El modelo de mocasín con borlas en color rojo burdeos

“Persigue tu felicidad y no tengas miedo, y las puertas se abrirán donde menos lo sospeches”; Joseph Campbell, escritor estadounidense.zapato-mocasin-tassel-borlas--castellano-carmina-shoemaker-00

Dejando a un margen el calzado de etiqueta o los botines, y tras los modelos de cordones y hebillas siempre deberíamos apostar por completar nuestro vestidor con –al menos- algún modelo de bellos mocasines (slip ons -sin cordones- ó Tassel loafers en inglés).

Respecto a su uso sabemos que carecen de cualquier grado de formalidad. Sin embargo, coincidiremos en que son adecuados -y muy afortunados- para cualquier estilo casual o sport.

El termino mocasín no es del todo correcto, pero aceptamos esta denominación por su origen, o porque no lo hay más acertado. Todo esto y mucho más lo vimos en su día.

Comparto ahora el último par de zapatos que he adquirido para ampliar mi propia colección. No sin antes dejar constancia que siempre he creído necesario disponer –y lo hice ininterrumpidamente desde que puedo recordar- el modelo que para algunos de nosotros encontramos imprescindible; El de color negro de antifaz, aunque liso puede ser igual de acertado.zapato-mocasin-tassel-borlas--castellano-carmina-shoemaker-07

Este castellano original es conocido también como Penny -de pénique- porque se puede alojar dentro de él una moneda. La que de hecho introducían los universitarios ingleses, en la pasada década de los 50, porque creían que les traería suerte durante sus exámenes.

Tras este básico, y que nunca debiera faltar en nuestro mueble zapatero, es el de borlas en el color rojo burdeos –seguramente- el más bello (y oportuno de adquirir). Asumiendo que sobre gustos, casi todas las opciones son válidas.

El cerquillo de la costura que caracteriza a este calzado en el perímetro de su puntera, tiende a achatarse o disimularse a cada modelo más informal. Si en los modelos más tradicionales (castellanos negros y de antifaz) luce ostensiblemente pronunciado y hacia afuera, en éstos está redondeado y poco resaltado. En los de ante o piel vuelta resulta ser inexistente, o casi.

Resulta interesante reparar en cómo estos flequillos de adorno son en realidad las puntas decoradas de unos cordones anudados. Los que recorren todo el perímetro del hueco por donde introducimos el pie, y pasan a través de sus correspondientes ojetes. Éstos son en origen sus cordones, o vestigio de estos. Todos provienen del modelo de calzado -que se atribuye a una firma yanqui- que presumía de ser tan precisos que no necesitaban ajustar su lazo para asegurarlos perfectamente al pie. Actualmente en un calzado de calidad deben ser “reales”.zapato-mocasin-tassel-borlas--castellano-carmina-shoemaker-0

¿Será por ésto por lo que son tan usados -con traje- por tantos señores? Nuestra recomendación siempre será que sean utilizados los de “auténticos” cordones para el traje, y que se reserven éstos para looks tan acertados como una blazer navy cruzada (con corbata o no) o cualquier atuendo más casual.

Aunque sea igual de preceptivo el usarlos con o sin calcetines, el primer caso es imprescindible si hace frío (o lucimos corbata) y el segundo siempre me parecerá de lo más liberador, agradable y cómodo. Por algo fueron diseñados en los años 40 del siglo pasado como alternativa cómoda y fresca al pétreo calzado existente, además de dotarles de suave forro.

Este modelo de zapato debe su inspiración a Italia del mismo modo que el Oxford a Inglaterra. Quizá sea por ese motivo por el que resultará fácil asociarlo a tonos marrones, tejidos livianos y cortes desestructurados, en detrimento del calzado de cordones que lo está al color negro, las telas gruesas y las líneas más armadas.

No obstante, es en una bella isla del mediterráneo español -Mallorca- donde hoy se hacen estas maravillas. Las que acabamos de adquirir –en piel de becerro- para disfrutar calzando son de CARMINA. Y agradezco mucho la amabilidad de nuestra estimada Betty Albaladejo por sus gestiones.

Muchas gracias y buena suerte,
Fotografía: © Jose M. Salgado.

  • Jose Luis

    Preciosos David, Gracias por seguir compartiendo con nosotros tus buenos gustos; en hora buena.

    • Amoreno

      Muchas gracias a ti estimado Jose Luis. Como siempre decimos (y es un hecho): Sois vosotros los que nos hacéis posibles.
      Saludos cordiales,