Guantes de vestir

“Mano de hierro en guante de seda”; dicho popular.

      El irremediable cambio climático acabará con muchas cosas. Algunas principales como bosques, glaciares o ciertos animales; pero es que además exterminará algunas prendas de nuestro agrado como daño colateral.

      Bueno; esto a menos que con mayor velocidad no sucumban -más piezas elegantes- en una sociedad que promueve la inmediatez y el consumo, frente a la calidad y el anhelo de lograrlas a base de esfuerzo.

      Si no bajan las temperaturas y llueve, como iniciaba, no necesitaremos cubrirnos con abrigos de lana o gabardina ni vestirnos con trajes de franela. Como tampoco apetecerá utilizar complementos tales que bufandas de cashmere o guantes para vestir. Cayendo éstos en un ostracismo similar al de los bellos sombreros.

      Mientras todo esto sucede, sin que se haga demasiado por evitarlo, repasaremos algunas opciones que tenemos para proteger nuestras manos frente al frío.

      La piel utilizada va a ser siempre suave y elástica. Generalmente cordero (mouton) aunque también se utilizan las del cabrito y terneros u otras más exóticas como el pécari, ciervo o la capibara. Además se elaboran en piel vuelta o ante (serraje).

      La piel resultante es un subproducto de la alimentación, por lo que se considera medioambiental. Sostenible.

      Existen guantes de punto, lana o angora; que de manera personal utilizo con frecuencia y me gustan. Aunque para utilizar con un abrigo siempre recurro a los de piel natural forrados. Los de etiqueta son blancos de gamuza, algodón o seda.

      El interior puede ser de pelo de conejo, forrado con lana merina o de algodonoso pelo de oveja (curly).

      En cuanto a la confección pueden tener las costuras vistas hacia el exterior o ser internas.

      Hay modelos agujereados para conducir, mejor olvidarse de aquellos sin dedos (mitones), y las populares manoplas. Que resguardan cuatro dedos en un solo habitáculo y el pulgar en otro a los que tampoco deberíamos tomar demasiado en serio.

      La medida se toma generalmente por la longitud del ancho de la mano a la altura de los nudillos, o por la medida del largo de nuestro dedo corazón. Ambas, normalmente, coincidentes.

      Símbolo de señorío desde inicios del medievo (s. V), no han desaparecido de nuestra civilización desde tiempos de los faraones egipcios llegando hasta nuestros días.

      Aconsejo no combinarlos con nada. Será un signo de estilo integrarlos en el conjunto. Y personalmente evitaría, como en el caso de los paraguas, el color negro sustituyéndolo por tonos marrones o verdes.

      Las partes de un guante de piel son: dorso, palma, pulgar (que en los de vestir se cose por separado), dedos y puño (zona a partir de la muñeca).

      Firmas de prestigio que he localizado en España son Santa Cana, J. L. Samaniego, Varede o Torrego.

      Y, por favor, que nunca jamás ocupen el lugar reservado para el pañuelo de bolsillo superior de la chaqueta o abrigo. O vistiendo nuestras manos o que no queden a la vista.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Cafepa

    Estimado David:
    En este caso difiero. El bolsillo de abrigo no es para llevar un pañuelo.
    A mi personalmente me encanta para llevar los guantes en el bolsillo superior del abrigo, pero como todo.es cuestión de gustos
    Un saludo.

    • vestirseporlospies

      Y a mí, mi querido Cafepa, que me encanta que discrepemos… Así la perspectiva es más amplia y todos salimos beneficiados de distintos puntos de vista de los propios. Siempre con el derecho que nos asiste de cambiar o no de opinión…. 🙂

      Sobre si llevar el pañuelo en el abrigo, deberíamos hacer una encuesta o sondeo:

      – Hay quien piensa que al ser “overcoat” ninguna otra prenda debería sobresalir por ella… ni bufanda ni pañuelo, ni ninguna otra… vale.

      – Existe otra corriente, entre los que me incluyo, que defendemos que estos bolsillos siempre son una buena disculpa para lucir nuestro precioso complemento y símbolo de este vuestro blog 🙂

      Para documentar esto último os voy a dejar una foto adjunta que he encontrado y me ha encantado…JAJAJAJA imposible mejorar….

      Se abre el debate…. y cierto; sobre gustos no hay nada que hacer. Mas aún acerca de los sentimientos.

      Otro saludo cordial para ti mi estimado amigo y feliz fin de semana,

      https://uploads.disquscdn.com/images/8f7cfdcd725fb9101314456250797190875e67439401eb94285a4d2c76a8c371.jpg

  • Carlos

    Perdona, David, no entiendo esta frase; “…Y personalmente evitaría, como en el caso de los paraguas, el color negro en detrimento de tonos marrones o verdes…” dices que evitarías usar el negro y usar los tonos verdes o marrones o justamente lo contrario. Perdóname pero la palabra “detrimento” me descuadra.
    Supongo que te refieres a evitar el color negro, en las fotos no hay ningún negro.

    • vestirseporlospies

      Efectivamente querido Carlos, has entendido correctamente, yo no me me he sabido expresar con la debida precisión. Lo siento y ruego me disculpes.

      En efecto, abogo por no usar el negro, ni en el paraguas, ni en un traje, ni -como este caso- en los guantes…

      De hecho lo hemos comentado en anteriores oportunidades; salvo para el zapato o las prendas de etiqueta, el cinturón o la correa del reloj…. yo descartaría al tono negro de nuestro vestuario. Y aún en estos casos comentados con matices.

      El negro es muy elegante, pero también el más triste. Conviene usarlo en contadas oportunidades. Como dicen del veneno y el fármaco… lo dañino de las sustancias está en las dosis.

      Los guantes de color marrones: verdes o pardos, mejor que los negros.

      Un abrazo y feliz tarde de viernes,

  • Pedro

    Buenas tardes a todos,

    Fantástico artículo sobre un complemento que ciertamente está en peligro de extinción. Afortunademente para mi, sufro tal frío en mis manos (incluso en Barcelona) que no creo que los deje de usar nunca.

    Un pequeño problema que tengo es que a menudo tengo la necesidad de llevar guantes pero no abrigo. Es entonces cuando encuentro que los guantes se ven demasiado grandes con chaqueta/americana. Quizás los de lana sean una solución pero el resultado de la lana es menos bonito que el de la piel.

    Saludos cordiales,

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias querido Pedro y buenas tardes también para ti.

      La verdad es que era una asignatura pendiente que teníamos de abordar… la de este complemento.

      En manos o pies fríos no hay confort térmico posible… y ciertamente te asiste nuevamente la razón. Los guantes sin abrigo no cuadran demasiado, pero como las chaqueta que utilizaremos con ellos serán de gramaje grueso u otro prenda tres cuartos o similar… prácticamente harán un buen tándem también 🙂

      Otro cordial saludo para ti estimado amigo y gracias por tu aportación.