Florentino: “Lo más fácil es la idea”.

“En la moda, el diseño es altamente valorado pero sólo se consigue con la reflexión, la investigación y el trabajo diario”; Florentino.

florentino-empresario-moda-hecho-en-españa-lalin-0

      La intuición nos motiva por impulsos. Favorecido por la proximidad, y alentado por que patrocinó el premio elegante 2016 que me concedió El Correo Gallego hace pocas fechas, sentí el deseo de conocer al hombre que fundó la empresa a la que da nombre: FLORENTINO. Una compañía con 350 empleados directos, más de 600 puntos de venta distribuidos en 34 países de los cinco continentes y que elabora casi un millón de prendas cada año.

      Aproveche que a su hijo, Tino (Florentino Cacheda Pampín) lo había conocido en Florencia y a través del contacto con Marta Ferro, directora de la empresa que les lleva su comunicación –CLOSET-, concertamos una entrevista y visitamos su fábrica el pasado jueves.

      Florentino Cacheda López, Florentino, es un empresario gallego. Ambos adjetivos los uso de manera literal. El primero porque aunque su padre y abuelo fueron sastres y aprendió el oficio de pequeño, mientras me ponían a coser en las vacaciones de verano diciéndome que si andaba por fuera “sudaría, tan pronto como terminó sus estudios en el colegio viajó para formarse en la academia de diseño ROCOSA en Barcelona. Su vocación empresarial ya era patente desde su juventud.

      Y el segundo calificativo porque, eso sí, siempre mantuvo la idea de volver a su tierra, en el epicentro de Galicia, Lalín (Pontevedra), para invertir todo su esfuerzo y centralizar su expansión.

      Los comienzos, como siempre que uno parte de cero, no fueron fáciles. La falta de equipo fue una dificultad al principio. Al estar en un pueblo la gente formada no quería venir. Tuve que hacer de maestro, y hasta de padre, en un principio. Estuve más solo que la una. Confiesa con retranca.

      Con proyección internacional desde el principio viajó al extranjero habitualmente. Hacíamos la presentación de las colecciones en Paris. En EEUU conoce al fundador de las tiendas Barney´s New York, Mr. Barney Pressman, judío sefardí que ya disponía de un gran capital, superior a 2.000 millones de dólares de los de entonces aunque era austero y comíamos -solo verduras- en el comedor de su compañía, que fue su primer gran apoyo.

      Teníamos una fabrica con apenas 70 personas, mientras que él contaba con 350 solo para arreglos. Nos hacia grandes pedidos, ¡cuatrocientas prendas de cada talla!. Incluso investigó y descubrió mi origen judío, narra Florentino.

      Me tentó para crear una empresa en México, cuando yo tenía 40 años. Él pondría todo el dinero… Pero la morriña le pudo.

      Antes no teníamos información. La primera vez que salí de España, fue a Niza… por que al principio pensé en hacer solo mujer. Había mucha moda en la Francia de los 70. Se veían pantalones amarillos, rojos y blancos… pensé que esa sería la clave. Pero no era el momento. Compré telas pero no vendí ni uno solo en España…. era el futuro. Recuerda Florentino algunos reveses que le dio la vida.

      El mundo de fuera era muy diferente a nuestro país. Mucho más liberal. Además viajar era complicado, solo ir a Barcelona o a París era muy difícil por entonces. Reflexiona.

      Sin embargo, Florentino nunca fue hombre que se parara ante obstáculos. El idioma es importantísimo, pero sin él también te apañas. En Alemania tuve que ir a la cocina para indicar lo que quería comer… era una cuestión subsistir y me entendieron (ríe). En Polonia busque un hotel de noche sin conocer el idioma… el hotel María apareció finalmente, y dormí en una suite (más risas).

      Respecto a cómo ve los negocios hoy en día, opina que las cosas en estos momentos no son fáciles, el mercado ha experimentado un cambio brutal, la juventud es muy diferente y tiene otros hábitos.

      Desde el punto de vista económico cree que todos los años fueron buenos, cuando se montó ENSIDESA en Avilés, era momento difícil desde el punto de vista global pero yo tenía un cliente que todo lo que fabricaba se lo mandaba y se lo quedaba.

      Ahora, ¿cómo puede ser que un país como Camboya que sale de una guerra sea tan buen cliente? Por que falta producto. Salen de una situación difícil y se quieren diferenciar, con un estilo europeo. Hay que conocer el mercado.

      La exportación para él siempre fue clave. En su día hubo cupos para la importación de tejidos como el algodón, pero nosotros exportábamos y el gobierno, por este motivo, nos facilitaba el suficiente… podíamos incluso vender el excedente. Nos benefició.

      Lo que está cambiando ahora el mercado es China. Nosotros vendemos en China, pero no les compramos. Hay un mercado minoritario, pero lo hay.

      El negocio no es fabricar, es comprar y en vender. Siempre lo fue. Aunque hay que darle el nombre. Marketing. El valor de la marca.

      Hugo Boss vende más caro que nosotros pero no es mejor que nosotros. Nuestro diseño es nuestro.

      Florentino entendió, y entiende, el mercado. Motivo por el que llegó hasta aquí. Es un hombre hecho a si mismo. Nació tras la guerra civil española y sufrió en sus propias carnes la diferencia de clases que aún recuerda de una España profunda y oscura de posguerra. Los señoritos iban a bailar al casino con las chicas guapas…

      Aprendiendo de los que tuvieron éxito llegó tan lejos como ellos con la austeridad como máxima, y sabiendo leer en el mercado ha ido ampliando hasta tres veces su cuarta fábrica. Alcanzando unas dimensiones de 35.000 m2.

      Todo lo que gana lo reinvierte en su empresa, ubicada en su tierra y, solo, fabrica en su país, España. Únicamente un hombre de su sensibilidad cuando le dejamos en su despacho (que por cierto carece de ordenador, o cualquier otro aparato electrónico… nada más que papel, sus lápices de colores y bolígrafos) para visitar con su hijo, Florentino Jr., la fábrica nos escribe la nota que dejo escaneada al pie del artículo.

      Gracias Florentino por abrirnos tu casa, aquí tienes la tuya.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo