Cuidado, conservación, limpieza, preservación y transporte de la ropa del caballero

Me cuesta creer que la pasión por el buen vestir no se traduzca en el cuidado y mimo por su conservación, es más; estoy seguro que cuando más placer se encuentre en el lucir elegante esta, se traducirá en un mayor cuidado por nuestro vestuario. Por eso no es inusual que los que gustamos de vestir lo mejor posible también disfrutemos con su orden, limpieza y conservación. Por no hablar del cariño que le cogemos a la ropa cuanto más tiempo pasa con nosotros y lo difícil que nos resulta desprendernos definitivamente de la más longeva.

Vimos en su momento las pautas a seguir para conservar nuestro calzado en óptimas condiciones así como para limpiarlo y mantenerlo impecable en todo momento. Le ha llegado en este momento a darle cumplida cuenta a nuestra ropa más formal; los trajes y las camisas.

Las principales normas para lograr la mayor y mejor longevidad que hemos podido resumir y corroborar por experiencia propia, son;

·         Para las chaquetas;

o   Colgarlas siempre en perchas de madera con el ancho suficiente y lo más adaptadas al tamaño de la talla de la misma para que no se deforme la parte más sensible y compleja de la misma, su hombrera.

o   Cepillado diario, tras su uso, ya que acumula mucha suciedad, no solo la visible, sino el inapreciable polvo que se va depositando encima de la tela y que termina por asfixiarla, con el consiguiente envejecimiento prematuro.

o   Evitar la plancha y en todo caso, cuando esta sea imprescindible, hacerlo a la menor Tª posible, con la mayor cantidad de vapor y humedad posible y con un trapo de protección entre la superficie de la plancha y la tela del traje.

o   Una solución intermedia al planchado es el viejo truco de llenar la bañera con agua muy caliente y con la puerta cerrada producir una pequeña sauna turca dentro del cuarto de baño, con la que las prendas tomaran una humedad que tras secarse la dejarán “planchada”. Este efecto o similar también se logra con el rocio nocturno para aquellas zonas que lo sufran.

o   Alojarlas en un espacio suficiente para que, una vez guardadas juntas, circule la ventilación necesaria así como para que no se produzcan nuevas arrugas.

o   Nunca dejar dentro de los bolsillos nada que perpetúen la forma que estos objetos puedan infringir en la tela de los bolsillos.

o   Las manchas, cuanto más frescas mejor se limpiarán. Salvo las de barro que conviene que sequen primero y se cepillen, después, para no introducir más en el interior de la tela la suciedad.

o   Para limpiar las manchas de grasa lo aconsejable es el lavavajillas líquido y el agua caliente, sin más. Para orgánicos, chocolate, café, vino, etc. quita manchas específicos o bicarbonato sódico para los cercos de desodorante. El vinagre, amoniaco y agua oxigenada también son utilizados en muchos otros casos. Algunos expertos apuntan alcohol 90º o rebajados, aunque a mí me da bastante respeto porque se puede llevar algún color por delante.

·         Para el pantalón;

o   Procurar, en caso que nuestro armario lo permita, colgarlos no por la mitad sino totalmente estirados. En el caso de tener que ser doblados siempre es más recomendable hacer pasar cada pernera por un lado de la percha que los dos por el mismo.

o   Siempre antes de sentarse subirse ligeramente para no forzar las costuras con la postura, las zonas de mayor doblez.

o   No guardarlos con el cinto o los tirantes puestos. Producen deformaciones.

o   Normalmente duran menos que la chaqueta del traje por lo que en el caso que este sea de gran calidad se aconsejará hacerse con dos pantalones.

·         Para las camisas;

o   Lavar separadas las de color de las más claras. Evitar el centrifugado y el secado en la secadora. Esto además facilitará el planchado.

o   Para que se rocen lo menos posible introducirlas dentro de una bolsa de redecilla de lavado o una camiseta y del revés.

o   Lavarlas siempre desabrochadas y desprovistas de sus ballenas.

o   Siempre colgar con el primer botón abrochado, prolongará el buen estado de su planchado.

o   Utilizar una percha para cada una, esto rige para las anteriores prendas también.

·         Para las corbatas;

o   Guardarlas siempre con el nudo desecho.

o   A ser posible enrolladas y sobre cajoneras individuales, en segundo lugar si esto no fuera posible en perchas específicas o corbateros.

o   Nunca planchar los pliegues laterales de la misma deben permanecer con su doblez  natural no plegados. Lo mejor es el truco del baño turco o vapor o en su defecto vaporizarla con agua y dejarla secar al aire.

o   En último caso guardarlas horizontalmente dobladas por la mitad sin amontonar.

o   Los nudos que realicemos tienen que tener la tensión justa ni muy flojos ni exageradamente fuertes lo que provocará unas excesivas arrugas que en el peor de los casos se perpetuaran.

·         En su transporte;

o   Hay porta-trajes, corbateros específicos para su transporte pero no siempre son el mejor medio para llevarlos.

o   Procurar NO llevar el neceser, los zapatos y otros objetos duros con la ropa. Ya que la arrugará de manera innecesaria.

o   De mi admirado Hugo Jacomet de Parisian Gentleman, he aprendido mucho pero uno de las cosas más interesantes es como transportar un traje en vez de la incómoda funda de trajes; son 2:30 minutos y te sorprenderá.

o   Si la corbata no la quieres/puedes transportar en un corbatero de viaje colócala entre la ropa lo más estirada y plana posible. 

o   Ten y haz una lista para tus viajes que modifiques y varíes en cada ocasión y una vez repasada y solo en ese momento realiza la maleta. No te olvidarás de nada y con el tiempo la mejoraras. Seguro que ganas tiempo y evitas olvidos molestos.

En nuestro vestidor lo ideal es tener tres apartados distintos en los armarios colgadores; uno para los trajes y chaquetas, otro para los pantalones (casual-sport) y el último para las camisas. Ineludiblemente las camisas deberían ir siempre solas, tendrán una mejor y más lúcida duración.

Siempre ayuda dentro de cada apartado ordenar las distintas prendas por conceptos, es decir; las corbatas por motivos; camisas en dos grupos: casual sport con las formales para traje;  los trajes de las chaquetas y americanas y los pantalones de vestir con los de sport. Otras maneras… al gusto.

Muchas gracias y seguro que hay mil indicaciones más, estas son solo las que nosotros hemos descrito en una primera toma de contacto con esta materia pero seguro que nos puedes ayudar a completar estas listas con tus comentarios.