El irresistible encanto de una blazer navy (1ªParte)

En épocas estivales, difícilmente podremos encontrar mejor atuendo para combinar un conjunto de chaqueta pantalón que eligiendo una clásica Blazer´s Blue Navy o “chaqueta cruzada azul marino con botonadura dorada”. Aunque la podremos usar tanto en verano como en invierno, es en estas épocas de calor y entretiempo cuando inunda la calle.

Sin embargo en casi todas las estaciones será una buena elección, ya que la única diferencia estribará en la naturaleza del tejido elegido (lana/cachemir para el clima frío o lino/lana fría para el cálido), si lleva forro y su tipo y peso o gramaje de la tela.

¿De dónde viene?

Su origen se remonta a mediados del siglo XIX cuando fue el uniforme que usó la marina inglesa, con motivo de la visita de la Reina Victoria a la fragata HSM. El diseño fue idea del capitán de apellido Blazer y por lo visto tanto encantó a la monarca que… ¡Así llego hasta nuestros días!

¿Cómo llevarla?

Se caracteriza, en su versión más clásica, por una preciosa y característica botonadura dorada cruzada de seis botones de los que tan sólo abrocharemos los cuatro últimos… o, los más atrevidos, dejarán sin abrochar el último o podemos desprenderlo al sentarnos.

Pero existe gran variedad de modalidades, aparte de esta 6×4, están la 6×2, la 8×4, 4×2, etc. donde el primer número hace alusión al número de botones globales y el último a los que son activos, es decir, que se atan. También existen las de hilera sencilla de 1, 2 ó 3 botones pero no corresponden -estrictamente- a este capítulo.

Precisamente es el detalle de los botones, prácticamente de joyería, es el que más nos gustaría destacar y el que nos parece que aporta más clase y singularidad a esta chaqueta.

Los botones metálicos son una verdadera y pequeña joya u detalle de arte, en los que las sastrerías inglesas tienen gran variedad, como os mostramos a continuación en el muestrario de una de las más reputadas sastrerías londinenses.

No obstante también se pueden ver con no poco acierto, los modelos en nácar o madre perla de colores; azul muy oscuro, negro, marrones… o incluso blancos.

Completaremos este artículo en El irresistible encanto de una Blazer Navy (2ªParte), y os rogamos que nos dejéis vuestras impresiones a esta atemporal prenda.