Herringbone: El fenomenal tweed con forma de espiga

“El valor no es la ausencia de miedo, el valor consiste en seguir adelante a pesar de los temores que tengamos”; Rick Warren, religioso estadounidense.tweed-espiga-espina-de-pescado-herringbone-000

    La esencia de la democracia, de internet o de la propia elegancia son muy similares, al menos en un aspecto: No lo limita nuestro origen. Podemos escribir nuestra propia historia con solo proponérnoslo. Y muchos hombres han conseguido gran parte de sus objetivos apoyándose en su estilo. Esto siempre será posible si es el mismo personal y brota desde nuestro interior.

    De todos los hermosos tejidos de tweed que tenemos a nuestra disposición, posiblemente el más popular de ellos sea el que se asemeja a una espiga de cereal cuando está maduro. El herringbone (traducido del inglés: literalmente espiga) también recuerda a la forma de una espina de pescado.

    Esta variedad de tweed está elaborado con lana Shetland y su patrón se corresponde con unos dibujos de rayas paralelas, continuas e inclinadas a 45º que forman un zig-zag constante cada pocos milímetros. Pueden variar ostensiblemente la apariencia de sus diferentes tipos de telas dependiendo de lo marcado o difuminado que sea su dibujo, así como del tamaño de sus motivos.tweed-espiga-espina-de-pescado-herringbone-00

    Resulta lógico, pero no por ello menos interesante, que su color -el cual recuerda al de la roca arenisca propia de las highlands escocesas – se consiga cociendo esta lana con los musgos autóctonos que crecen sobre las piedras propias en las islas Lewis y Harris.

    Aunque el principal y más prestigioso productor es Harris Tweed, no conviene dejar de estudiar las numerosas opciones que nos ofrecen las demás firmas productoras como lo son: Scabal, Loro Piana, Holland & Sherry u otras casas de la talla de Dormeuil, Vitale Barberis Canonico o Zegna.

    Sabemos que sus innatas características lo invalidan para las situaciones más serias o formales, pero seguramente sean esas, precisamente, las más idóneas para las frías situaciones casual. Se produce en varios colores, siendo los más típicos los grises, verdes y marrones.

    En cuanto a cómo combinarlo, su dibujo regular invita a lucirlo con camisa y complementos de dibujos sencillos. Además, esta simplicidad en el resto de nuestro atuendo se verá favorecida conforme aumente lo acusado del motivo del tweed.

    En la opinión de la mayoría de nosotros este tipo de tweed que acabamos de presentar es, junto al Donegal, el más alto exponente de la gama de tweeds que los hombres –y aún muchas mujeres- tenemos a nuestro alcance. El ojo de perdiz y la pata de gallo, también muy adecuados, quedarán para una próxima ocasión, que la habrá, y nos encantará compartirla con todos vosotros.

    Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

 

  • David Pardo

    Hoola David,

    Has pensado en escribir sobre como ir haciendo un armario poco a poco? ¿con ejemplos prácticos?

    • vestirseporlospies

      Mi querido tocayo… pues es una gran idea. De hecho es lo que en la práctica hemos venido realizado. Mejorar y potenciar mi vestuario personal con el que proporciona trabajar en VP.
      Muchas gracias por la iniciativa, y te tomo la palabra. Un abrazo amigo,