Elegancia asimétrica

“La belleza es el equilibrio absoluto”; Constantin Brancusi (1876-1957), artista rumano.

elegancia-simetria-belleza-equilibrio-00

      Elegancia y belleza van de la mano. Sería más honesto que lo fuera de la verdad, pero lo cierto es que desafortunadamente a muchas personas solo por su buen parecido -o fama- ya se les califica como elegantes.

      Galileo Galilei describe en el hombre de Vitruvio (75 a. C.-15 a. C), hacía el 1490, que la simetría de las proporciones define el ideal de belleza para el ser humano. Ahondando en el mismo concepto, a los diseñadores gráficos les obsesiona de tal forma equilibrar sus trabajos, que sin él -y a su manera- no conciben obra alguna. Aunque de forma contraria todos tenemos en mente que excepciones como la arquitectura inclinada de la Torre de Pisa le debe a su asimetría que la hiciera universal.

      En todo caso el orden de las formas resulta necesario para que un conjunto sea agradable a la vista.

      Nuestras camisas, pantalones, chaquetas o prendas de abrigo no iban a ser una excepción. Su buen corte se caracteriza por el equilibrio que proporciona a nuestra figura, disimulando el inexistente en la naturaleza de todo cuerpo humano. De manera contraria, pero complementaria; en nuestro atuendo existen algunos detalles cuya asimetría confieren estilo y elegancia al conjunto. Veamos unas cuantas.

elegancia-simetria-belleza-equilibrio-21

      Colocarse el sombrero ladeado hacia una ceja es una de estas excepciones que aportan un plus de estilo a nuestra imagen. Otra lo es el ticket pocket. Este tercer bolsillo que debe su origen al lugar reservado para guardar la entrada para el cine, el teatro o el metro aporta un detalle distinguido a nuestra blazer.

      Respecto al nudo de la corbata; el asimétrico four-in-hand confiere mayor belleza al conjunto con su desequilibrio que el rígido Windsor.

      El alfiler de la corbata a pesar de no ser un complemento que a día de hoy cuente con muchos adeptos en su utilización, de hacerlo siempre será preferible que no permanezca horizontal.

      El corte asimétrico de la solapa de los abrigos, chalecos y chaquetas de hilera doble deben gran mérito de que sean considerados más bellos que los de la sencilla fila de botones a su distinta forma en el costado derecho que en el izquierdo. Así como el posible adorno en el ojal y el obligado pañuelo para el bolsillo del pecho acusan esta particularidad.

      La cadena del reloj de bolsillo dentro del chaleco asomando por fuera a un lado anota otro punto a estos ejemplos. Como el lazo en el cinto de un abrigo, o la gabardina tan propia de esta estación, que solo tiene sentido realizarlo si éste queda hacia un lado.

      Cuál picante de todas las salsas, lunar en el rostro de una top-model o ese toque amargo del chocolate negro y el gin tonic; el desequilibrio de estos matices representan el estilo natural y elegante que todo conjunto necesita.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo