El color más natural de los zapatos del caballero; el marrón (2ª Parte)

El segundo color para zapato de caballero más bonito, y seguramente el siguiente en elegancia, es el marrón más oscuro, color chocolate negro, con tonos rojizos muy oscuro o con muy ligeras variaciones sobre estos. Si bien es cierto que puede llegar a ser exagerada la tan repetida frase de “the brown is the new black”,  no lo es menos que esta tonalidad cada vez va tomando mayor protagonismo y nos permite una elegante alternativa para variar en nuestro calzado de la mejor manera posible.

Este color de zapato ya tuvo su capítulo correspondiente en los primeros compases de este, vuestro blog, no obstante y ante el gran éxito de la gran cantidad de los modelos que os proponemos a través de las redes sociales de estas piezas de museo, ampliaremos aquel capítulo en este preciso momento. Cuando bromeamos que debieran guardarse en cajas de seguridad o joyeros, si bien es del todo exagerado -o no muy operativo- si al menos queremos incidir que tienen la categoría suficiente como para hacerlo ya que deben ser un básico clásico de nuestro vestuario, por su preciosidad. Son artículos de auténtica exposición.

Hemos dejado claro continuamente que el modelo de zapatos más bello del mundo sin duda es el Oxford negro liso y que si la diosa fortuna nos regalara renovar nuestro vestuario totalmente, el primer par de zapatos que tendríamos que adquirir sería este, pero sin duda apostaría como segundo por el protagonista del artículo de hoy. Con estas dos adquisiciones tendríamos prácticamente cubierta, para la inmensa gran mayoría de ocasiones, nuestra necesidad de calzarnos de la más elegante manera, los negros para las ocasiones de mayor formalidad y estos marrones para aquellas que no tengan tanta. Realmente si le sumáramos unos derby o blucher, unos monkstrap y unos mocasines de borlas tassel o similar podríamos presumir de una completa colección digna del mejor gentleman. A partir de ahí solo sería sumar y seguir.

En esta dualidad de color negro/marrón para el calzado, podemos resumir como elegir entre uno u otro color con las siguientes generalidades;

  • Atendiendo a la formalidad del evento; El marrón siempre para atuendos informales y para eventos no ceremoniales como bodas, bautizos, etc… El negro para todas.
  • Atendiendo a la hora del día; A partir de que la luz natural desaparece (o posterior a las 6 de la tarde) es indicado el zapato negro. Para el resto ambos.
  • Atendiendo a la época del año; es lógico que el verano propiciará una mayor claridad en el calzado.
  • Atendiendo a las combinaciones; lo vimos en su artículo correspondiente, pero aquí podemos resumir que cuanto más oscuro el pantalón del traje) más indicado el negro y el marrón favorecerá más cuanto más claro.
  • Atendiendo a los modelos de zapatos; Cuanto más formales sean, más indicado el color negro, así para el modelo de Oxford Plain o totalmente liso será más apropiado este y para un full brogue, blucher o derby, el marrón.  Aunque en este caso todas las combinaciones sean posibles y correctas.
  • Atendiendo a las emociones; si quieres asegurar negro. Si lo que quieres es sobresalir, diferenciarte o distinguir, en cierta medida, los marrones.

Sea como fueren con estas pautas siempre será de una infalibilidad manifiesta en las condiciones más extremas, y en las que no estén tan claras, nuestro buen criterio será el que nos de la solución. Sabiendo que en este caso la línea será tan difusa que su resultado de ningún modo será catastrófico. La regla básica es que no haya gran contraste en el color del zapato y el pantalón, que esta sea la más suave posible la hará la más acertada posible.

Aunque recomendaría dos cuestiones a evitar absolutamente y son;

  1. No usar más que el zapato negro para el traje gris marengo o los más oscuros y
  2. Solo usar un claro marrón con mucha luz, en verano y con un traje de color claro o atuendo casual.

Tengo que reconocer que el tema de los zapatos es una de mis mayores debilidades de ahí que sea este pilar fundamental de nuestro vestidor al que dedicamos buena parte de los capítulos, sobre todo para deleitarnos con sus imágenes con las que os dejo.

Para terminar una pregunta, ¿te llegarías a decantarte por el marrón en detrimento del negro?