Huntsman; una completa lección magistral desde Savile Row

Moda clásica inglesa hombre

“La alegría no está en las cosas, sino en nosotros”, Richard Wagner

Permitirme que comparta con vosotros en esta nueva ocasión lo mucho que me ha sorprendido darme una vuelta por las páginas de The Row y redescubrir a la casa Huntsman (1849) con la presentación de su nueva campaña, ya que la verdad es que había estado bastante polarizado en la tendencia italiana, posiblemente por la resaca de mi viaje a Florencia.

Tengo que admitir que si bien la línea es sobria, contenida e incluso algo austera me parece una lección de estilo clásico de manual, absolutamente completo y hasta didáctica. Estas son las conclusiones que he extraído de la misma.

El frac (1); que una gran firma siga manteniendo aunque solo sea “de adorno” el más bello, noble y seguramente elegante traje, tiene que tener toda nuestra aprobación y aplauso. Inalterable y formal, excelente. No le falta ni el bastón.

Los dos chaqués (2) perfectos, además variado: el de día y la versión nocturna. Con los complementos algo más atrevidos con rosas para el matutino y amarillo y azules para el vespertino. Sin más comentarios, como deben de ser además, que el detalle de los complementos del sombrero de chistera o “top hat” en gris para el Oxford y el paraguas largo y empuñadura de madera para el negro son de sumario.

En cuanto a los semiformales (3 y 4) echo de menos el clásico de tres piezas pero lo compensa que el cruzado muestra la novedad de una solapa muy británica -redondeada y vetusta- y una original botonadura 2×1. La única pega es que el pañuelo se lo pondría blanco. Incluso incluyen la clásica bata de fumar de terciopelo y seda, en azul “midnight” que aunque solo sea por el placer de mostrarla, prestigia -y de qué manera- esta noble casa londinense.

Ya en los clásicos informales de tres piezas (5 y 6) básicos, en los colores cotidianos, destaco las anchas, espectaculares y bonitas solapas en pico, los cierres del chaleco bastante alto con solapa redondeada y el gris de príncipe de gales es puro espectáculo, con el detalle del pañuelo amarillo que arriesga para contravenir el conjunto. Sublime, para mí es la mejor pieza de la colección.

El cruzado (7) me sorprende sobre manera, es el mío, aunque lleve abotonado su último botón. Lástima no poder ver más calzado pero seguro que son sólidos Oxford como en el resto de imágenes donde las fotos de los trajes de hilera sencilla muestran detalles de gran exquisitez como el contraste del abrigo de discretas pieles de la 8, el guiño al bombín de la siguiente (9) acompañando a más bastones (para aguas) clásicos, estampados de “cuadro ventana” verdes que hacen destacar de entre los tan comunes como acertados tonos grises y azules usados. Alegría grande también la que me he llevado al ver un traje blanco, cuando hace pocas fechas nos hemos hecho eco de él (10) y nos confirman el gusto con los fabulosos “oxford spectators”.

Para mí una lección de clase y estilo, toda una confrontación y satisfacción el observarlo, si bien es cierto que sobre esto se pueden crear las maravillas de otros grandes referentes que todos tenemos en la memoria y de los que sabéis son nuestra debilidad, estéticamente muy superiores así como en marketing e incluso puede que en calidad, creo firmemente que estos son los pilares sobre los que se cimienta el resto y sin los cuales, fácilmente se derrumba. Los pilares de la elegancia clásica de hombre.

Éstas son mis apreciaciones y antes de rogarte que nos dejes las tuyas, comentaré que en las últimas fotos (11 y 16) ya de estilo casual y sport me gusta ver; pantalones blancos con sombreros Panamá, pañuelos Ascot y porque -no reconocerlo- algún zapato blanco con chalecos rosas.

Para terminar he querido dejar la foto de portada donde nos muestra una chaqueta que nunca había visto antes y que me ha sorprendido por su genialidad. Sin cuello y sin solapas, estilo austriaca pero con corte de chaqueta normal, tres botones y sin bolsillo. Toda un virtuosismo que voy a tardar en olvidar.

Muchas gracias y buena suerte,