La casa Cifonelli; el crisol de las mejores tradiciones sartoriales

Hemos abordado en anteriores capítulos las sastrerías italianas e inglesas e incluso hemos tenido la fortuna de tener a representantes de ambas. Ahora es momento de hablar de otras sastrerías, como la francesa, que si bien tiene gran tradición y fama el en ámbito de la moda femenina no lo es tanto en la que nos apasiona. Más hay un ejemplo formidable del que hoy hablaremos someramente, personalizando en su principal y más famosa firma: La marca Cifonelli.

La casa Cifonelli es una alquimia de las principales culturas sartoriales más tradicionales de Europa y por lo tanto de “nuestro” mundo, aglutina las tres a una sola vez. Nació en Italia a finales del siglo XIX concretamente en 1880, en su ciudad capital, la eterna, Roma, al abrigo y con las características originales de la sastrería italiana en sus dos primeras generaciones, crece, se forma. Madura y se empapa de los conocimientos en Savile Row en la siguiente, y finalmente se establece y prospera en el París francés donde hoy se ubica y desarrolla, con una fuerza inusitada y renovada savia en su cuarta generación. Fundada por Giuseppe, Arturo fue quien la prestigió, Adriano la desarrollo y ahora Massimo y Lorenzo, todos descendientes directos de la saga Cifonelli, en nuestros días la mantienen con renovadas energías, adaptándose e incluso superando las circunstancias. Importante me parece resaltar el detalle que fue la segunda generación la que se cultivó en Londres por instancias de la primera, ya hemos visto antes en alguna otra oportunidad que si el arte está en la nación transalpina el dogma lo han tenido en la isla británica.

El resultado de su confección, como no podía ser de otra manera es el resultado de la conjunción de las tres, lo que quizás le hace ser tan especialmente única y afamada. Tiene la frescura, atrevimiento y la innovación italianas, los cortes rectos y el armado de la hilera de Londres y el detalle y acabado de la francesa. El hombro, como ya sabemos es la firma de las distintas tendencias y orígenes del noble arte de la confección masculina artesanal y manual en las distintas sastrerías nacionales, hemos visto que el inglés es militar, recto y muy armado y el italiano es desestructurado, caído como el de una camisa y muy ligero. También en esta ocasión, la francesa casa Cifonelli, es tan característico que yo lo denominaría como “de imposible o de ingeniería”; Recto pero hacia adelante, ingles por lo armado pero italiano por su cosido… seguramente sea eso; francés por que es donde se realiza pero lo que es seguro es que es Cifonelli por lo muy específico. El resultado es que adelgaza la silueta del afortunado portador y le hace muy varonil, por el estilo algo castrense debido a la inspiración británica.

Característica esencial y llamativa en la confección de sus chaquetas son las variadísimas formas y colores que presentan. Todas con un inconfundible patrón común “¿vintage?”, pero las hay como podemos ver en la galería que acompañamos al presente; de variadísimos colores, la antiquísima y selecta bata para fumar, con motivos orientales, cruzada en la que solo se abotona el último y más bajo, preppy, estilo militar, con variadísimos tipos y disposiciones de los bolsillos …

Vive una etapa de revolución y rejuvenecimiento desde que los últimos descendientes, dos jóvenes primos, Lorenzo y Massimo pertenecientes como ya dijimos a la más moderna generación, se han hecho cargo de la marca. Prueba de ello es la apertura de una tienda en los bajos del taller parisino, la expansión de la marca a Japón, USA y otros, el diseño de prendas más “deportivas” y la confección de prendas del pret a porter que pueden ser ajustadas en el taller anejo en una elaboración de semi-medida.

Quizás lo más importante de esta casa es que mantiene su loable esfuerzo y romanticismo de mantenerse familiar e impedir que las acometidas de las avalanchas financieras de las multinacionales se hagan con su control.

Características y curiosidades especiales e intrínsecas a esta noble casa son; fue asiduo de vestir sus trajes el más longevo -catorce años- presidente de la republica francesa François Mitterrand, disponen de una ingente cantidad de telas algunas de ellas muy características y originales (he leído que disponen de más de 8000 tipos distintos), realizan 850 trajes al año, Karl Lagerfeld llegó a declarar que sería capaza de distinguir su hombro a más de 100 m. de distancia y es más que patente su capacidad de marketing por su buen hacer ya que los mejores críticos de moda, como nuestro entrevistado Hugo Jacomet de Parisian Gentleman y Simon Crompton en su Permanent Style , actualmente les dedican extensos reportajes.

Pronto abordaremos otras marcas que nos queda en el tintero como son Kiton o Brioni… Pero cualquier sugerencia de tu agrado la trataríamos con el mayor placer. Muchas gracias por confrontarnos.