Houndstooth: el tweed con dibujo de pata de gallo

“Por la ignorancia nos equivocamos, y por las equivocaciones aprendemos”, proverbio romano.houndstooth-tweed-pata-de-gallo-diente-de-perro-000

    Si hay un estampado que siempre ha estado presente, por más extraño que sea su motivo, es el conocido como pata de gallo o -literalmente traducido del inglés- dientes de perro.

    Tiene la particularidad de ser absolutamente unisex, ya que lo mismo lo luce una mujer en su falda que un hombre en su chaqueta. Además, sirve indistintamente para multitud de prendas y así podremos verlo en jerséis, gorras, chaquetones, pantalones pero también en otros complementos menos típicos como calcetines o corbatas.houndstooth-tweed-pata-de-gallo-diente-de-perro-00

    Por supuesto es apropiado para trajes y chaquetas, pero en estos casos deberemos intercalar mucho su uso debido a lo acusado de este motivo de tweed.

    Su curioso dibujo, cuya repetición le confiere un estampado tan singular, podemos comprobar que es pura geometría. Lo forman los cuatro hilos blancos de la urdimbre y los cuatro negros de la trama, (en su caso más típico) tejidos de la manera determinada. Aunque actualmente se hacen en cualquier color o mezclas de ellos.houndstooth-tweed-pata-de-gallo-diente-de-perro-0

    La fama de este estampado no conoce límites y también ha inspirado a los interioristas para la decoración dentro de los hogares. Se utiliza en la realización de tapizados de muebles, alfombras, cortinas y hasta para pintar las paredes.

    El dibujo houndstooth, en múltiples ocasiones viene asociado con el cuadro de príncipe de Gales. Es decir, las líneas de este estampado llevan insertados las formas de la pata de gallo en vez de ser rectas.

    Para no rizar el rizo deberíamos incluir dentro de este apartado otros dibujos muy similares como el Shepherdis Check (más rústico) o incluso el Cheviot (realizado con lana de la oveja de la raza que le da nombre).

    Sorprendentemente bello por su arisca geometría es el más excéntrico de todos los tweeds favorece en prendas pequeñas y acompañado por otras muy lisas y discretas. Aunque el genio de las combinaciones, Paul Stuart, se distinga con unas combinaciones tan temerarias como acertadas y con las que tan solo él se aventura.

    Tras el Donegal, el Herringbone y este de hoy, de los dibujos tweed tan solo nos restará acometer el ojo de perdiz como motivo específico. Las variedades generadas por las mezclas entre todos ellos son ilimitadas, e incluiremos dentro de estos tejidos propios de la isla Harris (Escocia) a los cuadros del príncipe de Gales, los del tartán o los de mínimo tamaño.

    Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]