Jersey negro de pico… con más de 20 años.

“Lo que es valioso no es nuevo, y lo nuevo no es valioso”; Henry Brougham (1888-1923), deportista británico.

      Es una de mis prendas favoritas. Probable verso suelto, utilicé este jersey con asiduidad y despreocupación durante muchísimo tiempo. Ahora y debido al valor moral que le atribuyo, cada vez reduzco más su uso a pesar de que se conserva en perfecto estado tras más de dos décadas acompañándome.

      No me considero fetichista para la ropa, y poco para el resto de objetos. Tampoco apegado, de hecho algunos de los trajes y otras prendas que he adquirido durante este blog los he regalado. Detesto acumular, y si algo no utilizo en el plazo de un par años lo descarto pero lo de este suéter es diferente.

      Puedo recordar fácilmente que lo compré en el Zara de la Calle Alcazar de Toledo en León. Donde ahora están sus hermanos Bershka y Massimo Dutti. Cuando ZARA era sinónimo de calidad a buen precio. Porque económico fue, eso seguro, y mucho, pues lo pagué con los ingresos propios de un universitario que daba unas cuantas clases particulares.

      Entre esta prenda de punto y la última adquirida de Gran Sasso han pasado muchas otras y casi ninguna puedo recordar. Más con éste viví algunas jornadas cotidianas que a la postre resultaron acontecimientos importantes de mi vida, como por ejemplo salir una noche de copas en Vigo y conocer a la que hoy es mi esposa.

      Si puedo rememorarlo -y nada del resto del atuendo- es debido a que perduró.

      Esto es precisamente lo que más me gusta de la ropa; las historias que cuentan. Los zapatos de nuestras bodas, las corbatas de nuestras graduaciones, el traje del bautizo de nuestros hijos… Con las joyas -relojes, gemelos o similar- resulta más habitual.

      Las prendas se tienen que ganar un lugar en el armario con su comportamiento. Única manera, por otro lado, de completarlo mínimamente. Ni por bonitas, ni por elegantes, ni por costosas… las apreciaremos más, sino porque tienen lo principal. Una vida que evocar, la nuestra.

      Otro jersey (un Lacoste de tenis) es también de aquella época, pero se conserva en bastante peor estado. De todos modos, antes se hacía menos ropa pero la calidad abundaba.

      Lógicamente usted, querido lector, puede no compartir lo que escribo. Solo son sentimientos. Agradables sensaciones individuales. Adquiramos lo que adquiramos, siempre vamos a tener dos resultados: o conseguimos una buena lección confundiéndonos, o acertando se convertirá en un grato recuerdo. Mas una cosa tengo por seguro: hay que querer mejor, no más.

      Respecto al resto: la camisa blanca es de Purificación García, los pantalones bespoke de Alberto Olego, zapatos de Cobbler Union y los calcetines de Brescianni.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía José Manuel Salgado

[mc4wp_form]

  • Pedro

    Buenas noches a todos,

    Cuanta razón: las mejores prendas son aquellas que unen calidad y sentimientos. Y estas dos cosas se suelen “obtener” con el paso del tiempo. Igual pasa con otros objetos como los relojes ya que puede ser que alguien le tenga más cariño a un Hamilton que incluso a un Patek. Espero que siga disfrutando muchos más años de esta prenda de punto.

    Respecto al atuendo que presenta, a primera vista ya se ve sencillo pero a la vez cuidado. El calzado le da acertadamente un toque personal (otra buena opción serían los Carmina burdeos que ayer presentó). Me han gustado especialmente los pantalones, la textura parece excelente.

    Finalmente, me gustaría comentar que por criterio propio prácticamente no uso el color negro. Oxfords negros con su cinturón obviamente que sí pero poco más. Sin embargo, reconozco que el resultado del conjunto expuesto es excelente. Un jersey azul marino daría un resultado muy parecido.

    Saludos cordiales para todos.

    • vestirseporlospies

      Feliz día también para ti querido Pedro.

      Y muchas gracias por tus buenos deseos, lo mismo para vosotros.

      Sobre el atuendo; tenía al lado los que comentas de Carmina 😉 y otra opción que tenía en mente eran unos mocasines negros Tassel cuyo efecto con el jersey también me gustaba, aunque choca algo con el pantalón. Si me decanté por el claro fue más que nada por la claridad del pantalón. Gracias por tu acertada sugerencia.

      El tejido franela ya no tiene nada que ver con los de nuestra infancia, tan rígidos y que picaban. Estos son pura seda y aportan una sensación muy algodonosa. Son tela de 370 gramos modelo Stelvio 07601 de Guabello, para vuestra información. También son algo elásticos.

      Respecto al color negro para el vestuario… me gusta lo que dices. A mis hijos les prohibimos utilizar este tono en los dibujos, este blog esta hecho sobre un azul marino muy oscuro en detrimento del negro y yo tampoco dispongo mucha más prendas que una chaqueta aterciopelada y otro jersey de cuello vuelto. Normalmente utilizo en su lugar el azul marino o el gris marengo… pero tengo que reconocer que si acertamos con él pocos son tan elegantes (y tristes) por su sobriedad.

      Te dejo una serie de frases: https://elle.mx/moda/2016/02/09/14-quotes-que-te-haran-amar-aun-mas-el-color-negro/

      Cordiales saludos también para ti amigo,

      • Pedro

        Buenas tardes y gracias por la respuesta,

        Ciertamente, en algunas ocasiones el negro da una sobriedad única. Por algo es el color del tuxedo, de la levita del chaqué o del frac.

        Las frases acerca del color negro son muy acertadas y especialmente válidas para el vestuario femenino.

        Saludos cordiales,

        • vestirseporlospies

          Un placer y entiendo que te asiste toda la razón.

          Otro cordial saludo y feliz tarde también para ti, estimado Pedro.

  • Carlos

    Hola David, con los “pullover”, “jerseys” o “saquitos” de lana, como me cuenta mi padre que le llamaban en Extremadura cuando el era pequeño, tengo una relación encontrada, las dichosas bolitas.

    No hay precio o marca que mantenga unos estándares antibolitas que se mantengan con el tiempo. Opté por marcas más caras y tampoco, lo mismo te sale un buen jersey que otro que a la tercera puesta tiene bolitas.

    Por eso esos jerseys que te salen así de buenos hay que conservarlos.
    Por cierto yo conservo uno azul marino de Zara de hace 12 años con el que hasta dormí en el suelo del hospital el día que nació mi hija.

    Un saludo.

    • vestirseporlospies

      Buenos días, estimado Carlos.

      Cierto con el tema de las bolitas… no es difícil que aparezcan, pero en contra de lo que se suele pensar no se corresponde con la calidad de la lana sino con la longitud y el grosor de su fibra según tengo entendido… Que se rompe y las forma. De hecho el mejor cashmere las genera.

      Me gusta lo del “saquito”, gracias lo desconocía y eso que tengo familia en Mérida 🙂 Que bella es esa región Dios mío y que productos 🙂

      Cómo me suena esas aventuras durante los nacimientos de nuestros retoños 😉 Yo tuve suerte, y cuando nacieron los míos eran las épocas de las vacas gordas y me tocó cama-nido de acompañante… si fuera ahora 🙂 De todas maneras lo que pasó este jersey negro en mis épocas de nocturno universitario… JAJAJAJA como si de una trinchera se tratara JAJAJAJA

      Otro saludo cordial para ti mi querido amigo y feliz día 🙂