El mundo del calcetín de Mes Chaussettes Rouges y nuestros básicos

mes-chaussettes-rouges-calcetin-hombre-00“Todos tenemos un poder especial: la facultad de elegir”; Og Mandino

Los complementos que nos sirven para “vestirnos los pies” son –posiblemente- las prendas más difíciles de encontrar. La oferta de calcetines que tenemos a nuestro alcance, tanto en los centros comerciales como en las tiendas especializadas, no suelen satisfacer nuestras más exigentes expectativas a la hora de adquirir los más adecuados, ni de lejos.

Las opciones de este determinante complemento son bastante limitadas, tanto de belleza como en la calidad de sus tejidos. Pero por fortuna existe una firma que tiene una masiva presencia en todas las páginas del sector: la francesa Mes Chaussettes Rouges, para cubrirnos con ejemplar ejercicio toda demanda con seriedad y oficio.

El contacto con sus amables responsables Jacques Tiberghien y Vincent Metzger me ha permitido adquirir una serie de ellos, con la que completar mis necesidades de la manera más cómoda, a través de su web.

Elegí en esta ocasión los colores más básicos. Aquellos que entiendo no deberían faltar en todo momento en nuestro cajón de calcetines, sobre el que ir ampliando. Sin obviar los negros, solo, para las ocasiones más formales y los blancos para el deporte en exclusiva.

Entiendo que: el azul marino, el rojo, el verde oliva y el azul cielo son los colores sólidos más básicos. Escogí cada uno en un tejido distinto para sentirlos y testarlos todos en primera persona: 100% hilo de Escocia, 100% seda, lana (70% cachemira y 30 % seda) y 100 % lino respectivamente fueron mis elegidos. A partir de ahí podemos ir sumando y ampliando, sobre todo con discretos motivos.

En cuanto a su altura hasta la rodilla, son la medida más acertada para nuestra comodidad y que nos se caigan. También son mucho más elegantes ya que van a cubrir en todo momento nuestra pierna, por mucho que se nos suba el pantalón al sentarnos.mes-chaussettes-rouges-calcetin-hombre-000

Completo el artículo anterior con las principales características de los calcetines según su tejido. Y amplio en él que en su día habíamos visto las diferentes posibilidades de combinacion:

    • Calcetines de lino para el calor

Son los más indicados y suaves para mantener el pie fresco. Tienen un aspecto ligeramente satinado, disponen de una alta resistencia al desgaste y una gran capacidad de absorción de la humedad, hasta un 30% de su peso. La tersura de su tejido se acrecienta con el tiempo la cual se suaviza aún más con los lavados y tiene un permanente aspecto “planchado” vestido sobre el pie.

    • Calcetines de algodón, en hilo de Escocia, para el entretiempo

En hilo de Escocia que es el algodón de mayor calidad porque está mercerizado. Éste es un tratamiento que lo hace más terso, firme, suave, brillante y simétrico que el común. Por lo tanto de superiores propiedades. Básicamente, la mercerización, consiste en tratar el hilo del algodón con hidróxido de sodio hasta alterar su estructura interna lo que hace que tener propiedades más favorables.

    • Calcetines de seda para el entretiempo

Son exclusivamente en seda, 100%. Aportan una gran suavidad además de protección térmica frente al frío y frescura en el calor. No tanto como la lana o el lino en los extremos, pero pueden utilizarse durante todo el año y obligados en las situaciones de mayor formalidad.

    • Calcetines de pelo de camello para el entretiempo

A los exóticos realizados con pelo de camello se les adiciona algo de algodón y seda para disminuir la rudeza del cabello de este animal. Aportan una excepcional suavidad y una durabilidad satisfactoria. Al ser difíciles de teñir todos los colores en este tejido, son los tonos más óptimos para su perfecta fijación, crema y azul.

    • Calcetines de lana para el frío

En las mejores lanas son los adecuados para las temperaturas gélidas. La materia prima procede de los mejores carneros merinos para ser de la más refinada y aterciopelada calidad. Tienen excelentes acabados y los de rombos suelen ser significativamente más gruesos.

    • Calcetines de cachemira para el frío

Son los realizados con la prestigiosa lana de la cabra criada en dicha región de la India a la que dan nombre. Se suelen elegir las fibras más largas y de mejor calidad que provee este animal para la confección de estas prendas. También se les adiciona una pequeña porción de seda para hacerlos más suaves al tacto, como en el caso de los realizados en cabello de dromedarios.

    • Calcetines de vicuña para el frío

Es la exquisitez máxima para un calcetín en la -tan genuina como escasa- lana de esta llama andina. Solo se producen unas contadas toneladas de esta lana, de reducido grosor y máxima suavidad en su fibra, durante todo el mundo al año. Con esta lana se realiza el, probablemente, mejor calcetín del mundo. El precio ronda las 100.000 antiguas pesetas.

Muchas gracias y buena suerte,
© Fotografía: Ignacio Formoso