El “Verdadero Estilo” de G. Bruce Boyer

“We are not talking merely of cloth and thread and buttons, pricey labels, or trendy designers. We are talking about history and art, craftsmanship and tradition”; Bruce Boyer, escritor norteamericano.

g-bruce-boyer-true-style-libro-moda-hombre-00

      Cuanto mejores frutos tiene un árbol más se curvan sus ramas para hacerlos accesibles, me decía tomando un café la editora Concepción Conde cuando le explicaba como era mi contacto con Bruce Boyer.

      Y es que en este mundo de la imagen masculina, donde campan a sus anchas huecos pavos reales cuyo único mérito es lucir palmito con estridentes modelos -eso si avalados por legiones de seguidores media– brillan con estilo de verdad señores de la talla de G. Bruce Boyer. Cultos, reflexivos, elegantes y, especialmente, atentos en cada comunicación.

      Demostrando lo que dijo Rabindranath Tagore: “cuanto más grandes somos en humildad, tanto más cerca estamos de la grandeza”.

      Bruce acaba de publicar su nuevo libro -el quinto en solitario- y desde que le realizamos la entrevista a comienzos del presente año, mostró su deseo de hacérmelo llegar tan pronto como se editara para que lo leyera. Su directora de publicidad Cassie Nelson tuvo la amabilidad de gestionarlo todo.

      Este libro no es de los que satisface con leerlo una sola vez. Tiene mucha miga. Máxime cuando está en inglés, y con los giros propios de la lengua de Shakespeare no lo paladeé en primera instancia. Tampoco es un libro de consulta, es un libro para disfrutar, leyendo.

      El texto tiene peso específico, consistencia y esta muy documentado históricamente. Deja poso y es valiente. Está escrito con un lenguaje sencillo, pero con múltiples y concisos adjetivos. Apenas unas ilustraciones en blanco y negro adornan cada capítulo, no le hace falta más.

g-bruce-boyer-true-style-libro-moda-hombre-05

El libro.
El autor cita innumerables reflexiones, algunas tan lógicas como que si el hábito (vestuario) no hace al monje, ¿que pensaríamos de nuestro cardiólogo si se nos presenta con chanclas y una camiseta durante la consulta?. Tampoco se reprime, y asevera que los hombres que usan un smoking con una corbata deberían ser azotados.

      Incide en que la comodidad a la hora de vestir es importante para poder transmitir esta sensación. Así como con el mismo sentido común apuesta por las prendas con solera y de calidad, en detrimento de las nuevas o fugaces.

      Habla de la elección de nuestra ropa como consecuencia inherente de la libertad personal y por convencimiento, porque de otra manera no tendría sentido.

      Su pasión por la artesanía se hace patente cuando asegura que la diferencia entre un vendedor y un artista es que el segundo quiere lo mejor para los dos (para su ropa y para su cliente); y me encanta leer como distingue en una conversación con un amigo suyo que las convicciones construyen catedrales, las opiniones no. Incluso la palabra amor aparece durante este capitulo dedicado a los artesanos, cuando confiesa el secreto de un buen sastre de Milán: “cortaba la tela con amor”.

      En el capitulo dedicado a los vaqueros, enmarca a los rebeldes. Tanto a los que se montaron sobre una moto, como en un caballo, y se atreve con su propia teoría sobre su procedencia.

      Nada como cuando escribe acerca de la belleza del diseño en las creaciones de los italianos. Alcanzando en pulcritud a los escandinavos y en la alta costura a los franceses, dice. Aunque con una melancólica visión de que le demos mayor importancia a una camisa de lino bellamente cortada que a la medición del universo, o al funcionamiento del acelerador de partículas.

g-bruce-boyer-true-style-libro-moda-hombre-06

El autor.
Bruce creció en los años 50 cuando el estilo preppy-ivy estaba en pleno apogeo. Su estilo conserva cierto aire, también joven, y defiende el mantenimiento de las viejas prendas por convicción. Pero además como inversión: “pronto escasearán más y serán, por lo tanto, más caras”; vaticina.

      El escritor destaca anécdotas como cuando conoció al camisero de Rockefeller y Cary Grant, entre otros personajes, y descubrió porqué era tan bueno. Por lo mucho que amaba su profesión. Lo que le hacía poner todo el cuidado en el detalle. Cosía los puños y cuellos proporcionales a la talla de la camisa, y hasta se las reparaba a sus adinerados clientes, describe.

      Cuando confiesa su predilección por el zapato marrón de ante no puedo dejar de recordar el artículo en el que le hacíamos mención y tan amablemente nos respondió. Él y Luciano Barbera, ambos de forma inmediata, a cual más atento.

      Que te recuerden a ti pero no a tus prendas cuando te hayas retirado, es un consejo que Bruce repite junto con muchas preguntas e interacción constantes con el lector para que nos cuestionemos la lectura y reflexionemos mientras leemos.

Colorario.
La buena noticia es que no hay novedades importantes en la moda clásica. Ni milagros, y la base sigue encontrándose en la dedicación y su historia. Sus referencias son constantes a los clásicos Brummel, Duque de Windsor, Fred Astaire

       Tan solo discrepo, sustancialmente, en la consideración que le da Bruce Boyer al uso de las bermudas. A las cuales concede un uso bastante más permisivo que yo.

      Este es el verdadero valor de la moda masculina, escritores como Bruce Boyer, James Sherwood o Alan Flusser. Caballeros que demuestran con su pluma -y como consecuencia en su presencia- que la elegancia es un valor interior.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    Tal como lo describes parece una lectura muy interesante y sobre todo entretenida. Esperemos a que lo publiquen en el idioma de Cervantes para leerlo. Un saludo.

    • vestirseporlospies

      La verdad es que lo quería comentar en el texto pero al final decidí no hacer mella. Es una lástima que en nuestra querida lengua no halla más publicaciones de calidad acerca de estos temas. No parece que goce del seguimiento que lo justifique, quizá. Saludos cordiales,