Grados de formalidad en el vestuario de caballero

Hubo una época, antes de la primera guerra mundial “la grande”, en los primeros años del pasado siglo, en la que vestir formal era común y diario entre la aristocracia británica. Esto era vestir con frac en ausencia de luz y chaqué cuando esta aún era natural. Hoy, cuando un cabellero luce una corbata aunque sea con una blazer y unos pantalones de vestir, puede ser calificado ya por casi todos nosotros como; “viste muy formal”.

Grabado tengo una escena de la magistral serie Downton Abbey, “docto magisterio” también en cuestiones de vestuario como hemos defendido con anterioridad, en la cual en plena guerra, y ante el uso de un esmoquin en casa por parte del cabeza de familia Lord Grantham, su madre la Condesa se escandaliza diciendo; a donde vamos a llegar vistiendo de cualquier manera!!!!Parece que las guerras van marcando hitos en la tendencia, también a la hora de vestir. Y es a partir de la segunda batalla global, cuando el sencillo traje de diario en la oficina por excelencia de hoy en día, pasa a ser considerado como formal.

Esto no es como las normas UNE, no hay criterio único, aceptado y establecido universalmente y los niveles de formalidad evolucionan como la propia sociedad marca y el protocolo de cada ocasión. No obstante, tres variables delimitarán y caracterizarán ineludiblemente esta clasificación y son:

• Los colores, la sobriedad o ausencia de innovación y el predominio de la tradición y los complementos; tienen que estar acordes a cada estilo.

Nuestra chuleta es, quizás, la usada por el sector más purista (tiempo habrá de “relajarlo”) y es de mayor a menor grado formalidad:

1. Trajes Formales, “full dress” para los sajones. Frac, ya tratado en anteriores artículos, y Chaqué. Longitud de la chaqueta en su parte trasera con faldón hasta las rodillas. Colores blanco y negro en exclusiva en el frac y en el chaqué muy poco más (muy usado es actualmente el uso de variado color en el chaleco, corbata y camisa; más en el resto está absolutamente desaconsejado).

2. Trajes Semi-Formales (Stroller y Esmoquin), considerados hoy como etiqueta. El primero con corbata y el segundo con pajarita. Con poco margen para la entrada de colores pero más que en el estricto caso anterior.

3. Traje In-Formal Traje de chaqueta 2 o 3 piezas (igual color y tejido ), lo que conocemos hoy como vestir “muy formal”. Gran cabida a un amplio abanico del color, con los matices del buen gusto. El cruzado aportará mas formalidad que el de hilera sencilla en dos piezas.

4. Conjunto chaqueta/pantalón (distinto color y/o tejido) y acompañado por corbata, pajarita,… o incluso un Ascot (ver capítulo). Rienda suelta al color, sabiéndolos combinar también con los correspondientes estampados y característica por los complementos.

El resto es atuendo sport o casual, aún más relajado. Y capítulo aparte ocuparan el vestuario deportivo, para practicar deporte, del cual también nos gustaría tener el pertinente momento de abordar.

La calsificación según Vestirse por los pies

¿Compartes nuestra clasificación?

  • Pablo

    La verdad es que has escogido un muy buen tema, normalmente la gente no sabe diferenciar los diferentes grados de formalidad.
    Solo difiero en una cosa, y es que al llevar chaqueta y pantalón de diferentes telas lo llamo sport, y a lo que es menos formal, como llevar un pantalón, un jersey y una camisa lo llamo casual, más que nada porque sino no tendría un nombre con el que denominar al conjunto de chaqueta/pantalón y quedaría todo casi como en el mismo saco. La verdad es que si uno busca información sobre este tema, al llegar a la vestimenta sport está todo un poco difuso.

    Un saludo, me ha gustado el artículo.

  • Amoreno

    Muchas gracias, querido Pablo. La verdad es que el tema nos lo solicitó un buen amigo de la casa y común, D. Francisco Liso. Tienes toda la razón; bien pudimos haber dividido el casual del sport… sería una opción más definida. No obstante por querer cuadrar la decena y dejar, independiente, el gran volumen de espacio para cuando se prescinde de toda “rigidez” en el vestir. En un capítulo más adelante profundizaremos en el, voluminoso, punto 10 y aún lo disgregaremos en otros. Muchas gracias, querido, fiel y experto Pablo.-

  • Desde mis inicios en la sastrería allá por los años 70 del pasado siglo XX, denominábamos “sport” a la ropa deportiva.

    Sport, traducido del inglés es deporte ¿ok?.

    Deportes como el polo, el golf, tenis, equitación,caza, etc. que tenían unas prendas específicas para su uso, porque los tejidos elastómeros del presente aún no estaban inventados o comercializados… digamos “tergal” ,”lycra”, “nylon”, etc.

  • Pablo

    Don Francisco, le entiendo perfectamente, y cuando utilizo ese término, en mi interior desearía poder decirlo en español, pero si existe ese término en nuestro idioma lo desconozco completamente. Por eso el anglicismo me resulta útil.

    Un saludo

  • Pablo : lo que yo quería decir, es que los términos para definir un estilo, cambian con los tiempos como muy bien nos ha informado V.P. en su acertado artículo.

    En mi opinión, sería preciso partir de la raíz del término “sport”; entonces, para deporte se usaban prendas que hoy día se usan cotidianamente.

    Pantalones bombachos para jugar al golf, para ir de caza por el campo protegidos con polainas para protegerse de los arbustos, cazadoras y chaquetas con amplios bolsillos de fuelle y pliegues en la espalda para facilitar los movimientos, en fin, sería muy largo de explicar aquí toda la variedad de prendas confeccionadas en tejidos rústicos de twed , pana, cheviot con jerséis de punto reforzados con coderas, zapatos con hebillas y polainas; en el tema naútico, serían las chaquetas cruzadas de botones dorados con el ancla o jerséis rayados….; enm fin, toda la indumentaria que se usaba para practicar deporte hace más o menos 50 años, cuando aún no se había inventado el Chandall que no fué otra cosa que un pijama modernizado, que al evolucionar elevó las piezas anteriores a la categoría de ropa de ciudad. Éso es para mí el estilo sport.

  • Pablo

    Ahora entiendo a qué se refería, es muy interesante profundizar en esa evolución que ha tenido la moda clásica, solo espero que lo que las generaciones venideras consideren elegante no sea una degeneración del chándal, sino una evolución de la moda clásica, aunque acabe siendo más informal de lo que es ahora. Se suele decir que la moda clásica es la única que no cambia (aunque lo que hace es cambiar mucho más despacio), esperemos que con proyectos como el de V.P. y trabajos como el suyo, ésto se mantenga en el tiempo.

    Un saludo

    Un saludo

    • Amoreno

      Muchas gracias queridos Pablo, Francisco, …. Solo “un pequeño apunte”: nosotros solo somos la plataforma, vosotros sois los que nos hacéis posible. Os estamos muy agradecidos. Saludos cordiales y buenas noches.-

  • Humberto Rivera

    me encanta esto, lo desconocia, ha sido un gran descubrimiento, gracios por vuestro trabajo.

    • Amoreno

      Los agradecidos somos nosotros por vuestro seguimiento; Somos gracias a vosotros. Otro saludo muy cordial, estimado Humberto.