Entre panas y tweeds

“El verdadero heroísmo consiste en convertir los sueños en realidades y las ideas en hechos”; Alfonso Rodríguez Castelao (1886-1950), escritor español. 

      Buenas queridos. Saturado entre la cuesta de enero y la campaña “medida”, deseo que todos seáis -equilibradamente- felices a la lectura del presente y compartir nuevas experiencias que voy acumulando en el día a día.

      Recién recepcionados los últimos catálogos –bunches– de panas y tweeds de una de las firmas con las que trabajamos (Holland and Sherry), transcribo las reflexiones que a partir de mañana comentaré en vivo con los clientes.

      Conviene recordar que las panas y las rudas lanas –ya viene de viejo que lo comentamos– trabajan fenomenalmente entre ellas. No en vano son los verdaderos tejidos protagonistas casual de las jornadas más gélidas del año.

      En el muestrario “Sherry Tweed” (340 grs. de lana 100% inglesa) aparecen cuadros, patas de gallo, espigas y terrosos inspirados en los paisajes de los montes escoceses. Me sorprendo con lo bien que le sientan ciertas líneas rosas a un tejido tan basto -quien lo diría, cual flores en el pasto- y lo acertado de la espina de pez tostada (un tono eminentemente veraniego).

      Poco más que descubrir a estas alturas del tejido británico. En las panas hay más tela que cortar.

      Siempre en algodón puro, serie 1718 A, los pesos oscilan entre la manta de 700 gramos y el más liviano de 280. Perfectamente válido, este último, para días cálidos o cuando menos templados.

      La variedad de gramajes se amplia con la oferta de 430-440-450-615. En surcos gruesos, finos o el molesquín. Es decir, el mismo tejido (pana) pero sin “la cuerda del rey” pues no se le practican hendiduras.

      En una variedad aparecen panas mezcladas con strech, estirado, al 2% y solo en la urdimbre (hilo horizontal). Lo que confiere de elástico al tejido para que la prenda resulte flexible. En realidad se trata de aportar un cabo de goma poliéster.

      Entre la pana fina -propia de entretiempo- y la gruesa hecho de menos una versión intermedia. O quizá una superior. Es la única carencia que se le pueda atribuir, tres grosores.

      En cuanto a los colores, la firma sajona dispone de toda una gama cromática independientemente del gramaje. Lógico por labor comercial, aunque me siguen resultando propios de los tejidos más livianos los alegres azul ciano, rojo cereza y verde oliva, por ejemplo. Dejando los más oscuros o pardos para los gruesos.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado