El Derby en la versión noruega

derby-blucher-zapato-calzado-hombre-estilo-noruego-portada“El heroísmo consiste en aguantar un minuto más”; proverbio noruego.

      Si los primeros zapatos que debería adquirir todo buen amante del calzado clásico son los del modelo Oxford, a buen seguro los siguientes serían los Derby (americanos). En esta segunda horma -también conocida como Blucher en el Reino Unido- existe una versión conocida como noruega.

      En esencia -este modelo noruego- corresponde a un Derby liso con dos principales diferencias: la costura perimetral en todo el contorno delantero de su pala (paralela a la suela) y el corte –también cosido- que divide en dos a la puntera. El bordado superior le confiere cierto volumen mayor al empeine.

      Cuentan -también- con cinco pares de ojales para alojar los cordones y rara vez se presentan agujereados (borgue). Lo que resultaría recargado.

      Como los Blucher genuinos este modelo noruego tienen un punto menos de formalidad que los Oxford. Lo que en el tipo noruego es aún más acusado debido a la característica -que estos detalles cosidos hacia afuera- le proporciona. Todos los Derby, a diferencia de los Oxford que se vuelven más bellos cuando más sencillos sean, encajan bien estos dibujos así como lo hacen con otros grabados.

      La característica formal de los zapatos Oxford es una consecuencia que se deriva de las situaciones de etiqueta para las que los destinó el Duque de Windsor cuando decidió darles una oportunidad, y sacarlos de las granjas irlandesas para llevarlos directamente a los lugares más respetables. Cosa que los Derby no han alcanzado. Por lo que el uso de esta forma de calzado –derby o noruega– es apropiada para cualquier circunstancia mientras que no sea de etiqueta.

      Estos bordados “noruegos” para el gusto de muchos de nosotros le otorgan al Derby un plus de originalidad. Y se trata de un modelo más o menos normalizado del que casi todas las firmas más relevantes disponen de algún tipo en su oferta. El color por excelencia para éste sería el marrón, o mejor aún el tono rojizo Oxblood.

      Puede venir dotado de hebillas o realizado en piel de ante por lo que su característica se hace aún más relajada. Propia del estilo casual.

      Como podemos disfrutar viendo el vídeo al pie del artículo, el diseño de cualquier prototipo de calzado es una verdadera obra de ingeniería. Siendo el resultado final del modelo tan variado como sus diseños, aunque casi todos responden a un tipo de patrón -clásico y tradicional- específico.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    Es curioso lo que aprendemos contigo. Ya que a mi personalmente me gusta este tipo de calzado, lo que me sorprende saber es que no sirve para etiqueta, creo que son tan elegantes como los Oxford, quizás un poco mas rudos,pero son una buena elección para un cambio en el calzado de un traje. A partir de ahora ya se cuando tengo que ponerlos y cuando no. Un saludo.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tu comentario, estimado. A mi es un tipo de calzado que siempre me ha llamado la atención… y no hace mucho descubrí su denominación “noruega”. Venimos comentando que para etiqueta son preceptivos solo los Oxford, las pumps, el botín Balmoral, las sleepers… y muy poco más… la formalidad y las normas son así 🙂 Saludos cordiales para ti,

  • Jaime Romero-Requejo

    Como me gustan estos artículos sobre prendas (en este caso calzado) clásicas. Un abrazo David, espero que estés teniendo un buen verano.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado Jaime… la verdad es que yo también los disfruto mucho haciendo 🙂 es un placer. Lo mismo te deseo para estas vacaciones. Abrazos,