El chaleco del chaqué; todas las posibilidades para The Gentleman

Infinidad de posibilidades para el chaleco del chaqué

De The Gentleman Tailored visto por VP by AmorenoSi bien es cierto, como ya hemos visto, que así como en el frac los únicos colores aceptables son el blanco y el negro con la consiguiente maravilla de resultado con solo estos, que además de ser los más opuestos, uno es la inexistencia del mismo, el otro la unión de todos ellos,… se consigue un majestuoso traje para la posteridad y que habrá que preservar por los siglos de los siglos. En el caso de hoy queremos retocar -el chaqué- con la incursión de los “contados” colores que son, tradicionalmente, aceptables. Estudiamos que estos segundos trajes formales cuyos modelos; “morning coat code” (levita negra y pantalón a rayas grises y negras) y “morning dress code” (versión gris claro) son inalterables en sus dos piezas fundamentales; la chaqueta y el pantalón, además de en el zapato, tienen (aunque no en el caso del vespertino) cierto margen en lo que se refiere a su tercera pieza, en el chaleco y mínimo en el resto; la camisa (blanca, muy tenues azules o el clarísimo y desaconsejable amarillo) y sobre manera para los tres complementos principales; corbata, pañuelo y calcetines con algo más de cierta holgura.

Los príncipes europeos marcan, clásicas, tendencias

Pues bien, hoy traemos a colación la fenomenal idea que ha tenido -en nuestra opinión- D. Manuel Rosales Alcaide como co-promotor de su marca The Gentleman Tailored al darse cuenta de esta circunstancia. Si en honor a la tradición y siendo puristas solo se puede vestir este atuendo en presencia de luz solar, reservando el frac para la noche, actualmente se usa como hemos dicho el gris por la mañana y el otro para después de las seis y es en este caso cuando se puede reservar el chaleco negro para la noche y con más color para el día con las prioridades, legendarias, del clásico gris o crema-gris-amarillo pálido como mucho. La realidad es que viviendo en la época donde vemos;

  • Chaqués de perfecta ejecución, y para mí de gran belleza, en “midnight dark blue” en los modelos de Absolute Bespoke o Ottavio Nuccio Gala, color reservado exclusivamente para el esmoquin y nunca tradicionalmente para este “morning coat”.
  • “Black tie” sensacionales en gris claro, rojo oscuro y verde oliva, como hizo Suitsupply.

Se impone, como uso infinitamente más generalizado, la versión negra con pantalón de rayas grises con un chaleco cada vez más colorido y ¿qué mejor que experimentar con los colores en este caso del traje más indicado para el caballero en las bodas? Este pudiendo ser cruzado o de hilera sencilla, con solapas o no, siempre resultarán más recomendables sus primeras opciones por su seriedad. También pueden ser por su tejido: de lino, lana o algodón principalmente y hasta en el textil de gabardina. Todas estas posibilidades las ofrece la firma del amable y documentado Manuel para tener la posibilidad de usar gran variedad de la pieza más versatil.

Llegado a este punto -permitirme- las siguientes tres reflexiones para motivar cierto debate;

Primera:
“Si cuando llegamos a una boda las mujeres van todas preciosamente distintas y tremendo problema, el que surgiría, si dos damas coinciden en su vestido. ¿Porqué los hombre nos sentimos tan a gusto en el anonimato de la uniformidad?”. Es este punto crucial porque puede resultar de muy buen gusto el observar una ceremonia en la cual los caballeros lucen idéntica levita, pantalón y zapato… pero que es en la combinación del chaleco, camisa y los tres complementos (corbata-calcetín-pañuelo) y alguna que otra pequeña licencia (sombrero de copa, bufanda, bastón,…) o joyita (alfileres, ojales, relojes,…) donde compiten o muestran caballerosamente su estilo. Repito el frac es intocable, blanco negro y según cánones, es nuestro último vestigio del mejor pasado.

Segunda:
De igual manera que solo le está reservado el color blanco para la novia, a la cual las demás damas respetan extraordinariamente y a ninguna dama se le ocurrirá saltarse. Al novio se le debería conceder, igualmente, la elección única y exclusiva del color de esta tercera pieza, por lo que los demás testigos del enlace debieran tener las suficientes y distintas posibilidades que hoy ofrecemos para su chaleco.

Tercera:
Y como tercera y última, exponer someramente la “leyenda negra” que se atribuye a cierto caballero, duque mediático y sumamente elegante (en mi opinión uno de los galanes más estilosos de este país español), que circula por los mentideros de la red, en la cual parece que lució en cierta ocasión un chaqué con un florido y llamativo chaleco, de la que no podemos aportar pruebas de calidad. Hemos de reconocer que hay que tener mucha personalidad y seguridad en uno mismo para portarlo y lucirlo con la dignidad suficiente. Sobre todo sabiendo que serás el centro de todas las atenciones y objetivo de la miras de tantos francotiradores gráficos con su digitales herramientas apuntándote. Estoy seguro que correspondía a unas circunstancias especiales, de crecimiento o experimentación personal, y aconsejo abstenerse al resto de los mortales. Al dandi Agnelli o al duque de Windsor, por ejemplo, se le han alabado (por lo menos a posteriori) cosas que en otros sería temeridad.

Personalmente, cuando me casé opte para acompañar a mi chaqué ¿cómo no?  por el chaleco más clásico y sencillo posible: el gris y la corbata rojo rioja, pero he de reconocer que, hoy, y si hubiera conocido esta feliz y económica idea de adquirir distintas opciones me hubiera decantado por alguna de las opciones que nos ofrece esta fenomenal promoción, seguramente en algún tono del color azul; el más tenue o el más oscuro, con solapas y cruzado de doble botonadura, eligiendo además de entre sus bonitos complementos algún otro. Pero la corbata a buen seguro seguiría siendo del mismo color, mi favorita, LA ROJA!!!.
Tú, ¿con cuál te quedas?Todas las posibilidades en colores y tejidos

  • JOSE MANUEL AGUILAR

    Benos dias de nuevo me embarco a dar mi opinion en este articulo. Yo personalmente soy de los que siempre he utilizado el chaleco gris y en tres ocasiones contadas el color crema.
    pero si he de decir que soy un tremendo admirador de los demas colores como pueden ser el azul , celeste o los mismos colores con rayas o espigas. Aportan una vision diferente pero por ello yo creo que no menos formal, respecto a las corbatas huy creo que eso es lo mas personal que existe en la vestimenta del caballero.
    pero el color que sugieres el rioja es bastante bonito.
    Nota: respecto al Sr. D. Rafael Medina nadie puede discutir su elegancia salta a la vista es uno de los nº1 actuales, pero he de decir que yo mas que el chaleco que lo veo diferente pero no desencuadrado, pienso que la levita le queda un poco pequeña por no decir mucho pero tal vez sea mi apreciacion personal nuca sin descartar que por ese pequeño error sigue siendo muy pero que muy elegante.

    Saludos.

    • Amoreno

      Mi querido Jose Manuel, cuanto me alegra el leerte de nuevo, por esta tu casa. Coincidir en el buen gusto es una característica propia de todos los que nos “vestimos por los pies” :-), así como cuales son los caballeros más galanes de nuestra tierra. Un cordial saludo para ti y muchas gracias por tu nueva visita,

  • Juan Pedro

    Buenas tardes!
    Tengo una boda el año que viene, de una de mis hermanas, y soy el padrino. Mi madre afortunadamente es modista y ya me ha hecho un chaleco color crema para otra boda y Estaba pensando en la siguiente hacerme uno de cuadros, estilo del que tenéis en las miniaturas de the gentleman (el 16vp). El probema está en que no sabía si se pueden combinar los cuadros del chaleco con las rayas del pantalón del chaqué.
    Se podría hacer un chaleco de cuadros de ese estilo?
    Gracias!

    • vestirseporlospies

      Estimado Juan, buenas tardes para ti y muchas gracias por tu consulta.
      En mi opinión al ser un conjunto tan formal -el chaqué- optaría por un modelo monocolor que fuera liso, cualquiera pero simpre optaría por los más clásicos: grises, azules marino, cremas o el -clarísimo- azul.
      Incluso uno de finas rayas me parece algo atrevido.
      Sin embargo, no me cabe duda que para un traje informal como lo es el de oficina como tercera pieza -un chaleco de cuadros- me parece un acierto muy bello.
      Esta es mi apreciación personal y gusto, espero que te sirva Juan y recibe mi cordial saludo.