto que actualmente se confeccionan en las mejores sastrerías del mundo, según este patrón con tan refinado estilo.

     Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]