El reloj de bolsillo en el ojal y más formas de adornarlo

reloj-bolsillo-ojal-buttonhole-watch-pocket-00“Mezcla a tu prudencia un grano de locura”; Quinto Horacio Flaco, autor de obras maestras de la edad de oro de la literatura latina.

Aprender es una de las mejores cosas que nos pueden pasar en nuestro día a día. Haciéndolo constantemente, aún me sorprendo con lo mucho que me queda por conocer por más que me esfuerce. El uso del protagonista de hoy -el ojal- me lo mostró el catedrático Óscar Ríos en Chile. Le recordaré –además- por esta clase magistral en su propio atuendo.

La lección fue: “Si por no llevar chaleco no utilizas el reloj de bolsillo, pórtalo en el ojal”.

Ciertamente en ocasiones había reparado en la “cadenita” que muchos, sobre todo dandies, lucen en su ojal con un minúsculo adorno (a un verdadero gentleman dudo que se le ocurriera subirlo del bolsillo de su chaleco). Sin embargo, su finalidad aún se me escapaba a ciencia cierta.

Supuse que se le podía atribuir a portar cualquier otro mínimo elemento como: un anteojo, las llaves o un simple adorno. Sea como fuere me parece una gran opción utilizarlo para lucir este -siempre- delicado y refinado reloj, cuando no utilicemos un chaleco y así sacarle un mayor rendimiento.

Nos dará la oportunidad de utilizar esta joya, que nos informa de la hora, siempre que vistamos una chaqueta. Dicho sea de paso que me parece mucho más acertado esta manera de portarlo que en el pantalón.

De esta manera sumamos una nueva función al ojal de las que vimos en su día.

Aprovecho para comentar otras dos originales opciones que he ido descubriendo para adornarlo – éstas en la zona más próxima al ojal- son; Como una prolongación a modo de lanzadera textil (foto uno de la galería) o como un remache en el pico anexo a éste (segunda imagen). Aunque, eso si, me parecen algo más arriesgadas y muy personales. El caso de alfiler (tercera instantánea) solo lo recomendaría si es sumamente fino y discreto.

Como colofón, estoy convencido que muchos coincidiremos en que las tres opciones más destacadas para lucir en el buttonhole aparte de con la que abrimos el artículo son;

  1. Una flor fresca y discreta en el ojal. Cuando la motivación del evento –por su alegría- lo merezca. Por ejemplo una boda, un cóctel, un encuentro con amigos… Yo mismo recuerdo haberlo usado el sábado por la tarde/noche durante el 2º foro del OYMscq (me regalaron un ramo de flores y me lo estaba pasando fenomenal… ¿qué mejor momento? )
  2. El escudo de un símbolo especial y/o personal. Como el de un club deportivo al que se pertenece, un colegio profesional propio o una agrupación concreta a la que se representa. El ejemplo de David Beckham haciendo un guiño al All England Club como respuesta a una visita al torneo de Wimbledon es todo un gesto de cortesía.
  3. Un discreto adorno circular. De tamaño menor a un céntimo de euro de un color sólido y nacarado, de la máxima discreción. También vale para el abrigo. Más no debiera ser de recibo.

Muchas gracias y buena suerte,