Cuando se puede utilizar el zapato marrón, con traje, en vez del negro

Cuando se debe utilizar el zapato marrón, con traje, en vez del negro

“Te regalaría estrellas, pero te has obstinado en un par de zapatos”; Roberto Fontanarrosa, escritor -humorista- argentino.

     El negro es el color por excelencia para el calzado de caballero. No obstante, tenemos a nuestra disposición algunos preciosos modelos en marrón e incluso en otros contados tintes, como los rojizos o los “spectator”, para singulares ocasiones. Como norma -necesaria y no suficiente- para su elección podríamos fijar que; La tonalidad del color del calzado, nunca debe más rebajada que la del traje. Así, el negro siempre, el marrón más oscuro con los tonos medios de cualquier color textil y el resto de pardos, los intermedios, solo con los tejidos más claros, blancos o beis y para los días muy luminosos.

     Al color negro se le ha considerado tradicionalmente como el color de la ciudad, y por oposición al marrón, se le asoció con su original medio rural. Por lo que nunca se le había juzgado con la necesaria seriedad, como para ser vestido: con traje, después de las 6 de la tarde o para los negocios. Poco a poco se va ganando, por la gran belleza de algunos modelos, su merecido sitio. Aunque no rija -en absoluto- para los atuendos, ni situaciones, de cualquier formalidad.

     Parece ser que fueron -cómo no- los transalpinos, los primeros que en la década de los 80 comenzaron utilizar los zapatos de distinto color al zaino, porque un solo color para el calzado les parecía “aburrido”. La belleza de un new black acompañando a un traje verde, marrón o azul en tintes medianos, me parecen totalmente equiparables -en belleza- al bruno, porque además introducen y aportan “color”. Así, en estos casos se convierten en lo más indicado, como loable alternativa.

     El negro es inseparable al traje, en tanto en cuanto este no torne a la suficiente claridad como para invitar a calzar unos castaño. Además, si solo usamos el más indicado para todas las ocasiones con traje, y éste uniforme lo usamos frecuentemente, tendremos muy pocas posibilidades de alternar e innovar calzado. Por lo tanto, un precioso marrón chocolate, normalmente muy oscuro, se merece muchas más oportunidades, para sustituir al formal y seguro negro.

     En cuanto a su modelo es evidente que tiene que ser de cordones, a lo sumo de hebillas, y de un patrón tan sensacional como un Oxford mejor que Blucher, o muy similar, con posibilidad de agujereado, acorde a su seriedad, por supuesto. Pero de similar y excelsa belleza a los más clásicos atezados.

     Es un hecho que cuando usemos este color para el pilar de nuestro vestuario, estaremos asumiendo que conocemos las reglas más clásicas y comenzamos a saltárnoslas. Lo que puede que sea el primer paso para hacerse UN referente.

     Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Morandeira

    Muy buenos dias, soy Morandeira y me gustaría añadir un poco de información a la ya expuesta:

    La asociación del color al medio en el que se lleva es de herencia británica (“no brown in town”) y entiendo que no se limitaba al zapato por el simple hecho de que los tonos térreos, así como cualquier corte o textura más casual, eran los destinados a la vida de campo; más concretamente a la caza. Pensemos también que los únicos casos de color de traje tradicional donde un zapato negro desentonaría son los colores térreos, y aceptando el hecho de que estos colores de traje no se usaban en la ciudad, la necesidad del zapato marrón en un medio urbano simplemente no existía.
    Aun así, y teniendo en cuenta que la vestimenta considerada por la aristocracia británica como “casual” y “de campo” seguían siendo trajes, la falta de uso del zapato marrón en ciudad no significaba su falta de existencia, ya que el calzado de este color sí era (y en principio todavía es) imprescindible para los tonos térreos.
    Hasta ahí se remonta el primer uso del zapato marrón que conozco; aunque dado mi limitado conocimiento de estos temas, esto no debería significar demasiado. Todavía se suele relacionar el típico zapato full-brogue marrón con la sastrería británica.
    En cuanto a los italianos, entiendo que tomaron este color de ahí (así como, en menor medida, de los americanos). Me ha parecido muy interesante el comentario acerca de que la que conocemos como moda “tradicional” italiana naciera tan tarde. Es curioso como tan poco tiempo después de empezar a usar el zapato marrón de manera predominante, muchos dandis italianos comenzaran directamente a rechazar el color negro fuera de funerales, ciertas fiestas y otros eventos muy específicos. Yo mismo me subo a este carro cuando se trata de trajes (no zapatos) a no ser que el traje tenga un corte muy moderno (slim Thom Browne?) que pueda dotarlo de un carácter completamente opuesto al perseguido por la mayoría al vestir un traje negro.
    No recuerdo si era la etiqueta americana la que sólo contempla el traje negro en los casos mencionados previamente así como cuando el portador del mismo asume un papel de servidor (porteros, camareros, mayordomos, botones, taxistas…)
    En cualquier caso y afortunadamente, a día de hoy podemos escoger no seguir los preceptos de la escuela tradicional de nuestro país, -o directamente de ninguno- mientras atendamos a ciertos valores estéticos (e incluso sociales en el caso de que queramos seguir la línea propuesta por este blog y/o no arriesgar demasiado). Personalmente creo que asumir que el zapato negro sea el zapato “por defecto” y/o “una norma que se puede romper” es un error, por mucho que esa sea la tradición. Incluso, en último caso, preferiría que se viese al marrón medio/oscuro como tal, ya que ese sí, se podría poner con cualquier traje tradicional a excepción, obviamente, del negro.
    Esta infografía creada por un usuario de MFA (reddit.com/r/malefashionadvice) resume brillantemente todos los valores estéticos y sociales mencionados anteriormente con respecto a la relación del color del traje y zapato así como el medio en el que es recomendable usarlos y su nivel de formalidad: i1.minus.com/itaubSYyhfxZ3.png http://i1.minus.com/itaubSYyhfxZ3.png
    Me resultaría interesante saber hasta qué punto esta infografía es extrapolable a España en términos sociales, ya que dado que mi interés por la moda surgió después de empezar vivir en el extranjero, mi conocimiento de las normas sociales en la moda de España es muy limitado.

    Un saludo
    Morandeira

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Morandeira por tu comentario, además, tan bien documentado.
      De hecho nos complementa mucho tu amplio conocimiento sobre el tema.
      Un saludo muy cordial,