La calidad asequible de un reloj CLUNS

“Siempre surge el reto contra el que se mide la seriedad de nuestras intenciones”; Andrew Matthews, escritor galés.

reloj-cluns-hombre-00

      Todos conocemos a tipos inquietos. Son esas personas que nunca permanecen pasivas sino que siempre están explorando nuevas oportunidades. Sergio Marco Palao (informático) y Alberto Ibáñez Ruiz (ingeniero industrial) se corresponden con ese perfil, emprendedor, que aún no han rebasado los treinta años pero que encadenan un proyecto con otro.

      Ambos son franquiciados de Williot, firma que confía en nosotros desde hace algunos años, y se acaban de embarcar en una nueva aventura sin desatender la primera. En esta ocasión se trata de relojería, y han fundado la firma CLUNS.

      Sus relojes resultan un complemento de calidad a un precio para todos los bolsillos.

      Para testarlo adquirí su joya insignia: el Modelo Iron 26 (36,75 €). Este reloj -inspirado en el Daniel Wellington, aunque más asequible- resulta ligero, fino y muy de mi estilo por su simplicidad.

      Dispone de una caja de 42 mm. de diámetro, su correa está fabricada con acero inoxidable (con la mitad de ancho que la esfera) y es resistente al agua (3 atm.). Su mecánica interior japonesa (MIYOTA) cuenta con la obligada garantía de dos años.

      Todos los modelos CLUNS se pueden vestir igual con un traje que con un polo. Si bien es cierto que las correas de nylon son propias para un estilo sport, mientras que las de piel o metal se identifican con una mayor formalidad.

      ¿Pegas? La única que le pongo es la falta de segundero. Todo reloj de pulsera que lleva esta fina y larga aguja deja patente su mecánica analógica, amén de hacernos conscientes del momento presente.

      Propiciado por su bajo coste le regalé otro idéntico a un miembro del equipo, Jose M.(fotógrafo). Él lo viste en su mano izquierda, y ésta es su opinión: “el reloj es de una elegancia basada en la sencillez y el minimalismo. Bello y sobrio al mismo tiempo”.

      Se trata de un reloj para gente sin complejos. Hoy el reloj es prescindible puesto que la hora la vemos en todos los dispositivos electrónicos, por lo que más que nunca se convierte en un símbolo de personalidad o estatus socio-económico. Relojes de miles de euros no podremos permitirnos muchos así que para aquellos a los que guste variar, ésta es una gran opción.

      Viene al caso una anécdota que me acaba de suceder en mi reciente viaje al archipiélago canario. Resulta que un día, debido a los avatares que la relajación vacacional produce, me olvidé en el hotel del traje de baño. Por lo que tuve que acercarme a uno de esos puestos a pie de playa a por uno para salir del paso. Cuál sería mi sorpresa ante su calidad por los pocos euros que me costó. No me lo saco de encima desde entonces.

      Las mejores oportunidades en la vida -a veces- vienen así. Calidad a bajo coste: ¡qué satisfacción produce!.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo