El color verde para el vestuario del caballero

El verde en la ropa del hombre
Un toque de verde es mucho…

Hace muy pocos artículos abordamos, más o menos, extensamente el tema de los colores en nuestra ropa con la complejidad, farragosidad y subjetividad que tiene inherente este tema en cuestión. 

En este momento solo vamos a disfrutar con la “natural” elegancia que derrocha uno solo y en concreto.

Reconocido por su poco uso, sabemos que de hacer utilización del mismo aumentará exponencialmente la probabilidad de agradar especialmente con su resultado; el color de la frescura y de la esperanza.

Los colores azules, grises, blancos e incluso cremas son muy usados por todos nosotros en toda su gama de tonalidades, desde las más claras hasta las más oscuras.

Sin embargo, el color que hoy nos ocupa se utiliza en muy raras ocasiones o cuando menos en mucho menor número de oportunidades, además de en menor cantidad de superficie ocupada por la prenda de este olvidado color.

Vemos tradicionalmente que el bonito color verde es muy poco utilizado por todos nosotros, aunque de hacerlo en un polo, jersey, pantalón de sport… o incluso en un traje de baño, entiendo que sería muy acertado por su belleza.

Es aún más riesgo y mucho menor usado para nuestras chaquetas, abrigos o trajes (aunque en su día se utilizó relativamente mucho para las trencas de cuerno de búfalo y las chaquetas austriacas), pero  los caballeros, que en detrimento de los más utilizados azules y grises en todas sus gamas opten por este tono acertarán de pleno por personalidad, gusto y originalidad.

No por casualidad se asocia este color a la armonía y a la resistencia. Aunque debería ser utilizado en muchas más contadas ocasiones y menos frecuentes veces ya que precisamente por las características anteriormente indicadas, pudiera resultar por contra “pesado” o cargante.

Queremos con el presente artículo de hoy rendir un merecido homenaje a este precioso y original color que tanto luce sobre todo, entiendo, cuando lo utilizamos como una pequeña porción, ya que un mínimo toque de éste bonito color en cualquiera de sus tonalidades aportará mucha vida a nuestra imagen y un gran contraste.

Si bien es cierto que podemos tener fabulosos trajes en este color como el lucido por Mr. Alexander Kraft para su producción para The Rake en “window pane” de tweed, también podemos lucir un clásico abrigo tres cuartos o más largo en una totalidad verdusca. Pero es en el caso de los complementos donde toma especial relevancia, por su luminosidad y llamada a la atención.

Así en el triángulo de nuestros complementos; los calcetines, la corbata o el pañuelo cobrarán todo su protagonismo y ensalzará el conjunto, con la nota de esta exuberante tonalidad.

No se trata de ser el protagonista, un complemento no lo debiera ser nunca, pero sí de aportar la pizca de genialidad que transformará el conjunto por pequeña que sea la superficie ocupada por este color en nuestras prendas, inversamente proporcional a su buen gusto en su uso. Véase sino en el caso de utilizarlo simplemente en un motivo de cualquier complemento.

Os dejamos con unas cuantas de las mejores propuestas que hemos encontrado, esperando conocer cuáles son vuestras impresiones y preferencias para el uso de esta gama de coloración. Yo comenzaré compartiendo con todos vosotros, que la última prenda que he adquirido ha sido una corbata de este color que equilibra: la calma, el descanso, la placidez y la relajación.

Muchas gracias y buena suerte,

  • Nunca tuve el verde muy presente en mi vestuario, aunque un par de esas fotos me han dado ideas 😉

    Saludos.

    http://manumcgrath.blogspot.com.es/

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Manu y suerte con tu promoción.
      Saludos cordiales,

  • Enrique

    ¡Qué color más “natural”! Yo estoy comodísimo cuando visto mi tradicional teba verde, o cuando combino mi corbata verde de lana con mi blazer azul o con mi traje de verano color verde claro. Hace unos meses vi tanto unos oxford preciosos de Vidal Fernández como unos de Herring en el outlet de John Spencer en Almansa…pero no me atrevo a calzar zapatos verdes. Me parece un salto demasiado fuerte…¿qué pensáis?

    • Amoreno

      Qué buena reflexión estimado Enrique, gracias por compartirla con nosotros. Sin duda es el color más “natural” en sus mil tonalidades, los astur/gallegos lo sabemos bien 😉 Tienes toda la razón en la cuestión del verde para los zapatos formales, más parece ser tendencia para estos modelos Oxford y los he visto lucir en atuendos casual con la dignidad suficiente…yo ya no tengo “condiciones” pero he de reconocer que lucen mucho en quien sabe calzarlos y no dudaría en disfrutar de este para un mocasín de sport, sobre todo veraniego. Un fuerte abrazo amigo Enrique,

  • Yo tampoco he sido mucho de verde en general. Pero este verano probé con unos pantalones verdes y la verdad es que ha cambiado mucho de pensar. Creo que ahora ya estoy preparado para una americana!!
    Un saludo caballero! de parte de tus amigos de http://almarbros.com

    • Amoreno

      Muy buenos días, estimado Pau; Muchas gracias por tu visita a esta tu “otra casa”, la verdad es que unos pantalones verdes para el verano destilan una elegancia y una elegancia sin par. Siempre eres muy bienvenido amigo, recibe mi saludo más cordial,