Feliz Navidad, felices fiestas.

“Alimentad el espíritu con grandes pensamientos”; Benjamin Disraeli (1804-1881), político inglés.

      Mis queridos amigos, solo unas palabras para desearos todo lo mejor durante estas fechas cargadas de abundancia y un halo de sensibilidad. Ojalá se prolonguen durante muchos días del próximo año.

      Os deseo que disfrutéis del suave tacto de la franela en vuestros pantalones, del calor de la bufanda de alpaca sobre el cuello y de la ligereza del algodón egipcio de vuestra camisa. Del cashmere de los calcetines alojados dentro de la mejor piel de becerro de vuestros Oxford. Así como que gocéis del delicado perfume sobre la piel de vuestra amada, del paladeo de la mejor bebida jamas inventada: el vino y degustar los manjares propios de estas fechas, provengan del mar o el interior, en compañía de vuestros seres más queridos.

      Pero sobre todo deseo que nuestro sentimiento sea de agradecimiento al Dios de la Vida por la familia y los amigos que nos regala. Por nuestro trabajo, por la salud, por los achuchones que nos da la vida para que la valoremos más cuando el viento sopla en popa.

      Disfrutemos de estas fechas con rebosante felicidad; o aunque sea menos, pero que dure, con generosa entrega a quien más se quiere pero sin olvidar nunca un detalle para quien la vida nos coloque al lado. No solo es por ellos, sino por nosotros. Por nuestros principios y educación; para sentirnos orgullosos y legitimar lo que somos. Caballeros.

      Que nuestras maneras nos presenten, nuestros pensamientos honren y hagamos de este mundo -solo- un poquito mejor de lo que le encontramos. Más limpio, más educado, más sencillo, más bello, más tierno,… más elegante.

      Que reine la paz, la cultura, el respeto y la solidaridad.

      Feliz Navidad y mis, sinceros, mejores deseos.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]